Por la crisis del coronavirus, cerró otro bar notable en la Ciudad



“Un histórico bar que casi se pierde y se ganó una segunda vida”. Así describía la página de Turismo del Gobierno porteño a La Flor de Barracas, bar notable de ese barrio porteño que llevaba más de 100 años en la esquina de Suárez y Arcamendia. Pero la crisis del coronavirus​ se lo llevó puesto: el martes los dueños anunciaron su cierre.

Este local se suma a la lista de emprendimientos gastronómicos que tuvieron que bajar la persiana, entre los que se cuentan restaurantes reconocidos como Hong Kong Style y Sottovoce, y bares como Bar Bazul y DeBar. La Flor es el segundo café notable que cierra, luego del bar del hotel Castelar, que discontinuó sus operaciones hace algunas semanas.

Ubicado frente al tradicional Normal 5 de Barracas, el lugar abrió como una fonda en 1906 en la planta baja de un edificio de dos pisos. Siguió la historia de este barrio luego como café, con los nombres de La Puñalada, Tarzán y La Flor de Barracas, en épocas en que las fábricas trabajaban día y noche. El edificio tuvo el mismo dueño por décadas, hasta que en 2009 su viuda lo puso en venta. Otra mujer, María Victoria Oyhanarte, que buscaba una inversión y se enamoró del barrio, lo compró y mantuvo el café, que puso en valor.

Persianas bajas. En el bar notable La Flor de Barracas. (Lucía Merle)

Desde hace cinco años, el bar lo gestionaban el escritor Carlos Cantini con su hermano, su primo y su mujer. “Una familia de profesionales que asumieron el desafío de trabajar juntos para llevar adelante la gestión de un bodegón en los arrabales de Barracas”, se presentaban en la página web de La Flor. En los últimos años, el bar se reinventó como un espacio cultural al tiempo que elevó su propuesta gastronómica rescatando platos de la cocina tradicional porteña. 

“Respetable clientela (porque seremos inclusivos hasta el final): queremos comunicarles que lamentablemente por las razones públicas y conocidas nos vemos obligados a no continuar al frente de La Flor de Barracas. El coronavirus, con la extensa cuarentena que trae como consecuencia, termina de asfixiar nuestra actividad que ya venía herida y era sostenida a costa de un gran esfuerzo familiar”, comienza el texto en Facebook en el que los Cantini comunicaron el cierre.

Según se desprende de ese largo texto, el coronavirus fue un golpe letal a una serie de problemas estructurales y puntuales que enfrentaron. Por ejemplo, señalan, que la avenida Suárez se convirtiera en una vía para camiones y se prohibiera el estacionamiento vehicular y el cierre del CGP4 sobre esa misma arteria “que privó a los comercios de la zona de 3.000 visitantes diarios”.

Los platos sobre la mesa. En el bar notable La Flor de Barracas. (Lucía Merle)

Pero, además, enumeran “índices de inflación descontrolados, servicios que se multiplicaron al infinito, una AFIP que sostuvo un rigor nórdico para contribuyentes de un país descarrilado en su desarrollo y que nos generó multas sin que jamás aceptaran explicaciones, justificaciones ni argumentos sólidos y veraces de defensa. Fue roja directa. Así funcionó. Nunca hubo advertencia, tolerancia, empatía, comprensión ni tarjeta amarilla. Jamás nos preguntó nadie cómo estábamos, qué necesitábamos o de qué manera podían ayudarnos. Fueron todos rectos y duros funcionarios (AFIP, Sindicato, AGC) de un país próspero que exige por lo que (no) brinda”.

Mirá también

“Siempre dijimos que, en verdad, lo que veníamos a hacer era gestionar el acervo de un barrio. Y desde ese lugar es que nos sentimos satisfechos y cumplidos. Creemos haber puesto a la Flor en un lugar de conocimiento entre los vecinos y fuera de Barracas también”, continúa el texto. Entre otros elementos de esa construcción, señalan las milongas, los ciclos de cine y la Biblioteca Impopular Roberto Fontanarrosa a disposición de sus clientes, las actividades con autoridades y el alumnado del Normal N° 5 y con la Junta de Estudios Históricos del barrio, los proyectos en conjunto con la Basílica del Sagrado Corazón y el Hospital Borda, otros referentes de Barracas, las celebraciones del aniversario del barrio y la fecha de su Patrona Santa Lucía.

Los dueños del bar notable La Flor de Barracas, desmontando el emprendimiento. (Lucía Merle)

“Creemos haber creado una mística barrial de la que gran parte de los barraquenses pueden sentirse orgullosos. Tuvimos con ustedes un diálogo personal y en redes que supo generar un código de complicidad y familiaridad. Eso sentimos. Que construimos una familia. Nos propusimos desde un principio que cada uno que ingresara al bar vivenciara momentos relajados, sin posturas, donde se sintieran contenidos, a gusto y partícipes. Pero, por todo lo expresado que no nos permitió formar un colchón de reserva (ni una mantita en el piso) es que todas estas extensas semanas sin ingresos, y la dura proyección, son el soplido final que echa por tierra a cualquier cuerpo, por robusto que sea, que ha sufrido una paliza en una contienda desigual”, remarcan.

La situación de los bares notables es compleja. Como graficaron a este diario los responsables de La Biela y Tabac, su público va a buscar en ellos una experiencia más intangible, que no puede replicarse de ninguna manera con el delivery o el take away: no se va a un bar notable sólo por su propuesta gastronómica, sino especialmente por su atmósfera, por su historia, por sentarse a una de sus mesas.

Mirá también

El Castelar fue el primero en no resistir el impacto como no lo resistió el hotel que lo albergaba, que miró durante 90 años la Avenida de Mayo y recibió huéspedes ilustres como Federico García Lorca. En este caso se sumó el impacto del sector hotelero, uno de los más afectados por la pandemia.

Frente a la emergencia, el Ministerio de Cultura porteño habilitó este año en la convocatoria del Fondo Metropolitano de las Artes, la Cultura y las Ciencias a los bares y cafés notables para que pudieran acceder a un subsidio extraordinario de hasta $ 360.000 por única vez para pago de gastos y servicios “como apoyo a estos sitios que hacen al patrimonio vivo de nuestra ciudad”.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1