Pésima noticia para Donald Trump: renunció su asesora estrella un día antes de que arranque la Convención Republicana



La Convención republicana comienza este lunes con una pésima noticia para Donald Trump: Kellyanne Conway, una de sus más fieles y antiguas asesoras en la Casa Blanca y jefa de su victoriosa campaña de 2016, anunció sorpresivamente que abandona su trabajo a pocas semanas de las cruciales elecciones del 3 de noviembre.

Conway, que se desempeñó como asesora especial del presidente desde que Trump asumió en 2017, anunció en un comunicado el domingo a medianoche que dejará la Casa Blanca a fin de mes, por “razones familiares”.

Es una pérdida muy sensible para el presidente porque se va una persona de extrema confianza que pasaba horas en la televisión con la dura tarea de defender cualquier declaración o posición del presidente.

Kellyanne Conway con Trump, la noche en la que él juro como presidente 45° de EE.UU. Foto: EFE

Pero, sobre todo, era alguien que tenía la experiencia de haber comandado la campaña de Trump en 2016, la primera mujer en llevar a un presidente de los Estados Unidos a la Casa Blanca, en el momento que más la necesita.

Los motivos detrás de la decisión

En Washington están bien al tanto de las “razones familiares” de Conway. Es que su marido, George T Conway III, un abogado conservador, se había convertido en un feroz crítico público del presidente e incluso había formado un grupo con republicanos disidentes –el llamado Lincoln Project—con el objetivo de impedir su reelección en noviembre.

Su furia contra Trump era visible en las redes sociales y llegó a decir que el presidente no estaba mentalmente capacitado para ejercer su cargo. Como era de esperar, varias veces Trump lo atacó por Twitter diciendo que era un “perdedor”.

Kellyanne Conway solía apagar los incendios de su jefe en TV. Foto: Polaris

Este matrimonio de perfil tan públicamente opuesto recordaba a uno muy famoso de la campaña de 1992, cuando el estratega del candidato Bill Clinton era el demócrata James Carville (el que acuñó la frase “es la economía, estúpido”) y la de George Bush padre era la republicana Mary Matalin. Todos en Washington imaginaban las peleas que tendrían por las noches, pero pese a eso hoy siguen juntos.

Parece que estos días hubo un pacto matrimonial entre los Conway porque el mismo domingo por la noche George también anunció que dejaría su rol en el Lincoln Project y que se tomaría un descanso de Twitter, desde donde atacaba al presidente.

Kellyanne anunció su decisión al presidente el domingo. En el comunicado de renuncia dijo que tanto ella como su marido habían tomado la decisión basándose en lo que creían mejor para sus cuatro hijos.

Con los zapatos en el sillón del Salón Oval. Foto: EFE

“No coincidimos en muchas cosas”, escribió sobre su marido y ella, “pero lo que nos une y lo que más nos importa son los niños”. Una de las hijas adolescentes del matrimonio había llamado la atención los últimos tiempos en las redes sociales porque se mostraba molesta con el rol de sus padres en política. Incluso había manifestado su oposición a que su madre hablara en la Convención Republicana. La chica también dijo este domingo que se retiraría de las redes por un tiempo.

En vísperas de la Convención

En anuncio de la asesora llegó justo en la antesala de la Convención Republicana, cuando Trump necesita desesperadamente remontar en las encuestas ya que va unos 7,6% abajo del demócrata Joe Biden, según el promedio nacional de encuestas de RealClearPolitics, aunque algunos sondeos lo acercan a un 4%.

Kellyanne estuvo involucrada en la organización de este evento, que se realizará en forma virtual, y ella misma tiene programado pronunciar un discurso el miércoles sobre el tema de los “héroes de todos los días”.

AFP

Pero su visión y experiencia en la campaña era importante. Los estrategas de Trump buscaron convencerla de que se tomara una licencia en la Casa Blanca para poder abocarse a recorrer los estados más disputados, pero ella rechazó la idea, diciendo que no se veía en este momento lejos de su familia.

Kellyanne ha sido siempre muy leal al presidente y era la persona que recorría los medios para apagar incendios de su jefe. Su nombre estuvo en boca de todos a pocas horas de asumir su cargo, cuando salió a defender al portavoz de Trump, Sean Spicer, que dijo que la ceremonia de asunción del presidente había tenido la audiencia más grande de la historia, cuando era evidente que así no había sido.

20.000 mentiras

Ella fue la que dijo que Spicer estaba utilizando “hechos alternativos”, una frase que se ha convertido un sello de la administración de Trump, que cuenta en su haber 20.000 mentiras desde que asumió hasta el mes pasado, según un conteo de The Washington Post.

La visión y experiencia de Conway en la campaña era importante. Foto: EFE

Signada por el coronavirus, la Convención republicana tendrá su primera jornada en Charlotte, North Carolina, con solo una porción de los delegados de los estados que votarán por la nominación de la fórmula. Trump estará presente y se estima que lo hará de alguna y otra manera en todas las jornadas.

Los protagonistas serán en realidad su familia porque durante los cuatro días hablarán la primera dama Melania y los hijos presidenciales Ivanka, Donald Jr, Eric y Tiffany. El miércoles aceptará la nominación el vice Mike Pence y el jueves cerrará la fiesta el presidente desde la Casa Blanca, con fuegos artificiales en Washington.

A la fiesta ya casi no asistirán republicanos tradicionales sino que se verá colmada de “trumpistas”. El presidente buscará movilizar a sus bases más conservadoras del interior del país, acusando a los demócratas de promover ideas “socialistas” o de “extrema izquierda”, aunque la fórmula Biden-Harris es más bien moderada y con buena sintonía con Wall Street.

Kellyanne Conway, la creadora de la frase “hechos alternativos” de la gestión Trump. Foto: Reuters

Pero Trump, según dijo, buscará dar un mensaje de optimismo para los tiempos que vienen. Dirá que la economía del país se está recuperando y que los empleos están comenzando a reverdecer, que ha retirado tropas de Afganistán y que está ganando la guerra comercial contra China, más allá de si realmente es cierto. Resaltará, sin dudas, que ha nombrado a dos jueces conservadores en la Corte Suprema, un tema muy importante para sus bases.

Trump necesita igualmente llegar a parte de los sectores independientes si quiere conservar la Casa Blanca. En ese sentido, los demócratas se anotaron puntos al tener entre sus oradores a varios republicanos que llaman a votar por Biden porque están desencantados con Trump.

Según se pudo ver en la agenda que están manejando los republicanos –no cerrada aún—, por ahora no hay disertantes demócratas que se hayan cambiado de bando.

Washington, corresponsal

Mirá también Mirá también

A.P.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2