Quién es Rui Pinto: el hacker detrás del escándalo “Football Leak” que desnudó corrupción de clubes y estrellas del fútbol mundial



El preso más polémico de Portugal espera por su juicio en unas dependencias de la policía judicial lusitana, bajo arresto domiciliario y sin acceso a Internet. Esta privado de su libertad, para él, no es tan grave como estar desconectado. Toda una paradoja.

Se trata del hacker Rui Pinto, un joven que saltó a la fama por el llamado Football Leaks, la investigación que destapó irregularidades a gran escala del fútbol europeo y que, por ejemplo, expuso a Cristiano Ronaldo en una escandalosa denuncia de violación.

A sus revelaciones también se les atribuye un papel clave en la reciente operación Fuera de Juego de la justicia de su país, por la que se investiga a otro todopoderoso personaje, el intermediario Jorge Mendes que representa a la estrella de la Juventus, Radamel Falcao García, James Rodríguez, Keylor Navas y el entrenador José Mourinho.

Políticos, periodistas e intelectuales habían reclamado ya en enero su liberación inmediata. La presión internacional no sirvió de nada.

Un hacker “sociable y alegre”

Nacido en Vila Nova de Gaia, en las inmediaciones de Oporto (norte), Rui Pinto no tuvo una formación avanzada en informática.

Se convirtió en un experto como autodidacta, realizando su primer pirateo a los 23 años, robando 300.000 euros (355.000 dólares) a un banco con sede en Islas Caimán, un episodio que al día de hoy niega argumentando que allí utilizan “el blanqueamiento de dinero y la evasión fiscal”. Un Robin Hood hacker.

Pequeño y con aires juveniles, a este portugués de 31 años sus personas cercanas lo califican de “sociable y alegre”. Como John, su alias en el mundo digital, escondió su identidad a los periodistas a los que entregaba los secretos del “fútbol negocio” internacional.

Rui Pinto. /AFP

Seguidor del Porto, equipo donde ataja el arquero argentino Agustín Marchesín y sobre el que también divulgó irregularidades, Rui Pinto decidió combinar en 2015 su fanatismo por el fútbol con sus habilidades informáticas.

Esa combinación desembocó en el polémico blog “Football Leaks” en el que se encargó de revelar irregularidades económicas que dejaron conmocionaron al fútbol europeo.

A partir de 2016, John comenzó a entregar millones de archivos a un consorcio de medios europeos que revelan mecanismos de evasión fiscal, sospechas de fraude y corrupción, poniendo en cuestión a varios jugadores estrella y a dirigentes de clubes.

Los primeros documentos confidenciales publicados fueron los contratos de jugadores y entrenadores con el Sporting Portugal y la empresa Doyen Sports, un fondo de inversión con sede en Malta y acusado de prácticas controvertidas.

Sus filtraciones también fueron responsables de la sanción de la UEFA al Manchester City por violar el “fair play” financiero y sacaron a la luz los detalles de un acuerdo extrajudicial entre la modelo Kathryn Mayorga y el futbolista Cristiano Ronaldo sobre un supuesto caso de violación en 2009.

El astro por aquel entonces del Real Madrid le pagó 375.000 dólares (unos 323.000 euros) a la estadounidense.

Cristiano Ronaldo junto a Kathryn Mayorga en Las Vegas. Rui Pinto reveló una denuncia de violación contra CR7 de la mujer.

Durante sus estudios de historia, que nunca terminó, Rui Pinto descubrió Hungría en una beca Erasmus y decidió probar suerte junto a su padre en el comercio de antigüedades.

Fue descubierto y arrestado a principios de 2019 en Budapest, donde se había instalado cuatro años antes, Rui Pinto fue extraditado a su país y puesto en detención provisional por su cooperación con la justicia portuguesa.

El cambio de la situación penitenciaria del hacker autodidacta se produjo a mediados de abril cuando el Parlamento portugués aprobó un plan de indultos, perdones y libertades condicionales para reducir la población reclusa en el marco de la pandemia del nuevo coronavirus.

Sin embargo, según destacaron los medios portugueses, su arresto domiciliario no estuvo relacionado con el virus Covid-19, sino vinculado a una promesa de revelar las contraseñas para desencriptar sus discos duros que la policía judicial no conseguía descifrar.

“No puedo decir lo que hay en mi computadoras, pero las autoridades europeas deberían verlo”, declaró Rui Pinto antes de su extradición desde Hungría el pasado 22 de marzo del 2019.

Él y sus abogados sostenían que después de 20 meses de prisión quería colaborar con las autoridades portuguesas, pero aseguraban que la Justicia sólo buscaba incriminarlo.

El hacker está imputado por 90 delitos: 68 de acceso indebido, 14 de violación de correspondencia, seis de acceso ilegítimo, uno de sabotaje informático y otro de intento de extorsión. Este último es el más grave y parte de la denuncia del fondo de inversiones Doyen, que lo acusa de haberle pedido más de medio millón de euros a cambio de documentos relacionados con el escándalo del fútbol.

En su defensa, Pinto aseguró que no pretendía obtener dinero, sino saber hasta dónde estaban dispuestos a llegar y qué valor le atribuían a la información. La pena por este cargo va de dos años y cinco meses a 10 años de prisión.

Aunque él siguió en la celda de seis metros cuadrados que ocupaba en Lisboa, la posición de Rui Pinto empezó a cambiar en términos de opinión pública a finales de enero.

Dejó de ser una suerte de paria para convertirse en un personaje popular cuando sus abogados confirmaron que también era el filtrador de los documentos de Luanda Leaks, la investigación internacional que destapó las actividades de la hija del exdictador de Angola, Isabel dos Santos, que habría saqueado las arcas públicas de su país.

Isabel dos Santos, la mujer más rica de África y la hija del ex presidente de Angola. Foto Toby Melville/Reuters.

“Hay casi una excepción del Estado de derecho en el fútbol portugués”, declaró en aquellos días Catarina Martins, líder del Bloque de Izquierda, bisagra parlamentaria en Portugal.

Martins fue una de las firmantes del manifiesto en el que políticos de distintos partidos, intelectuales y periodistas pedían el fin de la prisión provisional de Pinto para que no se le castigara anticipadamente por presuntos delitos.

Sus revelaciones también están en la base de la reciente Operación Fuera de Juego, por la que la justicia lusa puso en su punto de mira, entre otros, al agente Jorge Mendes que representa a Cristiano Ronaldo, Radamel Falcao García, James Rodríguez, Keylor Navas y el entrenador José Mourinho.

El viernes lo espera el Tribunal Central Criminal de Lisboa para afrontar un duro proceso judicial en el que testificarán 45 personas, entre ellas el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense Edward Snowden.

PJB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2