“Solamente quiero recibir lo que considero justo y razonable”



Empecé en el año 2010 un juicio para que Anses actualice mi jubilación en la Cámara Federal de la Seguridad Social, Juzgado Federal de la Seguridad Social N° 7 Secretaría 1. Este expediente se resolvió en 2016 con una sentencia a mi favor, pero no se hace efectiva por parte de Anses.

Cuatro años después tengo 78 años, sufro de bronquitis aguda y hace tres años que estoy en tratamiento. Mi situación actual de salud es delicada, necesito con urgencia que se ejecute el pago de la sentencia mencionada por parte de Anses en forma inmediata.

Fernanda Raverta, titular de la Anses (Foto: Guillermo Rodríguez Adami)

Soy un ciudadano argentino que durante casi 40 años de trabajo como colectivero realizó sus aportes previsionales en tiempo y forma al Sistema Previsional Argentino. Ahora, en estos tiempos de aislamiento social, preventivo y obligatorio mi estado de salud va deteriorándose día tras día .

Mirá también

Presenté cartas de reclamos ante los directores de Anses de los últimos años de gestión: Emilio Basavilbaso y Alejandro Vanoli. A la actual directora, María Fernanda Raverta, todavía no le he presentado carta ya que las oficinas de Anses están cerradas a la atención al público y el adulto mayor debe estar aislado en su casa.

Mirá también

Me pregunto por qué Anses no respeta a la Justicia argentina, si hay sentencia firme. ¿Por qué la jubilación de los políticos, que tienen cargos de uno o cuatro años en la gestión pública, se resuelve en forma inmediata? En cambio, para mí, un ciudadano común y corriente que realizó aportes por 40 años, no hay una resolución.

Mirá también

Quiero mencionarle un hecho que es cómico o trágico. El 6 de marzo de 2020 recibí un correo electrónico de “Beneficios- Anses” donde dice :“ Ya tenes tu crédito Anses: hacé realidad tus proyectos”. Por un lado me niegan la liquidación y por el otro me ofrecen un crédito con mi plata que nunca solicité. ¿Cómo puede ser?

Solamente quiere recibir lo que considero como justo y razonable.

Martín Schack

severonica@hotmail.com

OTRAS CARTAS

Voces, reclamos y esperas de jubilados

Evacuación de un geriatrico de Catamarca al 500 en la ciudad de Buenos Aires. Fue por un brote de coronavirus a mediados de junio. (Foto: Marcelo Carroll)

El coronavirus y los adultos mayores. Los seres humanos estamos padeciendo los efectos letales del coronavirus. A unos afectó más que a otros y para los adultos mayores tiene consecuencias lapidarias. En ese contexto se configuró la cuarentena, siendo su prioridad absoluta el de apuntalar y preservar el sistema de salud de la sociedad. Se acordaron protocolos para cubrir las necesidades de los más vulnerables, los adultos mayores sin distinción alguna. Si bien era necesario e imprescindible el cuidado de las personas de edad más avanzada, no se tuvo en cuenta a no pocos adultos mayores que seguían en pleno ejercicio y no estaban fuera de servicio. Es así que somos conscientes de que este virus con su bastonera parca se regocija danzando su mejor melodía en los geriátricos. Meros asilos que cuando traspasamos sus umbrales nos recibe una temprana muerte al despojarnos del más preciado de los tesoros: el hogar donde estamos rodeados de los que dicen ser nuestros seres más queridos. Sin olvidar que el exilio fue la peor condena en la antigua Grecia. Es de suponer que en este descubrimiento de nuevos héroes, en su mayoría anónimos, que en el día a día están dando su preciada vida por su prójimo, también aquellos que sufren el aislamiento y el exilio merecen ser considerados de la misma manera héroes.

Roberto Fiordalisi Saravia

ofsaravia@hotmail.com

Una historia. Hace unos días estaba sentado en la puerta de mi casa leyendo un libro. En un momento pasó un señor y me ofreció unos productos alimenticios que estaba vendiendo. Al responderle que no le compraría me dijo que hacía 10 meses que ofrecía distintos productos y no vendía nada. Que por favor le compre algo. Le respondí que lo entendía, pero que yo hace 10 años que no trabajo, por lo que no manejo ni un peso. El hombre me contestó: “Pero, ¿una jubilación, una pensión, un plan, nada?”. “Nada –le dije-, a mí no me ingresa ni un peso mensualmente, vivo de lo que aportan mi señora y mis hijos en esta casa”. Levantó sus cosas del piso y me dijo: “No mientás, viejo”. Luego se fue. Yo me quedé lamentando no haber podido comprarle algo. Pensé: “Yo sé las broncas que se pasa cuando uno sale a vender en la calle. Vendí diarios, cuadros para colgar, masitas, cubanitos, pollitos bebé en el campo y alguna otra cosa más que ya no recuerdo. Sé también que, pareciera ser, la mala suerte se ensaña con uno cuando más necesidades existen y uno sale a rebuscárselas. Por eso lo justifico a este hombre que con fastidio me trató de viejo mentiroso. Tal vez, al verme sentado leyendo un libro en la puerta de mi casa se imaginó que estaba en una mansión. Recordé la frase de Martín Fierro: “Sangra mucho el corazón del que tiene que pedir”. Aunque este hombre lo único que pidió fue que le compre algo para ayudarlo.

Daniel E. Chávez

edchavez58@yahoo.com.ar

Mirá también Jubilación del vicepresidente. Sobre el retroactivo de la jubilación de Amado Boudou creo que el ex vicepresidente tendría que hacerle juicio a Anses y ponerse en la cola de espera. Como lo hacen cientos de miles de jubilados que aguardan el 82% móvil.

Mario Oscar Carnevale

mariocarnevale@hotmail.com.ar

Mirá también Se siente estafado. Los jubilados con 30 y 40 años aportados al Anses pasamos a ser los p… que nos mintieron todos los gobiernos pasados y el actual también. Nos ignoran y nos sentimos estafados por la actitud tomada por Carlos Zannini que ordenó que le devuelvan la pensión a Amado Boudou, quien pasaría a cobrar una pensión vitalicia equivalente a el sueldo de un juez de la Corte Suprema de Justicia, es decir $400 mil pesos de jubilaciones y pensiones. Es vergonzoso el pedido y es humillante para los jubilados que cobramos $16.864 pesos. El presidente Alberto Fernández debe anular el privilegio. Todos los jubilados nos sentimos estafados por los gobiernos pasados y presente.

Antonio Longo

messina.fratelli@gmail.com

Mirá también Fondos de jubilados. Al escuchar un comentario radial, me he quedado con la boca abierta. Según decía, hay 45 millones de habitantes, de los cuales 21 millones dependen directa o indirectamente del Estado. E incluían a 7 millones de jubilados. Volvemos a lo mismo. Los fondos de los jubilados son privados. Siempre que los mismos hubiesen sido bien administrados hoy no dependeríamos del Estado. Pero el Estado se ha apoderado de esos fondos y ahora nos acusan de ser Estado-dependientes. Deberemos pagar dos veces lo mismo, ya que en su momento, lo ahorramos y ahora lo volvemos a pagar vía los impuestos. Es muy fácil disponer de dineros particulares, si luego nadie es culpable de nada y no los reponen. Eso se llama en otros idiomas mala praxis, violación a los deberes, malversación de fondos privados y varios cargos más. ¿Quién nos devolverá esos dineros propios? Nadie. Hemos sido estafados, robados y será el pobre Nadie quien deba pagar.

Lourdes Garzón

lourdessusanagarzon@yahoo.com.ar

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1