Un estacionamiento flexible que se abre a otros programas



En Palermo, sobre Uriarte, entre Gorriti y Honduras, un terreno en el que funcionaban estudios de televisión se convirtió en un edificio de estacionamiento para 110 vehículos. Sin embargo, a pesar del notorio cambio, algo de su antigua expresión se percibe en la nueva estructura.

El diseño es de los socios Carlos Cottet y Victoria Iachetti, quienes tienen experiencia en la materia. “Hace varios años, hicimos algunos edificios para la marca de automóviles Honda. Para eso, nos dieron una serie de especificaciones, porque esos edificios tenían una lógica de medidas y programa muy diferente a lo que estamos acostumbrados en propiedad horizontal”, recuerda Cotter.

Una de estas obras se construyó sobre la Avenida Balbín y tenía un programa integral que comprendía una concesionaria y un taller oficial. “A partir de este trabajo, el estudio aprendió cómo circulan autos dentro de un edificio, cómo son los radios de giro, sus medidas y todo eso en relación a la estructura”, explica el proyectista.

Los autores buscaron una imagen neutra que expresa acabadamente el programa principal y no desentona con el uso para eventos y exposiciones.

Este tipo de estructuras se caracteriza por tener oscilaciones muy amplias de uso. Pueden estar un tiempo vacías y, de golpe, se ocupan y, encima, con grandes sobrecargas. Cottet afirma: “A partir de este ejercicio, entre el programa y la funcionalidad surgió la búsqueda de una estética”.

El encargo partió del propietario de un terreno de doble frente y unos 28 metros de fondo. Desde el inicio, el cliente tenía la intención de hacer un edificio de cocheras por la demanda que hay en la zona. Con el Código anterior, por otra parte, tenía la ventaja de que los edificios de cocheras y los estacionamientos no estaban limitados por el FOT.

“Nos interesó la propuesta porque tenemos experiencia en propiedad horizontal y porque este programa tiene un cierto manual que veníamos manejando”, confiesa Cottet.

Las rampas se pensaron a medio nivel, para que sean cómodas y seguras.

Para el arquitecto, “lo más interesante del edificio es el corte porque es un sistema que estudiamos mucho: Cómo calzar, dentro de las medidas del lote, el máximo aprovechamiento de lugares para estacionar y del sistema circulatorio”.

El edificio tiene 3 subsuelos -en el último de ellos está la sala de máquinas para cumplir con la normativa de seguridad y contra incendios- y cuatro niveles más. Están compuestos por una planta en el frente y un sistema central de doble rampa, cuyos tramos son de media altura. Esto permite que la parte de atrás del edificio también sea un lugar de estacionamiento que se desarrollan a medio nivel. Este diagrama hace más aprovechable el espacio.

Cottet señala que con su socia “trabajamos mucho para que sea un edificio funcional, regular, que no haya espacios cómodos versus incómodos para circular o estacionar”.

El requerimiento principal para las fachadas de edificios de cocheras es la ventilación óptima, por los gases de combustión que producen los autos. Además, es importante la iluminación y proteger los vehículos de la lluvia. Por tal motivo, el frente se resolvió con una grilla de hormigón. “Una especie de Rasti que conformó el lenguaje que a nosotros nos interesaba: neutro, de bajo impacto en el paisaje del barrio y que resolviera las necesidades del edificio”, dicen.

En el terreno lindero, una torre, deja despejados uno de los laterales del garaje. El edificio se trabajó, entonces, desde el volumen y el material como si fuera de perímetro libre. Cottet aclara que si bien se trata de un lote entre medianeras sabían que una de ellas siempre iba a estar visible. “Por la calle Uriarte, el edificio no solo se ve frontalmente sino que se ve volumétricamente”.

U1520 se compone de 7 niveles de plantas libres y un núcleo de circulación central. En el último subsuelo se encuentra la sala de máquinas.

Al pedido explícito del comitente, los arquitectos decidieron sumar otra funcionalidad teniendo en cuenta el uso anterior del edificio y la actividad del propietario, una persona cercana al mundo audiovisual.

Atando cabos, recordaron un célebre edificio de cocheras diseñado por Herzog & De Meuron en Miami, el cual tiene la particularidad de contar con plantas libres con muy pocas columnas, lo que lo habilita a albergar exposiciones y todo tipo de eventos. “Por su ubicación, nació la idea de este edificio pudiera tener flexibilidad en función de la demanda del barrio para poder albergar otros programas”, destaca Cottet. De ahí que Iachetti llame a U1520 un “equipamiento en el tejido”, una definición con la que coincide su socio.

En todo momento, los autores trabajaron con la expresión del hormigón visto y la dimensión de la estructura, buscando una estética muy específica que estuviera más allá del programa.

El resultado los dejó contentos. La espacialidad es confortable al punto que U1520 participó en Open House 2019 con gran nivel de visitas.

MJ

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2