Por la cuarentena, la moda de los cócteles y tragos se trasladó al hogar



El alcohol es el gran protagonista en la era del coronavirus. La versión en gel mantiene su vigencia desde el inicio de la cuarentena. Pero en el último trimestre, despegaron las ventas de gin, vodka, whisky y otras bebidas espirituosas en supermercados, autoservicios y tiendas de barrio. El dato revela que la afición por los cócteles y tragos se mudó del circuito habitual (bares, boliches y discotecas) a los hogares. “El consumo de alcohol funciona como un ansiolítico y expresa un estado de emoción tras 5 meses de encierro”, interpreta Guillermo Oliveto, director de la consultora W.

El ciclo todavía no finalizó y está en la mira de las principales empresas del sector, entre ellas Pernod Ricard (Chivas, Absolut y Beefeater), grupo Cepas (Jack Daniels, Bombay, Bacardí), Diageo (Smirnoff, Johnnie Walker, Baileys), la italiana Campari, la nacional Dellepiane y también por muchos productores artesanales de espirituosas.

El cambio en la modalidad de consumo surge de las estadísticas. Según Nielsen, la venta de destilados en los súper aumentó 16% en el primer semestre en comparación con el mismo lapso de 2019. Salvo el ron, que registró una caída de 8%, la mayoría ganó terreno: gin (55%), vodka (19%), whisky (15%) y licores (15%). Por su parte Scanntech, que releva tickets en autoservicios y comercios de cercanía, ubica a la mayoría de esas bebidas entre los 20 productos más vendidos en la cuarentena: gin (77%), licores (22,8%) y a las bebidas blancas (5,3%).

Las subas son llamativas, pero los fabricantes aclaran que todavía no compensa los cierres de bares, restoranes, pubs, discos y salones de fiesta, entre otros puntos clave para el consumo de espirituosas. De todas, el gin fue la que más rápido se adaptó al nuevo escenario. “En línea con lo que sucede en Europa y Brasil, donde es la bebida de moda, el gin es la categoría que más está creciendo en Argentina, si bien desde una base muy pequeña”, aclara Inés Caruso, directora de Marketing de Diageo.

La ejecutiva subraya que “es una categoría muy versátil, con una variedad de marcas de gran calidad” y que además “tiene una forma de consumo muy sencilla ya que requiere de muy pocos ingredientes para preparar un buen gin tonic”.

En algún punto, la cuarentena resulta funcional a las aspiraciones de las marcas. “Veníamos trabajando para impulsar el consumo hogareño, en educar y facilitar la preparación de tragos”, completa Teresita Rego, brand manager de White Spirits de Pernod Ricard. Federico Petriella, otro alto ejecutivo del mismo grupo, señala que no todas las categorías cuentan con las mismas facilidades. “Whiskies y vinos también crecieron mucho, porque en estos casos el consumo hogareño es más natural. Se presta para situaciones más íntimas”, explicó.

Los expertos coinciden en que el recorrido de las espirituosas no fue lineal. Al inicio de la cuarentena, en marzo, “la gente se inclinó por comprar lo más básico y teníamos un horizonte más pesimista”, dice Petriella. Después, la curva se disparó y las marcas brindaron. “Comenzaron a crecer las categorías denominadas indulgentes”, finaliza.

Los indulgentes, comenta Oliveto, es uno de los rasgos característicos de la pandemia. “Como ocurre en los países nórdicos o en Rusia, donde la gente pasa entre 6 y 7 meses del año encerrados y beben alcohol, pero mucho”, grafica. “No es lo único. Para hacer más tolerable el aislamiento, las personas recurren a dos clases de placeres. Los dulces en el horario diurno y el alcohol, como ansiolítico nocturno”.

La ingesta hogareña de espirituosas es dispar, tal como revelan las estadísticas. El gin sobresale por su fácil preparación. “La categoría crece en forma constante desde hace 5 años y en la cuarentena fue la que más rápido salió del ámbito del bar”, expresó Juan Faggiolini, del grupo Cepas. El gin tonic es simple de hacer, a diferencia de los tragos basados en el vodka. “Es una bebida más asociada a la previa y su elaboración es más compleja”, dijo el ejecutivo.

En este contexto de restricciones para circular y armar reuniones, los tragos caseros representan un entretenimiento. Las áreas de marketing crearon un concepto acorde: “hometainment”, una palabra inglesa deformada para definir la diversión en el hogar. “Es un consumidor interesado en tratar de disfrutar en casa, degustando whiskies, vinos y experimentando con recetas de tragos para acompañar sus platos favoritos”, ejemplifica Caruso.

Hasta antes de la pandemia, las categorías más instaladas eran el fernet, los aperitivos, el vodka, el whisky y el ron. Con el gin creciendo a doble dígito, pero siempre desde una base muy chica. En la industria estiman que se despachan anualmente 140.000 cajas, un volumen muy inferior al resto de las espirituosas.

Sin embargo, el boom del gin es un fenómeno mundial. “El consumo en la Argentina está muy por debajo de los países europeos. El gin en Europa está instalado desde hace muchos años, hay una enorme variedad y cantidad de marcas”, puntualiza Matías Ugarte, ejecutivo de Dellepiane, la empresa nacional que fabrica el licor Tres Plumas. Ugarte cree que parte del consumo hogareño continuará más allá de la cuarentena. De todos modos, aclara que la costumbre de beber en bares y discos retornará, “pero es probable que el hábito de beber en casa se mantenga”.

Mucho antes de la irrupción del coronavirus, y en paralelo con el despegue del gin, surgieron varios fabricantes artesanales en el país. La pionera fue Príncipe de los Apóstoles, una marca local creada por Renato “Tato” Giovanonni y Adrián Grisman, que elabora la bebida en Mendoza y que hoy produce 20.000 cajas anuales. “A nivel local, distribuimos en bares, restoranes, vinotecas, hoteles y pequeños almacenes gourmet de todo el país y exportamos a 18 mercados”, dice Giovanonni.

El gin ofrece la posibilidad de variar los sabores, una técnica que Giovanonni aprendió en un viaje a Londres. “Allí descubrí una pequeña destilería, que tenía más de 200 años y que funcionaba en un garage muy chico. Posteriormente, realicé cursos de capacitación en Manchester, con el objetivo de producir un gin argentino”, recuerda el empresario.

Sobre la cuarentena, Giovanonni dijo que al comienzo se paró todo pero que desde mayo recuperaron el ritmo normal.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2