Prevén un verano frío para la Cuota Hilton



A pesar de las buenas perspectivas que ofrece el largo plazo, hay algunos nubarrones en el horizonte cercano para la cadena de la carne. Mientras que el mercado interno, que habitualmente representa más del 70 por ciento de la demanda, está pinchado por la crisis económica, la Cuota Hilton, uno de los contingentes de exportación de carne importantes para el negocio por su aporte en valor, muestra en las últimas semanas algunas dificultades que hacen prever un verano complicado.

El analista del mercado de carnes Víctor Tonelli explica en diálogo con Clarín Rural que en general, los frigoríficos que obtienen una parte de la Hilton (en total a la Argentina le corresponden 29.500 toneladas anuales) tratan de administrarla a lo largo del año, salvo que haya un momento que consideran excepcional y lo quieran aprovechar, o por el contrario, como ocurre ahora, que no haya demanda ni precios y prefieran hacer menos envíos y cumplirla más adelante o no cumplirla, como ha pasado otros años.

Los datos del Ministerio de Agricultura indican que hasta el momento se certificaron 11.558 toneladas de embarques de cuota Hilton, lo que representa el 39,18 por ciento del total. Esta semana -la número 18 del ejercicio-, el volumen certificado fue de 569 toneladas, un 15 por ciento menos que la semana pasada, y la tendencia es hacia el estancamiento. Parte de la respuesta está en el valor obtenido para esa carne, que esta semana fue de 8.918 dólares por tonelada, un 4,33 por ciento menos que la semana pasada y 7,96 por ciento menos que hace un año. Desde el pico de agosto, cuando casi llega a 12.000 dólares la tonelada, no paró de caer.

“Por supuesto que antes de la pandemia había picos de demanda, dados por las principales fiestas religiosas: Navidad y Pascuas. En los meses anteriores a esas fechas se van cerrando los negocios necesarios para que la carne llegue a tiempo a restaurantes y supermercados”, dice Tonelli, y explica que un factor que cambió mucho la distribución, los precios y la demanda de la Cuota Hilton en los últimos años fue la aparición de la Cuota 481, que es de carne de animales terminados a corral e ingresa a Europa sin arancel, mientras que la Hilton paga un 20 por ciento.

“La 481 es una cuota que se hace por impulsos cada tres meses porque se distribuye con el sistema “primero llega, primero entra”. El problema que tienen los exportadores es que tienen que llegar en los primeros días de distribución de la cuota (enero, abril, julio, octubre) porque en 15 o 20 días se acaba la cuota. Muchos de estos cortes son competencia directa con los de la Cuota Hilton, y llegan en pulsos afectando a la Hilton, como ocurrió en el mes de octubre”, detalla el analista.

Luego agrega que en los primeros 15-20 días del mes pasado llegó a Europa mucha más carne que la habitual, justo en el momento en que ese continente empezaba a cerrar restaurantes por el nuevo brote de coronavirus. “Entonces se quedaron con más carne de la que vendían y ahora están parando todas las ventas”, detalla Tonelli.

“Preveer cómo va a seguir la Hilton es difícil, en noviembre y diciembre los embarques de Hilton van a ser pocos, vamos a tener dos meses o más de muy bajo volumen. Probablemente se vuelva a la normalidad para las Pascuas, que ya van a encontrar a Europa en primavera, con una expectativa de reapertura de restaurantes”, concluye el analista de cara al verano.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *