Vacaciones sin aire acondicionado: cuál es el riesgo de que propague el coronavirus



Aire acondicionado, no. Ventanas, sí. El querido “split” que tantas alegrías nos dió, este verano estará prohibido en la Costa. De eso se está hablando desde el martes, cuando el ministro de Producción bonaerense, Augusto Costa, presentó los protocolos para evitar la propagación del coronavirus durante la temporada.

“Los sistemas centrales de acondicionamiento de aire no van a poder funcionar porque son elementos demostrados de propagación del virus”, precisó Costa, sobre una de las “limitaciones” que tendrán los lugares de gastronomía y hotelería. Y agregó que solo se autorizará la ventilación natural o por ventilador.

Pero, ¿qué evidencia existe del poder de contagio del aire acondicionado? La Organización Mundial de la Salud (OMS) no lo prohíbe en forma expresa. Lo que sí menciona, en su página web, es que todos los lugares de trabajo, escuelas y alojamientos turísticos “debe haber aire puro y limpio”.

“La OMS recomienda que se aumente la tasa de ventilación por medios naturales o mecánicos, preferiblemente sin reciclar el aire”, indica el organismo. 

“En caso de que no pueda renovarse el aire, es preciso limpiar los filtros con frecuencia, sobre todo en los puestos donde hay un riesgo medio o alto de exposición a la Covid-19”, continúa la OMS, dando como ejemplo a los alojamientos turísticos.

Es importante limpiar con frecuencia los filtros de los aires acondicionados. Foto Archivo.

Hasta el momento existen pocas investigaciones publicadas sobre el tema. “Hay algunas cosas escritas, sobre todo desde China y el sudeste asiático. Y también algunos que lo estudiaron en el momento de las otras epidemias de coronavirus, como el MERS o el SARS-CoV-1”, dice a Clarín la infectóloga Cristina Freuler, jefa de Medicina Interna del Hospital Alemán.

Por su parte, Carlos Luna, expresidente y Coordinador de la Sección de Infecciones Respiratorias de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) sostiene que el viaje de los agentes patógenos por los conductos de aire acondicionado fue encontrado como “responsable de varios contagios”.

Da el ejemplo del crucero Diamond Princess anclado en Tokio tras un brote de Covid-19 a principios de la pandemia. “(El aire acondicionado) podría ser responsable de muchos de los contagios”, señala el neumonólogo.

¿Por qué el aire acondicionado podría propagar el virus?

“Con el aire acondicionado recircula mucho el aire. Cuando (esta enfermedad) entra en un sistema de recirculación sin los filtros adecuados, que habitualmente no hay, se produce como una expansión del área donde puede ser contagiada”, explicó el viceministro de Salud de la provincia, Nicolás Kreplak, en diálogo con radio La Red.

“Hay ejemplos de estudios donde se ve que en mesas distantes, una persona tose y contagia a otra mesa que está a cuatro o cinco metros de distancia. Entonces, lo que queremos es reducir su uso, para evitar la recirculación de los fluidos que puedan traer el aire y evitar contagios masivos en un solo ambiente”, agregó.

Los aires acondicionadores son capaces de llevar la ‘microgota’ respiratoria mucho más lejos de los dos metros. Foto Xinhua.

Según el doctor Luna, el problema mayor es que alguien tome contacto con virus provenientes de otro, conocido o desconocido, con quien se comparte algún ambiente. Esto puede suceder en nuestra casa, en un restaurante, en un cine, o en un medio de transporte, por mencionar algunos lugares.

“Los movimientos de aire que producen los ventiladores de los acondicionadores son capaces de llevar la ‘microgota’ respiratoria mucho más lejos de los dos metros a los cuales nos recomiendan estar”, alerta el experto en infecciones respiratorias.

“Además, la recirculación de aire que se produce en los aires acondicionados, en ausencia de eficientes filtros virales como los que deben existir en los aviones, pueden potencialmente llevar este material a lugares más distantes”, cierra Luna.

Consejos para usar el aire acondicionado

1) Evitarlo cuando recibimos visitas

“Un matrimonio que vive aislado puede usarlo sin problemas”, aclara el doctor Luna. Asegura que cuando estamos solos en nuestra casa no hay riesgos con el aire acondicionado. Con los convivientes, en principio, es un riesgo similar al de cuando estamos solos. Pero cuando vienen visitas –según el neumonólogo- puede ser una buena indicación evitar el uso de estos equipos.

2) Ventilar los ambientes

Una investigación publicada esta semana en la revista ‘Physics of Fluids’ concluyó que abrir las ventanas reduce un 40% la presencia de aerosoles dentro de un aula de escuela con aire acondicionado.

“Lo que en general se dice es que, a pesar de tener el aire acondicionado, uno tiene que tener los ambientes ventilados”, comenta Freuler, quien recomienda, cada tanto, abrir la ventana.

Abrir la ventana, una clave para evitar la propagación del coronavirus. Foto Xinhua.

Unas de las indicaciones –continúa la infectóloga- es tener abierta la ventana del baño o el extractor. Entonces, el aire va a correr desde el aire acondicionado hacia el extractor del baño, y de esa manera, el aire exhalado de la gente se va hacia afuera.

3) Limpiar los filtros

“Hay algunos tipos de aparatos de aire acondicionado que toman el aire del exterior y lo expelen al exterior. Y otros que lo hacen circular. Entre los que lo hacen circular, pueden tener un filtro, pero muchas veces en los aires acondicionados domésticos esos filtros no filtran la parte de virus”, alerta Freuler.

Se recomienda limpiar los filtros, como mínimo, dos veces al año, indican desde la empresa de electrodomésticos RCA, ya que “su correcta limpieza va a garantizar el correcto funcionamiento”.

Para hacerlo, no se necesita a ningún profesional. Basta con desenchufar el equipo, abrir la tapa que se encuentra al frente, retirar ambos filtros que están a la vista y enjuagarlos con agua tibia y la mano. Dejarlos secar y ya están listos para volver a colocarlos. 

4) Poner medidores de dióxido de carbono

“Se recomienda en algunos casos poner medidores de dióxido de carbono para que las personas tengan alguna referencia de que el ambiente empieza a estar poco ventilado. Porque si uno está suficientemente fresco, quizás no se da cuenta de este detalle”, dice Freuler.

5) Prender el aire antes de que llegue la gente

La infectóloga Freuler comenta que hay una guía europea sobre uso de aires acondicionados en lugares públicos, como escuelas y shoppings. En esos casos, lo que se recomienda es que se prenda a potencia alta antes de que empiece a llegar la gente. Y cuando llega la gente, bajarle la potencia, para que haya menos corrientes de aire.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *