River – Rosario Central: Pratto metió el gol más sencillo de su vida para acabar con la mala racha



Es un grito que suena más bien como el rugido de un oso pardo salvaje que acaba de cazar a su presa. Es Lucas Pratto que abrió la boca y sacó afuera toda la garganta para su alarido de gol, el segundo de River en la noche de Avellaneda, que sentenció el primer triunfo en la Copa de la Liga Profesional. El festejo poderoso del delantero poco tiene que ver con la manera en que lo hizo.

Habrá sido uno de los tantos más sencillo de hacer en su carrera, pero tiene un significado muy importante para él.  Llevaba casi 18 meses sin marcar en el fútbol local -los últimos, por la Copa de la Superliga, ante Atlético Tucumán en mayo de 2019-.

Pratto demostró que sigue siendo el Oso Pratto. Era una prueba de fuego para él. Al fin le tocó volver a la titularidad en reemplazo de Rafael Santos Borré. ¿Qué le pasó al colombiano? Si bien dio negativo en el testeo de rutina que todos los clubes deben realizarse antes de cada partido, tuvo contacto estrecho con un caso positivo confirmado de coronavirus y, por lo tanto, debe permanecer aislado de forma preventiva durante 72 horas, hasta que el lunes pueda someterse a un nuevo examen.

Por eso debió ser desafectado de inmediato y eso le abrió la puerta a Pratto, que entendió el encuentro de la noche de este sábado como la chance que estaba esperando. Salió de la cueva el Oso, después del invierno, revitalizado y con hambre de gol.

Tuvo una buena lectura en el primer gol de De la Cruz al dejar pasar la pelota y llevarse la marca. Y en el complemento solamente debió empujar la pelota con el arco vacío tras el centro de Matías Suárez.

“Lo que mas me preocupaba era lo físico, River es de los mejores del continente físicamente. Pero me sentí bien. Futbolísticamente intenté jugar a uno o dos toques para agarrar confianza. Por momentos lo hice bien y por momento mal. Aproveché la oportunidad”, analizó su actuación Pratto.

Le dedicó el triunfo a Santos Borré, por quien ingresó, destacó el buen movimiento en el 1-0 y explicó que buscó hacer el sacrificio que el colombiano suele hacer en cada actuación: “El primer gol salió bien dejando pasar la pelota. Le intenté dar al equipo el laburo físico que también hace Rafa (Borré)”.

“Importante es anotar para mí. Tengo que seguir por este camino”, resumió su retorno al gol, el número 25 con la camiseta de River puesta, esa de la banda roja con la que un día volvió a sentirse importante.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *