Tras sus críticas a la Ciudad, Alberto Fernández esperó la suba de contagios para endurecer la cuarentena, como le pedía Horacio Rodríguez Larreta



En la antesala de la reunión entre el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador Axel Kicillof ya existe el consenso necesario para endurecer la cuarentena en el área metropolitana de Buenos Aires durante 14 o 21 días a partir del lunes o de este sábado a las 00, dos de los detalles que se definirán en el encuentro que se realiza en la residencia de Olivos. El mandatario, antes, mantuvo una ronda de consultas con el equipo de infectólogos que lo asesora. El anuncio oficial quedaría para este viernes, según adelantaron fuentes oficiales. 

Mirá también

El jefe de Gobierno, quien buscó dilatar la decisión en las últimas semanas, está convencido de la necesidad de volver a una suerte de Fase 1 del aislamiento social preventivo y obligatorio siempre y cuando las medidas y los controles sean lo suficientemente estrictos para garantizar su cumplimiento.

Con esa perspectiva, en el ejecutivo porteño dan casi por hecho que se suspenderán los permisos para salir a correr; una medida que suponen más simbólica que efectiva. No existe otro margen si todos los comercios que no sean esenciales deberán cerrar sus puertas.

Larreta, sin embargo, pretende que no haya cambios con las salidas de chicos los fines de semana. “Pedirle a la gente una restricción adicional es muy difícil, pero no hay alternativa si los números nos dicen que hay que hacerlo”, se sinceró el miércoles en una reunión de Gabinete Ampliado.

En la Ciudad consideran que el pico de contagios ya llegó al AMBA. El Presidente se había plegado con declaraciones a la presión pública de Axel Kicillof para endurecer las medidas. En la práctica, sin embargo, dejó correr el tiempo. “Deberíamos volver a la fase 1”, sostuvo Fernández en una entrevista el 11 de junio. Luego volvió a criticar la apertura de comercios y las salidas a correr, pero tampoco hizo nada. “Querían salir a correr y abrir los comercios, ahí tienen las consecuencias”, llegó a decir el mandatario. Los casos positivos en la Capital pasaron de un piso de 600 contagios por día a más de 1000. En la Provincia la escalada fue similar. 

Mirá también

En el gobierno porteño explicaban que hubiera sido contraproducente tomar medidas restrictivas antes de atravesar “la montaña”. “Las camas de terapia intensiva las ocupan los enfermos de hoy dentro de 20 días, si su cuadro empeora. No queremos saturar las camas. Hay que cambiar la tendencia para mitad o para fines de agosto”, explicó el ministro de Salud porteño Fernán Quirós, en la misma reunión en la que habló Larreta.

El gobierno porteño barajaba como fecha tope para evitar una saturación el 15 de agosto, una cuarentena estricta a partir del 5 de julio. Decían haber consensuado con la Provincia la implementación de las nuevas/viejas medidas restrictivas a partir del 1. Finalmente, no les dejó más margen que avanzar con la marcha atrás a partir del lunes o del viernes. Pero, más allá de las palabras, Fernández hizo equilibrio y dejó pasar dos semanas.

Imágenes de una reunión anterior en Olivos entre el Presidente, el jefe de Gobierno y el gobernador de la Provincia.

El jefe de Gobierno tampoco no descarta que sean necesarias nuevas medidas tras la nueva fase. “Nadie sabe en el mundo ni yo tampoco cuál es la evolución de la enfermedad. Hay situaciones de rebrote en países exitosos: en Alemania, Nueva Zelanda, Israel, Corea del Sur. Hasta que no haya una vacuna efectiva vamos a convivir con esta incertidumbre”, añadió en el Gabinete ampliado. 

En el Gobierno ya hablan de una cuarentena pendular, como informó Clarín. Es decir pasar del endurecimiento a un período de relajación y, de ser necesarias, más medidas de endurecimiento.

En las tres jurisdicciones existe el convencimiento de que es necesario persuadir a la ciudadanía -hastiada por más de noventa días de cuarentena- de que el próximo paso es de vital importancia, una suerte de “último gran esfuerzo”.

“Después de una crecida fuerte de casos los rebrotes son más leves. Necesitamos una restricción mayor estos días para llegar a una salida de una vez por todas: con reapertura inteligente, cuidada, protocolizada pero reapertura al fin, al final del camino. Hay que apretar los dientes, se vienen semanas complejas”, le dijo Larreta a los suyos. Luz al final del camino. 

Mirá también

En el mismo sentido se había expresado el gobernador bonaerense. “Si los contagios continúan a este ritmo, antes o después se va a saturar la capacidad de atención, los recursos sanitarios con los que contamos son finitos”, dijo en una de las videconferencias con intendentes.

Con el cierre de comercios en Capital se reduciría sensiblemente la circulación de trabajadores que vienen desde el Conurbano, donde viven, en autos particulares.

También aumentarán los controles sobre el transporte público, tal como confirmó el jefe de Gabinete. “Hay controles que deben ser ajustados y ser más estrictos y sumarles restricciones”, sostuvo Santiago Cafiero en declaraciones a TN. Al ministro coordinador le achacan la falta de controles para otorgar permisos transitorios.

Cafiero descartó que se prohíba a los colectivos cruzar de Provincia a Capital, un rumor que cobró fuerza y generó el rechazo de la Ciudad. Según los datos que arroja la SUBE, hace 2 meses que el flujo de usuarios se mantiene constante, cercano al millón de pasajeros.

En lo que va de junio, solo el 13 por ciento de los usuarios (147 mil) viajan desde el Conurbano a la Capital y apenas un 3 por ciento (37 mil) hace el viaje inverso. El grueso -el 65 por ciento (710 mil) de usuarios se mueve entre las jurisdicciones del Gran Buenos Aires. Con ese panorama, en la subsecretaría de Transporte bonaerense barajaban desde la suspensión del servicio de colectivos en el Gran Buenos Aires hasta la multiplicación de la oferta de unidades.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1