Piden llevar a juicio a diez acusados de producir y distribuir pornografía infantil



La Fiscalía General de la Ciudad pidió la elevación a juicio de la causa en la que acusa a diez hombres de producir y distribuir imágenes de abuso sexual de menores. Se trata de una segunda parte de la investigación por la que el año pasado fue condenado a diez años de cárcel Ricardo Russo, el médico del Hospital Garrahan.

Según aseguraron en la Fiscalía, se trata de la causa más grande que se recuerde en la Justicia porteña contra la difusión de pornografía infantil. Las víctimas son, en su mayoría, niños y niñas de entre 2 y 10 años.

La investigación, llamada “Operación Luz de Infancia 3”, tiene más de un año, e incluyó 40 allanamientos en la Ciudad y varias provincias.

Está a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas. Su titular, Daniela Dupuy, le explicó a Clarín que “el pedido de juicio ya fue hecho y estamos a la espera de que se defina la fecha próximamente. Vamos a solicitar condenas altas”. Los pedidos de pena podrían superar los diez años de cárcel.

El más joven de los acusados tiene 25 años, y el más viejo, 70. Se trata, según la Fiscalía Especializada, de “hombres que desempeñan oficios varios, otros tienen un nivel educativo medio/alto, con títulos universitarios, que ejercen sus profesiones, como así también empresarios”.

La investigación produjo unos resultados apabullantes, que asustan: sólo a estos diez acusados, les secuestraron 70.034 videos y 112.808 fotos.

El puntapié de la “Operación Luz de Infancia 3” se dio cuando la Homeland Security de Estados Unidos y la Justicia de Brasil alertaron que, en investigaciones propias, habían detectado que desde unas 60 IP (direcciones online) de Argentina se habían emitido o descargado fotos y videos de abuso de menores.

La causa recaló entonces en la Unidad Fiscal Especializada, organismo creado por el Fiscal General de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques. En conjunto con el Cuerpo de Investigaciones Judiciales, se determinó que 40 de esas 60 IP efectivamente existían: 11 estaban en la Ciudad de Buenos Aires y pertenecían a personas distintas. Las otras 29 aparecían en el Interior. Además, surgió el caso del pediatra Russo, que fue tomado como prioridad justamente por su rol en el hospital Garrahan y el peligro que eso significaba.

Ricardo Russo, durante el juicio en el que lo condenaron a 10 años de cárcel. Foto: Maxi Failla

Entre esos 11 están los diez que ahora irán a juicio. El restante es un hombre que reconoció su culpa y, en un juicio abreviado, recibió una condena a cinco años de prisión, según informaron en la Unidad Fiscal Especializada.

En el marco de la investigación, se realizaron 11 allanamientos en la Ciudad y 29 en el Interior: 12 en la Provincia de Buenos Aires, cuatro en Santa Fe, y el resto en Catamarca, Chaco, Entre Ríos, La Pampa, Mendoza, Río Negro y Santiago del Estero. Las investigaciones en cada uno de esos distritos continúan en marcha.

En todos los casos, el tráfico de imágenes se hacía mediante plataformas del tipo P2P, principalmente con el programa E-mule.

Tanto esta investigación como la que terminó con la condena de Russo, y muchas otras que la Unidad Fiscal Especializada tiene en marcha, confirman que el tráfico de imágenes de abuso sexual de menores es un delito mucho más expandido de lo que se pueda sospechar, con vinculaciones internacionales y miles de videos y fotos de víctimas. Funcionan verdaderas redes de pedófilos, que se contactan entre ellos para pasarse los archivos digitales, pero a la vez se reclaman la producción de nuevas imágenes.

De tantos casos, hasta se puede trazar un “perfil” de las personas que cometen este delito. “En el 99% de los casos son hombres, y las víctimas pueden ser niños o niñas, indistintamente. Suelen tener una personalidad disociada, funcionan en la sociedad normalmente y sin despertar sospechas. En general se desempeñan en tareas que les permiten estar en contacto con los chicos”, explicó la fiscal Dupuy. También es muy común que abusen de menores de su familia, o de los hijos de allegados o amigos.

Un ejemplo del tamaño de la amenaza de la pedofilia. En 2013, una ONG holandesa llamada “Terre des hommes” creó una niña virtual, llamada Sweetie, que se conectaba en chats de adultos: en menos de dos meses identificaron a más de 1.000 adultos de 71 países que le habían ofrecido dinero para tener sexo online vía web cam.

Para denunciar

Cualquier persona que tenga información o sospeche de un caso de abuso de menores se puede contactar con la Fiscalía General de la Ciudad a través de la página www.mpfciudad.gob.ar o al 0800-33-FISCAL (347225).

El médico Russo, condenado y sin domiciliaria

En mayo del año pasado, Ricardo Russo entonces jefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan fue detenido, acusado de producir y distribuir material de pornografía infantil. Se trata de un reconocido especialista que durante 26 años trabajó en ese centro de salud.

De la investigación surgió que tenía imágenes de más de 1.500 niños, niñas y adolescentes en situaciones de abuso sexual. Algunos de esos videos fueron producidos dentro del Garrahan.

Dos meses después del arresto, fue condenado a 10 años de prisión, que está cumpliendo en el penal de Ezeiza. Russo, que sigue afirmando que es inocente, espera que se resuelva la apelación de su caso. Mientras tanto, la Justicia le negó la prisión domiciliaria que había pedido por la situación con el coronavirus.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1