¿Pueden los edulcorantes artificiales evitar que subamos de peso?



Los edulcorantes artificiales prometen satisfacer a los golosos sin el inconveniente del exceso de calorías, y se utilizan cada vez más en productos que van desde las gaseosas dietéticas y las mezclas de bebidas en polvo hasta el yogur y los productos horneados.

Pero si su uso puede prevenir el aumento de peso – un problema con el que muchas personas están luchando durante los cierres de coronavirus – ha sido una pregunta abierta durante mucho tiempo.

Ahora algunos estudios están dando respuestas.

Cuando los alimentos son “bajos en azúcares”, tiene alta cantidad de edulcorantes no nutritivos

Los investigadores han descubierto que los edulcorantes artificiales pueden ser útiles como herramienta para ayudar a la gente a dejar sus hábitos de consumo de azúcar, y que para algunas personas, sustituir el azúcar por edulcorantes no nutritivos puede ayudar a evitar el aumento de peso.

Pero también pueden tener efectos sobre las hormonas, el azúcar en la sangre y otros aspectos del metabolismo que algunos expertos dicen que son preocupantes, y advierten contra su consumo rutinario durante largos períodos de tiempo.

“La idea de la que debemos deshacernos es de que, al tener cero calorías, no tienen efectos metabólicos”, dijo Marta Yanina Pepino, profesora adjunta del departamento de ciencias de la alimentación y nutrición humana de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

“Nuestros datos sugieren que son metabólicamente activos, y dependiendo de la frecuencia con la que se usen, algunas personas pueden ver más efectos que otras”.

La compra de alimentos y bebidas que contienen sustitutos del azúcar ha aumentado a medida que los consumidores preocupados por la salud reducen su consumo de azúcar.

Las bebidas dietéticas representan la mayor fuente de estos edulcorantes en la dieta americana.

Entre los sustitutos del azúcar más populares se encuentran la sucralosa, también conocida como Splenda, y el aspartamo, que se encuentra en la Coca-Cola Light, la Pepsi Light y en miles de otros alimentos.

La estevia, un extracto de planta sin calorías que se comercializa como natural, también se utiliza ampliamente en muchos productos como sustituto del azúcar.

En un informe publicado recientemente en The Journal of the American Heart Association, los investigadores del Hospital Infantil de Boston estudiaron lo que sucedía cuando los bebedores de refrescos pasaban a beber agua o bebidas endulzadas artificialmente.

Los investigadores reclutaron a 203 adultos que consumían al menos una bebida azucarada diariamente; sólo algunos de ellos tenían sobrepeso.

Los investigadores los dividieron en tres grupos. Un grupo recibió entregas de bebidas endulzadas artificialmente, como Coca-Cola Light y Pepsi Light, y se le dijo que las sustituyera por sus refrescos habituales.

Otro grupo recibió envíos de agua simple y con gas. Un tercer grupo, que servía como control, continuó con su patrón normal de consumo de bebidas azucaradas.

Después de seguir a los grupos durante un año, los investigadores no encontraron ninguna diferencia general en el aumento de peso o en otros marcadores de salud metabólica, como cambios en los niveles de colesterol o triglicéridos.

Pero cuando observaron específicamente a las personas que tenían altos niveles de obesidad abdominal, los resultados fueron sorprendentes.

Las personas que tenían más grasa en el abdomen, un factor de riesgo importante para la enfermedad metabólica, ganaban mucho menos peso cuando pasaban de las bebidas azucaradas a las bebidas dietéticas o al agua.

En este grupo, los que bebieron bebidas dietéticas aumentaron alrededor de medio kilo durante el estudio, mientras que los que se cambiaron al agua perdieron aproximadamente 250 gramos

Pero las personas con altos niveles de grasa en la barriga que continuaron tomando bebidas azucaradas aumentaron un promedio de 4,5 kilos.

“Ese es un gran efecto, es significativo”, dijo el Dr. David Ludwig, autor del estudio y codirector del Centro de Prevención de la Obesidad de la New Balance Foundation del Hospital Infantil de Boston.

Ludwig sugirió que las personas que tienen mucha grasa abdominal podrían beneficiarse más al reemplazar las bebidas azucaradas con bebidas dietéticas o agua porque secretan más insulina, una hormona que promueve el almacenamiento de grasa, en respuesta al azúcar.

“Alguien que es magro podría no ser tan sensible al azúcar”, dijo.

El debate sobre el efecto de los edulcorantes artificiales en la salud y el peso corporal ha estado en boga durante décadas.

Algunas de las primeras preocupaciones fueron provocadas por investigaciones en animales en la década de 1970 que sugerían que los edulcorantes artificiales podían causar cáncer.

Sin embargo, estudios posteriores realizados en seres humanos cuestionaron esas afirmaciones, y la Sociedad Americana del Cáncer, que revisó la evidencia en 2016, entre otros grupos, sostiene que no hay pruebas claras de una relación entre los edulcorantes bajos en calorías y el cáncer en los seres humanos.

El impacto de los edulcorantes artificiales en el peso corporal también ha sido controvertido.

A lo largo de los años, algunos estudios de observación han descubierto que las personas que consumen muchas bebidas dietéticas tienen un mayor riesgo de obesidad, lo que sugiere que los edulcorantes artificiales podrían impulsar -en lugar de prevenir- el aumento de peso.

Pero los estudios de observación sólo pueden mostrar correlaciones, no la causa y el efecto.

La causalidad inversa puede ser un factor, ya que las personas que tienen más probabilidades de utilizar los edulcorantes pueden aumentar de peso por diversas razones, como otros factores dietéticos y la falta de ejercicio.

Los ensayos clínicos aleatorios, que son más fiables, han demostrado en general que los edulcorantes de dieta ayudan a prevenir el aumento de peso.

En uno publicado en The New England Journal of Medicine se comprobó que cuando se asignó a los niños que consumían bebidas azucaradas la tarea de tomar bebidas endulzadas artificialmente, tenían menos aumento de peso y acumulación de grasa después de 18 meses que los niños que seguían tomando bebidas azucaradas.

Otro ensayo clínico dirigido por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill descubrió que los adultos con sobrepeso y obesos a los que se les indicó que dejaran las bebidas azucaradas por agua o bebidas endulzadas bajas en calorías durante seis meses perdieron en promedio entre el 2% y el 2,5% de su peso corporal.

Pero el grupo que cambió al agua mostró mejoras significativas en sus niveles de azúcar en la sangre, un factor de riesgo para la diabetes, mientras que el grupo que usó edulcorantes bajos en calorías no lo hizo.

El último estudio de Ludwig y sus colegas está entre los más rigurosos sobre el tema hasta la fecha.

Sus hallazgos respaldan los consejos emitidos por grupos como la Asociación Americana del Corazón, que en 2018 publicó un aviso científico que afirma que el uso de bebidas endulzadas bajas en calorías podría ser una estrategia eficaz para la pérdida de peso, especialmente para los consumidores habituales de bebidas azucaradas, que son la mayor fuente de azúcares añadidos en la dieta estadounidense.

Pero el grupo del corazón también advirtió que había una “escasez de pruebas sobre los posibles efectos adversos” de los edulcorantes.

A pesar de décadas de uso generalizado, todavía no está claro si consumirlos en exceso durante muchos años puede tener efectos adversos no deseados para la salud.

Y no todos son iguales.

El año pasado, los científicos de la Universidad de Purdue publicaron los resultados de un ensayo clínico que comparó los efectos del azúcar y cuatro edulcorantes bajos en calorías diferentes en el aumento de peso en adultos con sobrepeso y obesos.

Los grupos que bebían bebidas que contenían sucralosa, aspartamo o Reb-A, un derivado de la stevia, vieron pocos cambios en su peso.

Pero las personas que consumieron bebidas endulzadas con azúcar o sacarina, que se comercializan como Sweet’N Low, experimentaron “un aumento significativo del peso corporal” después de tres meses.

No está claro por qué la sacarina tuvo un efecto tan pronunciado en el aumento de peso.

Pero los edulcorantes no nutritivos, que pueden ser cientos de veces más dulces que el azúcar, parecen hacer más que activar los receptores del gusto.

​Algunos estudios han descubierto que pueden provocar cambios deletéreos en la microbiota intestinal, alterar el control del azúcar en la sangre e influir en los niveles de insulina.

También hay pruebas de que pueden promover la preferencia por alimentos intensamente dulces.

Pepino, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, descubrió en su investigación que las personas obesas se volvían más resistentes a la insulina después de beber una bebida que contenía sucralosa en comparación con cuando sólo bebían agua.

En otros ensayos clínicos se comprobó que el consumo de sucralosa promovía la resistencia a la insulina, precursora de la diabetes, también en personas de peso normal.

El Dr. Robert Lustig, experto en obesidad y profesor emérito de la Universidad de California en San Francisco, dijo que los edulcorantes artificiales confunden al cuerpo: Sus sabores dulces envían una señal al cerebro y al sistema digestivo para prepararse para una inundación de azúcar.

Pero cuando esas calorías nunca llegan, pueden hacer que las hormonas como la insulina se desajusten, lo que con el tiempo conduce a una disfunción metabólica, dijo.

“La respuesta corta es que los edulcorantes artificiales son probablemente mejores que el azúcar, pero no por mucho”, dijo Lustig.

Pepino explicó que durante miles de años los humanos vivieron en un mundo en el que los sabores intensamente dulces eran poco comunes, y que se convirtieron en una señal para que el cuerpo regulara los niveles de azúcar en la sangre.

Aconseja a la gente que considere la dulzura, en cualquier forma, como una delicia. “La dulzura debe ser consumida con moderación, independientemente de si tiene calorías o no”, dijo.

Mirá también Mirá también

c.2020 The New York Times Company

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2