Proyectos en cuarentena: 4 claves para gestionar la incertidumbre



“Desde el aspecto psicosocial, la cuarentena obligatoria suele ser una experiencia desagradable para quienes la sufren: separación de los seres queridos, pérdida de libertad, incertidumbre sobre el estado de la enfermedad y aburrimiento, con considerables pérdidas económicas. Tres estudios mostraron que la prolongación de la cuarentena se asocia con una peor salud mental siendo los síntomas de estrés postraumático, conductas evitativas e ira los más prevalentes”.

El párrafo pertenece al informe confeccionado por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPS) de la UBA, cuando el aislamiento preventivo y obligatorio que impuso la pandemia de coronavirus llevaba poco menos de dos meses vigente. Ya por entonces, los efectos que esta medida viene ocasionando en el estado de ánimo de quienes la cumplen, encendieron las alarmas de los profesionales que atienden la otra salud​ de las personas, esa menos tangible pero igual de necesaria para el bienestar. 

Las provisiones de paciencia, templanza y demás recursos emocionales ya están al límite, y no hay actividad, entretenimiento u ocupación que corra nuestra atención de lo que realmente nos inquieta: ¿hasta cuándo? No obstante, dentro del inestable terreno que pisamos existen algunas certezas, como lo es el hecho de que ningún país será inmune al impacto del Covid-19.

Mirá también

“Pareciera que ninguna decisión de las que hayamos tomado hasta el momento en nuestras relaciones personales, en los negocios y con respecto a nuestra salud, sobrevivirá completamente intacta. Entonces cabe preguntarse, ¿utilizaremos esta crisis para expandir lo positivo dentro de nosotros? ¿Qué narrativas podemos imaginar para generar una nueva realidad? ¿Qué comportamientos necesitaremos cambiar?”, cuestiona la licenciada en Psicología y especialista en Crisis de Ansiedad, Fobias y Pánico, Marina Rovner.

La espera en cuarentena solo exacerba el temor por un futuro incierto y desconocido. Principalmente en los más jóvenes.

Para la especialista, hace décadas que vivimos en tiempos que suponíamos inciertos a partir de la digitalización, la transformación de la tecnología, la geopolítica cambiante y los modelos comerciales en evolución, todo dentro de un marco de globalización.

“Sin embargo, la pandemia ha cambiado o está cambiando esos parámetros. A raíz del Covid-19 nos dimos cuenta de que lo más probable es que las normas hasta ahora conocidas, los patrones, estructuras y formas de ser, se modifiquen. Pero todavía no se han creado nuevos imaginarios o prácticas sociales estables”, menciona.

De acuerdo a la investigación de la OPS, los indicadores negativos de salud mental se muestran en el nivel más alto en la población joven, siendo una de las variables principales, la incertidumbre.

Mirá también

Lidiar con lo imprevisto como único panorama a futuro no es algo para lo que ninguna situación, por más extrema que la hayamos entendido, nos fuera a preparar. Y sumado al contexto de crisis económica que precede y se profundiza con la pandemia, la toma de decisiones durante y después de la cuarentena se vuelve una tarea muy cuesta arriba. 

“Entre todas las enfermedades que han existido a nivel global durante las últimas tres generaciones, el coronavirus resulta ser el de mayor alcance y más complejo que cualquier otra crisis que hayamos experimentado o contemplado. Pero a nivel individual, la pausa impuesta nos obliga a mirar hacia adentro, incluso cuando el mundo exterior se reduce al tamaño de nuestro hogar​”, define Rovner, y deja tarea para el hogar.

Mirá también

“Ante tamaña incertidumbre, nos vemos compelidos a fortalecer nuestra voluntad. Los seres humanos necesitamos proyectar una posibilidad futura y es por eso que la generación de escenarios puede ayudar a anticipar los cambios, proporcionando previsión sobre lo que planeamos. Circunstancias excepcionales como ésta requieren una mezcla de coraje, claridad y humildad”, apunta.

Es tiempo de no tomarse más tiempo

“Los mayores enemigos de una buena toma de decisiones en tiempos de crisis no son ni la incertidumbre ni la ambigüedad, sino más bien el exceso de dilación, tomar en cuenta datos incompletos o contaminados con prejuicios. Es importante evaluar cuáles son las expectativas y definir si el cambio que proyectamos será a corto, mediano, o a largo plazo”, repasa la licenciada.

Es momento de evaluar expectativas y definir los cambios para un corto, mediano y largo plazo. Shutterstock

Según Rovner, el incremento del riesgo psicológico aumenta conforme permanecemos en cuarentena. Utilizar estos tiempos para pensar estrategias combinando la intuición con datos de la realidad que se irá construyendo, favorecerá la disminución de la angustia ligada al miedo y a la falta de certezas.

Pero para poner manos al futuro sin paralizarnos en el intento, ¿cómo gobernamos la incertidumbre? A modo de guía, la experta nos deja 4 recomendaciones para poner en práctica.

Mirá también

✔ Identificar en el presente dónde se encuentran las incertidumbres más importantes, ¿en el área afectiva, salud o económica?

✔ Evaluar qué es lo que provoca inseguridad, y si está al alcance poder vislumbrar futuros diferentes:

-En el área afectiva indagar si la situación vincular que se está viviendo es acorde a las expectativas: “¿Sigo como estoy, quiero que algo cambie, cómo podría ser diferente?”

– En el área de salud es importante diferenciar si depende de uno mismo lo que está preocupando, y si así fuera, qué podría hacer para avanzar positivamente sobre ese aspecto: “¿Cuáles de mis miedos son prevenciones​ reales y cuáles me exceden, qué alternativas tengo para alivianar mi estado?

– En el área económica: discernir si los problemas económicos tienen ver con el desempeño individual y analizar con qué fortalezas se cuenta a nivel personal: “¿Qué oportunidad de cambio me puede brindar este momento de crisis?”

Mirá también

✔ Usar las incertidumbres de cada área para visualizar futuros diferentes incorporando escenarios en la toma de decisiones. Al abrir diversas perspectivas, será importante sopesar el riesgo y la oportunidad en relación al estrés que provoca la idea del cambio: “Si tomo una u otra decisión, en qué momento, cómo, dónde y qué mejoraría”.

✔ Tomar decisiones evaluando la solidez del escenario elegido y pensando en los recaudos para el futuro vislumbrado.

La idea, el ejercicio, reside en dar los primeros pasos para lo que se viene todavía dentro de casa, porque todo lo que avancemos dentro de esta quietud, será terreno ganado a lo que la pandemia y sus consecuencias nos deparen. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1