Otras luces de Buenos Aires: vitrales porteños de colección



No podemos ir a verlos por la cuarentena en medio de la pandemia del coronavirus. Pero es claro que el Teatro Colón (1908), uno de los espacios emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires, es majestuoso por donde se lo mire. Así que no cuesta mucho evocar sus maravillas. Por ejemplo, el vitral imponente -de unos 4 metros de diámetro- que corona el hall central. Se abre en ocho gajos y, entre flores y más flores, expone figuras femeninas de aires neoclásicos que tocan instrumentos musicales, bailan o llevan plumas para escribir. Representan a musas de Apolo, el dios de las artes de los griegos antiguos.

Encandila. Sin embargo, esa pieza, llamada “sombrilla” o “mandala” por su forma, es, tal vez, una de las “pinturas de luz” menos conocidas de Capital. 

Clarín le dedicó esta nota GPS a ese y otros vitrales del Teatro Colón. Todos fueron creados en la Casa Gaudin de Francia, en 1907, con vidrio artesanal, y su restauración fue realizada durante la puesta en valor de la institución entre 2003 y 2010. Se puede leer “Gaudin”, la firma, en los trabajos que se exhiben camino al Salón Dorado, como indican los documentos sobre la restauración y ensayos -hay muy pocos referidos a los vitrales- que acercó a este diario Alejandra Balussi, bibliotecaria del Teatro. Pero hay más de estas “luces porteñas” para conocer y valorar.

Maravilla. El gran mandala del Teatro Colón. / Constanza Niscovolos

Mirá también

Saludos a Cupido. Durante una visita escolar, frente al vitral que muestra a Cupido en su medallón central en el Teatro Colón. /AP

Mirá también

Cupido. Está en el medallón del centro del vitral. En la textura del verde, el restaurador Subirats evoca las pinceladas de Van Gogh. / Constanza Niscovolos

Mirá también

Firma. En los vitrales, de la Casa Gaudin de París en el Teatro Colón./ Constanza Niscovolos

Los vitrales son claves en los templos. Se usaron para contar historias y evangelizar y para crear atmósferas sosegadas -que ameritan otras notas GPS-. Y en la Ciudad de Buenos Aires también se lucen en palacios, casonas y confiterías señoriales: desde la Del Molino (1916), frente al Congreso. hasta Las Violetas, de Almagro, donde se convirtieron en su símbolo e imán. Lo mismo ocurre en el Café Tortoni (1848, el más antiguo en pie), de Avenida de Mayo al 800, o en la Ex Munich (1927), hoy Museo del Humor en la Costanera Sur.

Confitería Del Molino. La restauración de los vitrales, en 2019. /Archivo

Mirá también

Puede que no todas estas “luces porteñas” deslumbren por igual. Pero vale la pena redescubrirlas. Las del Teatro Colón, gran joya, suelen imponerse. Ofrecen mucho para resaltar. Otro ejemplo: recrean con “preciosismo” obras de los franceses Hubert Gravelot y Charles Cochin, los grabadores del Iluminismo -dado que, a grandes rasgos, en el siglo XVIII, el del apogeo de la “diosa razón” y la Revolución Francesa, ellos reemplazaron las alegorías religiosas por motivos con significados claros, que se pudieran deducir, sin resignar belleza-.

Las Violetas, Emblema del barrio porteño de Almagro./Archivo Clarín

Mirá también

Sin embargo, en conjunto, todos los vitrales que aparecen esta nota GPS iluminan el patrimonio artístico y arquitectónico de la Ciudad de un modo poco habitual. Son preciosos y hacen incluso más que decorar: son ya marcas de identidad.

Señorial, Uno de los vitrales del Tortoni, clásico porteño. /Archivo Clarín

Mirá también

Los 5 elegidos:

1) “La Fecundidad” del Teatro Colón. Esta obra mide 9 por 2,80 metros y está a 12,5 metros del suelo. Amerita más que ninguna un largavista: en el campo que muestra el medallón central, evoca -para algunos expertos- las pinceladas espesas del pintor Vincent Van Gogh.

Primavera. Detalle del vitral que la representa, en el Teatro Colón. / Constanza Niscovolos

Mirá también

2) Homero del Teatro Colón. El poeta -con la lira- recita los versos de La Ilíada, la historia de la guerra de Troya, ante guerreros, mujeres y chicos. Este vitral, de 8 metros cuadrados, está subiendo al Salón Dorado por la escalera del lado de Viamonte. Los gestos impactan.

Poeta. Homero, con una lira, frente a un guerrero, recitando memorias de la guerra de Troya en el Teatro Colón. / Constanza Niscovolos

3) Safo del Teatro Colón. Este vitral muestra a la gran poetisa griega antigua, recitando un homenaje a Apolo -lo evoca una estatua que aparece en la escena-, acompañada por músicos, en una especie de ceremonia sacra. Está subiendo la escalera, como el del ítem previo, pero del lado de Tucumán.

Safo. En un homenaje a Apolo es una de las joyas que decoran el Teatro Colón. Constanza Niscovolos

4) En Las Violetas. Durante la restauración iniciada el año pasado en ese ícono del barrio porteño de Almagro, expertas comenzaron a desterrar algunos mitos de estas pinturas, entre ellos, que su origen es francés. Según contó este diario, las especialistas que trabajaron en esta Confitería indicaron que fueron creados en los talleres que el pintor catalán Antonio Estruch tenía en San Telmo, con materiales de fabricación nacional.

En obra. Durante 2019, restauraron vitrales de Las Violetas, que datan de los años 40. /Archivo

Mirá también

Estiman que los vitrales de la Confitería Las Violetas datan de principios de los años 40. Además de los tres principales, hay tres aleros: uno en cada puerta y otro en la ochava. También, cinco en una guarda detrás de la barra, otros pequeños distribuidos entre los más grandes y uno en el baño que se diferencia de todos los demás “en estilo y período, y que es el único que tiene firma”. 

Clásicos. Y bucólicos son algunos de los motivos de los vitrales de Las Violetas, un clásico de Almagro y de la Ciudad. / Néstor García

Mirá también

5) En la ex Munich. Realizada en 1927 por Andrés Kálnay (actual Croacia, 1893-Buenos Aires, 1982) como sede de una cervecería del empresario catalán Ricardo Banús, la antigua Confitería Munich sería la más top de la por entonces top Costanera Sur. Para edificarla hubo que afirmar la tierra ganada al río y no escatimaron en la decoración. Tardaron menos de cinco meses en terminarla. Combina Art Decó de impronta francesa e influencias “imperiales” vienesas y checas. Cómo no iban a maravillar los miradores al río, las esculturas y los vitrales del lugar. Muchos de sus motivos decorativos aluden a la cerveza, hasta de forma indirecta. Ejemplo: los monjes que se supone que recuerdan a italianos que crearon un tipo de cerveza negra en Baviera. La Munich cerró en los años 70. Tras ser sede del Museo de Telecomunicaciones y la Dirección General de Museos porteña, desde 2012 alberga al Museo del Humor. En Avenida de los Italianos 851.5 6) En el Café Tortoni

Antigua Munich. Los vitrales, en la casona de 1927, hoy Museo del Humor. / Diego Waldmann

Mirá también

6) En la Confitería del Molino. Los restauradores de esta joya porteña, ubicada en Rivadavia y Callao desde 1916 -abandonada, en ruinas, durante 20 años, hasta el inicio del proceso de puesta en valor en 2018-, indicaron que cuenta con 40 vitrales y 1.215 paños que los forman y que pueden medir desde 20 por 40 centímetros hasta casi 1,70 metro por 80 centímetros. Se trata dos horizontales en el techo, 19 verticales, 18 luminarias y la marquesina exterior, que incluye 575 paños.

Escena. En la Confitería del Molino, de 1916. /Archivo

Mirá también

El origen los vitrales del la Confitería del Molino está en investigación. Se sabe que Francisco Gianotti, el arquitecto que diseñó el edificio, encargaba trabajos a su hermano Juan Bautista, pintor y diseñador que se había especializado en Bruselas y había instalado una empresa en Buenos Aires. Pudo haber traído vidrios desde Bélgica o desde Francia.

Sobriedad geométrica. En la Confitería del Molino, ícono del Art Nouveau , conviven estilos./Archivo

Muchos vitrales del Molino cuentan una historia. Incluyen, por ejemplo, escenas que remiten a Don Quijote. ¿La razón de esa alusión? Otro misterio a develar.

js

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1