Su marido desapareció en un naufragio hace 40 meses pero aún no recibe la pensión: se quedó en la calle



El 2 de junio de 2017 Marcelo Islas cumplió con toda su rutina acostumbrada antes de embarcarse. Se bañó y afeitó. Después encendió un cigarrillo y se puso a conversar con Silvia, su mujer. Eran las 15,30. Unos minutos después su sobrino Sebastián lo pasó a buscar y juntos salieron rumbo al puerto de Mar del Plata para embarcarse en el pesquero de altura “Repunte”. Marcelo le dio un beso a Silvia. El último, porque nunca volvería.

El barco partió a la pesca del langostino. Iba a permanecer en el mar tres o cuatro meses. Era la primera vez que Marcelo Islas iba a estar tanto tiempo embarcado. Los planes se hundieron junto al barco que naufragó en una tormenta cerca del puerto de Rawson, en Chubut el 16 de junio de 2017. Hace ya 40 meses. Y al dolor de la pérdida de su esposo, con quien estaba a punto de cumplir 25 años de casada, Silvia de Hoz le agrega otro: se quedó en la calle con tres de sus hijos porque no pudo seguir pagando el alquiler de la casa que habitó en Mar del Plata durante 22 años.

​No tiene trabajo ni dinero. “La justicia demora el pago de la pensión que nos corresponde tanto a mi como a otras 5 familias de marineros del“ Repunte ”. Cómo nunca se encontraron los cuerpos deben firmar la presunción de fallecimiento para que podamos comenzar a percibir el dinero y así, seguir peleándole a la vida con mis hijos. Pero esa firma nunca llega. Ya pasaron 40 meses. Y tampoco podemos retirar el dinero de la ART”, le dijo Silvia a Clarín.

Su hermana recibió en su casa marplatense. Junto a sus hijos Karen, Mía y Matías trata de llevar cómo puede esta doble angustia. “Trabajaba cuidando a una mujer mayor pero cuando llegó la pandemia, la familia me dijo que no vaya más. Lo entiendo. Todo está mal. Nosotros sufrimos la misma situación. No pude seguir pagando el alquiler y tuve que dejar la casa de siempre y allí también quedaron mis recuerdos. Tuve que vender varias cosas. Mi hija trabaja y ayuda un poco. Pero es injusto lo que nos pasa ”.

Silvia junto a sus hijos: trabajaba cuidando a una mujer mayor, pero por la pandemia de coronavirus le dijeron que no fuera más (Foto: Familia Islas).

La viuda y los tres hijos de Marcelo Islas debieron abandonar la vivienda donde vivían porque hace 39 meses que el Juzgado Federal de Primera Instancia de la Seguridad Social número 10 no decreta la presunción de fallecimiento del marinero desaparecido en 2017, lo que les ha imposibilitado tramitar ante la Anses para acceder a la respectiva pensión, al tiempo que tampoco pueden disponer del dinero ya depositado por la ART.

La embarcación marplatense con 12 tripulantes se hundió a unas 36 millas náuticas (66 kilómetros) al norte de la costa de Rawson, en pleno temporal que provocó olas de hasta siete metros de altura y vientos de 90 kilómetros por hora. Hubo solo dos sobrevivientes. Se encontraron los cuerpos de 4 marineros. Y los demás permanecen desaparecidos. Entre ellos, Marcelo Islas y su sobrino Sebastián.

Hace 39 meses que las familias de los marineros cuyos cuerpos nunca fueron encontrados están esperando la presunción de fallecimiento y así empezar a cobrar la pensión que les corresponde. Todo el trámite está en el juzgado Federal 10 en el expediente número 26285/2018. Además están esperando que el juzgado dé lugar al expediente 39018/2017 y autorice a los familiares a usar el dinero que depositó la ART Federación Patronal.

“Nuestra familia como las otras estamos desamparadas. No debe estar pasando por esta situación siendo que solo se necesita la presunción de fallecimiento. Es una firma. Sabemos que la justicia tuvo problemas para funcionar por el tema de la pandemia pero esto lleva mucho tiempo. Los trámites son de mucho antes. Hubo una familia de un desaparecido que pudo cobrar. Me pregunto por qué yo no. Tengo hijos que mantener, necesito salir adelante después de la desgracia que nos tocó vivir ”, agregó Silvia con angustia.

El Barco “Repunte”, en el que por primera vez Marcelo Islas iba a embarcarse por cuatro meses, junto a su sobrino: ambos siguen desaparecidos. Foto de archivo

Desde el colectivo “Ningún Hundimiento Más” expresaron su solidaridad con Silvia de la Hoz y cuestionaron el accionar judicial. “Sus hijas más grandes ayudan con lo poco que ganan, Silvia se quedó sin trabajo por la pandemia, y subsisten como pueden. Alguien tiene que escucharla ”, reclamaron. “Alguien tiene que hacer algo. Esta familia perdió su sostén y encima tienen que pasar por todo esto ”.

Silvia dijo sentir “mucha angustia y mucho dolor” y que “nos tocó vivir una tragedia, luchamos durante mucho tiempo por saber la verdad, qué pasó con el barco. Lo seguiremos haciendo porque esta es una lucha que no terminará nunca. Con los chicos tenemos que seguir adelante. Yo perdí a mi marido de toda la vida y ellos se quedaron sin padre. El dolor que sentimos nada tiene que ver con el dinero que estamos reclamando cobrar. Nada podrá pagar la vida de quien amamos. Es un dinero que jamás hubiera existido querido tener que cobrar. Pero con mis hijos tenemos que seguir por la memoria de Marcelo. Que alguien se acuerde de nosotros. Es lo único que pedimos ”.

​ Chubut. Corresponsal.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1