Ricardo Negri: “El Covid aceleró la digitalización en la producción de alimentos”



Como si fuera una poderosa constructora con miles de máquinas haciendo un muro, día tras día, la pandemia (cuarentena, restricciones, incertidumbres, etc) está construyendo un mojón bien firme en la historia de toda la humanidad. Si bien es prematuro y aventurado determinar cómo será el día después, lo cierto es que ya se avizoran cambios inexorables para todos.

Esta semana, el productor agropecuario, ex secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y ex presidente del Senasa, Ricardo “Ricky” Negri, analizó el impacto del Covid-19 en los agronegocios.

“El Covid-19 aceleró el proceso de convergencia entre el mundo físico y el digital, el mundo digital se mete cada vez más fuerte en el mundo físico, con una exigencia de transparencia por parte de los consumidores y un mayor uso de todas las herramientas posibles para tomar decisiones a lo largo de las distintas cadenas”, opinó Negri ante un nutrido auditorio virtual en una charla promovida por el Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA).

La yerba mate es uno de los ejemplos en que la producción primaria no sufrió cambios notorios, pero sí se siente la pandemia en la cadena de comercialización. foto : BLAS MARTINEZ posada misiones empresa instituto nacional de la Yerba Mate INYM suplemento pymes nota marcas sectorial

Negri advirtió que “la cosa va a cambiar más o menos según en qué eslabón de la cadena estés y según de qué cadena se trate”. “Desde Sudamérica hay pocas cosas que van a cambiar, y el agro en sí va cambiando poco, para el mundo, la producción agropecuaria es esencial, por eso, el mayor cambio que veo en esta pandemia para el sector es en nuestras cabezas, en lo que estemos pensando durante este período”, explicó. Y graficó: “Situémonos en la cadena de la yerba mate, a los productores yerbateros no les cambió mucho, pero al repositor que pone los paquetes en la góndola sí”.

No obstante, advirtió que quizás se note más el impacto de todo esto en las cadenas cortas, como la hortícola, o las que dependen de logística aérea o las que generan un solo producto como la cebada cervecera, “que cayó el consumo porque la gente se junta menos y se complicó el negocio”.

Consultado sobre el impacto logístico en Argentina post pandemia, Negri insistió: “Si no hay inversiones el costo va a ser alto, pero va a impactar más a las cadenas cortas, por ejemplo, traer un tomate de 1400 kilómetros a la ciudad de Buenos Aires tenía un sentido hace 5 meses y hoy tengo muchas preguntas sobre si va a tener el mismo sentido y cómo se va a comparar si lo pongo a competir con un tomate de invernáculo en hidroponía producido más cerca”.

Muchos cambios llegaron para quedarse en la distribución de alimentos. (Xinhua/Martín Zabala)

“Entonces, en general, el impacto del coronavirus es relativamente bajo para las etapas iniciales, pero es fuerte en las últimas etapas de la cadena en lo que tiene que ver con los centros de distribución y cómo llegar a los clientes, cómo ganarse a los consumidores cada vez más digitales”, explicó Negri. Y agregó: “En las etapas iniciales de toda cadena lo que se busca es eficiencia, mientras que, del otro lado, en el consumo, se busca confianza, este balance entre ambas puntas de la cadena está atravesado por la transparencia, algo que se ve fortalecido con la digitalización y la trazabilidad”.

Mirá también

Cuando Negri se refiere a la “confianza en los productos que buscan los consumidores” tiene que ver con la búsqueda de inocuidad, de un producto que se haya hecho cuidando el medioambiente y también se refiere a descentralización “no tener un único proveedor”.

Marketing “reload”

El Covid-19, también pone en otro lugar de la agenda a la inocuidad de los alimentos y productos que consumimos. “Lo que comemos no es solamente una mezcla de energía, proteínas, grasas, y fibras, con ciertas características organolépticas (gusto, sabor, olor), sino que también empieza a ser tenida en cuenta la calidad extrínseca que antes era sólo el marketing, y ahora está acompañada de la necesidad de conocer todo el proceso productivo para llegar hasta llegar a la góndola”, explicó Negri.

En este contexto, para Negri “las marcas van a tener que hacer un muy buen trabajo para seguir arriba, y eso va a incluir contar cómo lo hacen”.

Las marcas deberán empezar a contar cómo producen los alimentos. Foto German Garcia Adrasti

Consultado sobre el impacto de la pandemia en el intercambio comercial de alimentos en el mundo, Negri insistió: “Veo un aumento en la necesidad de conocer como hacemos las cosas”. Aunque agregó: “Algunos países van a defender a sus productores y otros a sus consumidores, pero en alimentos creo va haber una primera etapa de muchos cuidados sanitarios pero también es verdad que en las sociedades más frágiles, donde la pandemia está generando problemas de seguridad alimentaria, los gobiernos necesitan activar políticas para que no falten alimentos que no puedan producir, tendrán que importar”.

Respecto de cómo está preparada Argentina para responder a este desafío, Negri, que por sus años en el Senasa tiene bien en claro los requerimientos para abrir el camino de los alimentos en nuevos mercados del mundo y las exigencias de estos, consideró que “Argentina está en forma para mejorar la trazabilidad, tiene esquemas para lograrlo, no porque seamos buenos, sino porque la presión fiscal ha hecho que tengamos un sistema muy desarrollado”.

Cadena de la soja y Covid

Al poner bajo la lupa lo que podría pasar en con el mercado de la soja, y puntualmente con las importaciones del sudeste asiático, Negri apuntó que es “optimista, porque siempre que ha habido bajas en el precio del petróleo la reacción del consumidor en esos lugares ha sido alta y rápida, lo que sí no podemos esperar a futuro son los precios relativos que supimos tener”.

Mirá también

“La probabilidad que nos vuelva a pasar lo que tuvimos los últimos 15 años, que irrumpa en el mercado una demanda que pase de 0 a 100 millones de toneladas, eso no va a volver a pasar”, consideró.

Negri recordó que los próximos 20 años se proyecta que un 41% del aumento poblacional se de en el sudeste asiático (que por otro lado, ya representa el 50% de la población mundial), en tanto que un 49% del incremento sería en África. “Sin embargo, los superpoderes en la producción de alimentos no están en Asia, sino en América”.

En este sentido, ponderó las ventajas que tiene y seguirá teniendo la agroindustria en Argentina, como un “sector muy dinámico y con ventajas competitivas”. En el que el 80% son Pymes y 17.800 industrias que acondicionan o transforman esa producción. Donde en el último Censo se relevaron 250.000 unidades productivas y que entre todos generan el 18% del PBI y el 60% de las exportaciones. “Hoy tenemos 180 mercados abiertos y esto genera productos, desarrollo y empleo”, enfatizó Negri.

En resumen, para Negri, “el Covid-19 está acelerando un montón de procesos que se estaban generando hacia la digitalización de todas estas cadenas, siempre habrá detractores y negadores seriales a la incorporación de la tecnología dentro de las cadenas productivas, pero es lo que se viene”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Free Pictures