Paula Pareto se aseguró una medalla en su regreso al judo tras 14 meses



Paula Pareto pasó 14 meses lejos del tatami. Desde aquel séptimo puesto en el Mundial de judo de Tokio, semanas después de no poder luchar por la medalla en los Juegos Panamericanos de Lima, la Peque no había vuelto a competir. En octubre del 2019 se operó de hernia cervical y el coronavirus irrumpió cuando en marzo de este año se preparaba para participar del Grand Slam de Ekaterinburgo en Rusia y la pandemia la obligó a recluirse en Argentina. Hasta este viernes.

En Hungría, la primera campeona olímpica de la historia del deporte argentino -lo logró en Río 2016- y actual 14° del ranking mundial y olímpico reapareció en el Grand Slam de Budapest y ya se aseguró una medalla, al haberse metido en la final de la categoría hasta 48 kilos, que se disputará alrededor de las 12 de la Argentina y podrá seguirse en el streaming del sitio oficial del torneo y en TyC Sports.

Acompañada al costado del tatami por su inseparable entrenadora, Laura Martinel, Pareto, de 34 años, superó a cada una de sus rivales. La primera fue la belga Anne Jura, de 28 años y 43° del mundo, a quien venció por ippon. Luego superó a la española Laura Martínez Abelenda -octava del mundo y de 21 años- también por ippon para ganar el Grupo D.

En las semifinales, entonces, se encontró con la serbia Andrea Stojadinov, quien se había impuesto a sus rivales en la zona C. En un combate cerradísimo, la europea arrancó con una penalización. Pareto, asimismo, fue penalizada cuando le dobló el hombro en una toma y le pidió perdón a su rival, mostrando la preocupación de su otra faceta, la de una médica traumatóloga.

Antes del límite, en la última oportunidad, la argentina consiguió el waza ari para ganarle a la 38° del mundo, 14 años menor que ella. Su rival en la final será la kosovar Distria Krasniqi, de 24 años, segunda del ranking y ganadora del Grand Slam de París en febrero. 

Pareto, 14° en el ranking mundial con 2.920 puntos, conquistó diez Grand Slams en su carrera, ganó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y la medalla de oro en los de Río de Janeiro 2016 y busca clasificarse a Tokio 2020. Para eso, tendrá tiempo hasta el 28 junio de 2021.

Durante la pandemia, la Peque trabajó en el hospital de San Isidro, donde es médica traumatóloga, pero nunca dejó de entrenar. Lo hizo en su casa, en el Cenard y también dentro de una “burbuja” en Santa Teresita, junto al seleccionado femenino, Martinel y el entrenador Ariel Sganga.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *