Su hermano se recuperó de coronavirus y quiere agradecer



Desde que empezó esta pandemia de coronavirus, y hasta el momento, no tuve la chance de conocer a ningún paciente que haya estado en terapia intensiva más de dos meses y que hubiera sobrevivido al Covid-19. Salvo a uno: mi hermano.

Paulo ingresó al Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires el 25 de marzo y fue dado de alta de dicha institución el 4 de junio. Pasó semanas con respirador, estuvo sedado, febril y en estado crítico. Él es bioquímico y farmacéutico. Cumplió sus 46 años en coma farmacológico durante la internación.

En este centro de salud estuvo internado Paulo. (Foto: Andrés D’Elia)

Su recuperación fue el triunfo de la razón, la ciencia, el amor, la dedicación, el tesón y el altruismo de muchas personas. Entre ellas, la doctora Sonia Villarroel, su médica de cabecera en terapia, quien lo recibió ese miércoles en estado desesperante y con una neumonía gravísima. Ella me acompañó con su contención en esos momentos que resultaron pésimamente inolvidables para mí.

También quiero dejarle mi agradecimiento a todo el equipo de enfermería, en especial a Eduardo, Silvana y Marina, al igual que a tantísimos otros. No quiero olvidar a los kinesiólogos: Dafne, Marcelo de Grazia, entre los que recuerdo ahora, aunque son más.

Mirá también

Tampoco es mi intención dejar de lado a las chicas del personal de limpieza y a muchos otros médicos que colaboraron denodadamente en la recuperación de mi hermano. Cada uno de ellos tendrá un lugar gigantesco en mi corazón, aprendí en estos poco más de dos meses cómo se puede llegar a querer a tanta gente sin nunca haberla conocido personalmente.

Cuánto valor tiene una contención emocional en los peores momentos que a uno le toca vivir, cuánto amor anónimo y cuánta lucha hay en esos pasillos y en esas salas.

Mirá también

Mi gratitud y cariño también van para mi compañera Araceli Martino, que me acompañó en cada uno de esos días, a cualquier hora, con sus palabras y su consuelo. Porque, como dice el Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

Mirá también

Ahora Paulo está recuperándose de algunas secuelas musculares, propias de permanecer muchas semanas en coma farmacológico. Pero su estado general, salvo por esta situación particular, es muy satisfactorio, aunque necesita absoluta tranquilidad y privacidad. Hoy está rodeado de la familia y en su domicilio.

¡Gracias por siempre!

María Isabel Ahuad

ahuadm@yahoo.com.ar

OTRAS CARTAS

Una propuesta para salir luego de la pandemia

Casa Histórica de la Independencias, Tucumán. (Foto: Juan Pablo Parapuño)

Antes de que desate la pandemia de coronavirus la Argentina ya venía con problemas económicos con un cambio de gobierno y muchos temas a definir. Hoy, en medio de la cuarentena, la sociedad tiene mucha ansiedad por el Covid-19 y la etapa pospandemia.

La situación estará muy difícil, con aumento de desempleo, pobreza, empresas cerradas y muy complicadas financieramente. En cuanto a la deuda externa, intuyo que podremos cerrar un acuerdo y después habrá que cumplir con las obligaciones. Para tal fin será necesario aumentar las exportaciones a un mundo que también ha quedado golpeado por la pandemia.

Mirá también

Creo que el mejor modo de tener éxito para remontar este difícil momento sería aprovechar el próximo 9 de julio, a 204 años del la Independencia Nacional, y que el gobierno llame a un gran acuerdo nacional.

El Presidente, en esa ceremonia, debería invitar a los representantes del país de todos los sectores para acordar un programa integral. De ese modo se podrían ir definiendo los caminos más viables para dar solución a todos los problemas de la Nación y la sociedad.

Mirá también

La intención es recuperar del mejor modo posible el nivel económico, social, de seguridad y tantos otros temas pendientes. Con estas premisas será posible ayudar de forma urgente a los sectores más golpeados.

Como dijo el ex presidente Juan Domingo Perón: “A este país lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie”. Deseo que la Patria nos una a todos y que en su honor podamos abandonar las grietas.

Luis Elbaum

ljelbaum@gmail.com

Sobre la utilización de la palabra batalla

El lector afirma que el uso sin medir de la palabra batalla lleva a “considerar al otro como enemigo y querer destruirlo”. (Foto: AP /Hassan Ammar)

Existen muchos políticos, periodistas y ahora infectólogos (una nueva deidad surgida del miedo al Covid-19) que al parecer aman la guerra. Todo el tiempo hablan de librar batallas: contra el hambre, la pobreza, el corona virus.

No sería muy grave desde lo conceptual ese uso indiscriminado de la palabra batalla, salvo cuando es usada para hablar de personas, partidos políticos, ideas. La batalla contra la oposición, contra el oficialismo o contra lo que fuere que implique a personas y/o ideas no deja margen de error. Ese otro al que debo dar batalla es mi enemigo. Hay que destruirlo.

Las palabras crean realidades, generan cultura. Si no cambiamos estaremos creando una cultura de la cual no podamos enorgullecernos.

Humberto Solá Cánepa

hsola2@hotmail.com

Compara Vicentin con los que se pierde por la pesca ilegal

Un barco pesquero chino capturado por la Armada Argentina.

Se estima que por la pesca ilegal en el Mar Argentino el país pierde US$ 15.000 millones por año, cinco veces más que lo que exporta Vicentín. Los malvinenses le presentaron al presidente Alberto Fernández una carta,reclamándole una acción por los buques que pescaban ilegalmente en aguas cercanas a las Islas.

Mirá también

Sin embargo, como en la película de María Luisa Bemberg, “De eso no se habla”.

Hugo Perini

hperini@consejo.org.ar

“¿Venezuela es un modelo a seguir?”

Cola de venezolanos en Caracas para conseguir combustible. (Foto: EFE/Miguel Gutiérrez)

Resulta muy difícil de creer que la discusión sobre Venezuela continúe vigente en la Argentina. Aún más difícil de creer es que no se repudie una y cada una de sus políticas. ¿Qué estamos discutiendo? ¿Cinco millones de exiliados no son suficiente para advertir que algo anda mal? ¿Cuadras de cola para cargar gasolina en el país con más reservas de petróleo del planeta no indican que algo anda mal? ¿Un sueldo mínimo equivalente a cinco dólares es libertad?

Mirá también

Y nosotros nos permitimos seguir evaluando si ese modelo es un ejemplo. ¿Padecemos un síndrome de Estocolmo estatal masivo?

Mirá también

Hoy la información está al alcance de todos. Imágenes y narraciones de sobrevivientes abundan en Internet y las condiciones son cada vez más obscenas y elocuentes. Cuba también cuenta con cientos de miles de exiliados. En este caso, preferían correr el riesgo a ser devorados por tiburones, antes que seguir viviendo en esas condiciones. ¿Qué discutimos?

Patricio Roffo

roffopato@gmail.com

Sobre la soberanía alimentaria y las expropiaciones

Vicentin. (Foto: Télam)

El presidente Alberto Fernández decidió la intervención de la empresa Vicentin utilizando el término chavista de soberanía alimentaria, frase que usó Hugo Chávez al expropiar una empresa agroalimentaria en 2010. ¿Sabrá el señor Presidente que la empresa argentina elabora biodiesel y vende soja como alimento para los chanchos? Parece que en este caso con la frase soberanía alimentaria se pretende que la expropiación es más benigna. Todavía nos resuena el “exprópiese” de Hugo Chávez y su resultado actual, donde faltan alimentos.

El pueblo se manifestó en las redes y en las calles, no sería bueno que los congresistas votaran en contra del pueblo.

José Mario Lenczner

jomalen@hotmail.com

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1