Pasan cosas raras en esta cuarentena



Alberto Fernández se está ocupando de probar lo que él mismo dice y que finalmente depende de él: la cuarentena no tiene plazos. Cada vez que está a punto de terminar, la prorroga. Lo que era cuarentena ya es ochentena y con la nueva ampliación se habrá comido tres meses y el otoño completo.

La prolongación no es novedad. La novedad es que esta fase será de tres semanas en lugar de dos. Por toda explicación, Fernández dijo que era porque renovar cada 15 días angustia a la gente. Pregunta: ¿Qué va a hacer cuando la gente empiece a angustiarse a los 21 días? Respuesta: buscar otra explicación.

Otra novedad: al presidente se lo notó claramente cansado. Venía de estar cuatro horas escuchando a los gobernadores y encima lo esperaba Kicillof. Tal vez por eso habló bastante menos: fue casi un presentador de Larreta y Kicillof. Le preguntaron si conversaba con presidentes de la región. Sorprendió que dijera que no. Y sorprendió más que dijera que lo había llamado el uruguayo Lacalle y que aún no le había contestado.

Mirá también

Fernández no perdió el tono profesoral y Larreta no perdió la gestualidad actoral para mostrar que había ido con los deberes hechos. Se proponía que el presidente le aprobara relajar la cuarentena y lo consiguió. Kicillof se proponía que el presidente le aprobara mantener el rigor de la cuarentena en el GBA. También lo consiguió.

Larreta explicó que los contagios en Ciudad se mantienen en torno a los 400 diarios y que después de aislar en hoteles a unos 2.000 vecinos, la curva en la villa 31 va fuerte para abajo. También dijo que en la 1.11.14 suben un poco pero la tendencia se mantiene estable. Una novedad más: Kicillof no atacó a Larreta. Habían acordado días antes bajar las hostilidades.

-Estoy en la Capital ¿Estás para un café?, preguntó Kicillof. -Venite, respondió Larreta.

Se vio que Kicillof con Larreta había cambiado. Siguió igual en eso de hablar mucho y a los gritos. Habla como si estuviera en una asamblea estudiantil y sin micrófono. El que también siguió igual con sus predicciones funerarias fue el ministro Gollán. Ahora anunció que si se abre la cuarentena, en julio estallará el sistema de salud. Primicia de Gollán: se viene otra prórroga de la cuarentena.

Mirá también

Ahora, primicia de Kicillof: dijo que el coronavirus “no es una enfermedad que sea bueno contraer”. Pregunta: ¿Qué enfermedad sería bueno contraer? Respuesta pendiente para la próxima prórroga.

Hay otras cosas raras en esta cuarentena, como el protocolo para salidas que redactaron en Tigre y reveló Marcelo Longobardi en Mitre. Lo llamaron Protocolo Municipal de Inicio de Salidas Saludables Administradas y es tan largo como el nombre: 13 carillas que cuentan por qué las autorizan, con datos de UNICEF y opiniones de psiquiatras. Cuando hablan de los permisos concretos, es pura confusión. Hay un embrollo de calles donde se puede andar. Y otro embrollo que es un acertijo: se puede salir de lunes a viernes pero tiene que coincidir la terminación del DNI con el día. O sea, no se puede salir. La cuarentena da para todos y todas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1