Pubs cerrados y toque de queda nocturno: Gran Bretaña impone nuevas restricciones para frenar el coronavirus



Cuando los muertos por el coronavirus en Gran Bretaña han llegado a 143 en un día y la segunda ola ha forzado a la división del país en tres status diferentes, la Cámara de los Comunes apoyó con “un golpe de cabeza” las medidas de “lockdown” locales, decididas por el gobierno, sin oposición. El Ejecutivo consiguió imponer por 299 votos contra 82 un toque de queda a las 10 de la noche para pubs, bares y restaurantes en el reino.

Pero eso no significa que el partido conservador esté de acuerdo con la política del gobierno de estos confinamientos severos, especialmente en Liverpool y el norte de país, ante el daño que le hacen a la economía y las libertades.

El primer ministro Boris Johnson avanza de rebelión en rebelión de sus propios pares, que trata de sofocar en cada sesión, ante el dilema de defender la salud frente a los duros Torys de la economía y el mercado.

Esto demuestra por qué 44 diputados conservadores votaron en la sesión contra el toque de queda en bares, restaurantes y bares en Gran Bretaña. Entre ellos Sir Graham Brady, el influyente presidente del Comité 1922, así como los ex ministros Esther McVey y John Reedwood. A ellos se sumó el ex líder laborista, Jeremy Corbyn, un negacionista, junto a otros 23 diputados de su partido.

El reino, dividido en tres

El gobierno británico impuso tres Tier: 1, 2 y 3, dividiendo el reino en medio, alto y muy alto. En el primero se cierran los restaurantes, pubs y bares a las 10 de la noche y no se permiten las reuniones de más de seis personas.

El primer ministro británico, Boris johnson, logró imponer su plan contra el coronavirus en la Cámara de los Comunes. Foto: AP

En el Tiers 2 alto, las reuniones en los hogares están prohibidas, dos familias pueden encontrarse en un jardín privado pero funciona la regla de seis personas solamente y distancia social.

Los restaurantes y pubs se mantienen abiertos pero con toque de queda a las 10 de la noche. Esto afecta una amplia área del norte de Inglaterra (Manchester, Cheshire, Bolton, Bury, Stockport, Tameside, Wigan,Warrington, Newcasltle, Durham,Birmingham, Leicester).

En el tercer espacio no hay posibilidad de juntarse dentro o fuera de las casas, incluidos los jardines. Pubs y bares permanecen cerrados. Recomiendan no viajar fuera del área y los casinos, centros de juego, gimnasios van a estar cerrados.

Con 17.234 casos en Gran Bretaña y 3.905 pacientes hospitalizados, Gran Bretaña ingresará en la medianoche en algunos de estos tres status según su número de contagiados.

El ministro de Salud británico, Matt Hancock, este martes ante la Cámara de los Comunes, en Londres, donde se aprobó un nuevo confinamiento por el Covid. Foto: AFP

La zona Liverpool será la primera en entrar en Tier 3 con restricciones focalizadas. Va a tener sus pubs y cerrados, salvo que puedan operar como restaurantes, y la gente no podrá socializar con otras casas dentro o fuera de ellas o en jardines privados. Los gimnasios interiores, estudios de danza, facilidades deportivas, centros de recreación, oficinas de apuestas, centros de juego y casinos permanecerán cerrados.

Cierre total

Sir Keir Starmer, el nuevo líder laborista, hizo la apuesta de su vida en la noche del martes, y convirtió a su partido en el del confinamiento. Llamó a adoptar “al menos por dos o tres semanas un absoluto lockdown en todo el reino, que “quiebre el circuito del virus”. Acusó al gobierno de “perder el control” de la pandemia.

Urgió al primer ministro Boris Johnson a actuar ahora “antes que el país camine a un largo y depresivo invierno”.

Reclamó una serie de “claras y efectivas restricciones”, que pueden coincidir con las vacaciones de mediano término en los colegios para “minimizar las disrupciones” que puede ocasionar.

Bares abiertos en Liverpool, Gran Bretaña, en la última noche antes de que se impongan nuevas restricciones. Foto: AFP

Sir Keir admitió que un corto “lockdown” o confinamiento va a requerir “significativos sacrificios a lo largo del país” y significará que la gente en Gran Bretaña solo podrá hacer viajes esenciales y trabajar desde  la casa si pueden. Llamó a la gente a no mezclarse con otra en su casa, aparte de los que viven en su burbuja, y el cierre de bares, pubs y restaurantes. Pero descartó en su lista cerrar escuelas.

“No hay más tiempo para dar al primer ministro el beneficio de la duda”, declaró sir  Starmer, un abogado y ex procurador, que reemplazó a Jeremy Corbyn en el partido laborista. Si hay elecciones mañana, las gana, según los sondeos.

“El plan del gobierno simplemente no funciona. Otro camino es necesario”, declaró Sir Keir. Para él, un corto confinamiento “provee una oportunidad para resetear y rectificar algunos de los errores que el gobierno ha hecho” mientras intimaba a los ministros a continuar con los testeos y entregar el tracking de los contagiados a las autoridades locales.

El líder laborista urgió al ministro de finanzas, Rishi Sunak, a acompañar este confinamiento para terminar con el virus en un “extenso apoyo para trabajos, empresas y las economías locales”.

”El gobierno no tiene un plan creíble para bajar las infecciones, ha perdido el control del virus y no sigue el asesoramiento de los científicos”, denunció.

Mostró los documentos del SAGE, el Grupo de asesores científicos para emergencias, que recomendó tres semanas atrás “un confinamiento para romper el circuito del virus“ a “introducir de inmediato”.

Las presiones del partido conservador para beneficiar la economía sobre Boris impidieron al premier adoptar esta decisión. Las recomendaciones fueron hechas en Zoom y fue atendido por Sir Patrick Vallance, el jefe de los científicos, y Sir Chris Whitty, el jefe médico de Inglaterra.

“Ustedes saben que la ciencia apoya esta idea. Ustedes saben que las restricciones que han impuesto no son suficientes. Ustedes saben que la ruptura del circuito es necesaria para tener el virus bajo control. Ustedes no pueden demostrar esto y volver a la Cámara de los Comunes con otro plan que no funciona. Entonces, actúen ahora. Rompan el círculo. Si usted lo hace, usted tendrá los votos en la Cámara de los Comunes. Puedo asegurarle esto”, advirtió Sir Keir.

”Usted no necesita equilibrar las necesidades de su partido contra los intereses nacionales”, concluyó.

Los liberales demócratas están apoyando esta propuesta. En Irlanda del Norte ya comenzó a debatirse un cierre completo para tratar de terminar con el virus.

El líder laborista tiene un aliado en el secretario de salud conservador Matt Hancock. El llamó a los escépticos conservadores a votar por nuevas medidas para controlar el virus. Pero 44 diputados conservadores desobedecieron sus sugerencias y votaron contra la propuesta del primer ministro Boris Johnson, en una rebelión más amplia de lo esperado.

Mirá también Mirá también

París, corresponsal

CB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1