Otra historia de transformación en cuarentena: cerró su peluquería en Caballito y cortará el pelo sobre ruedas



El cartel sorprendió a los vecinos. Sobre la calle Rivadavia, el local de Diego Suárez se había vuelto un clásico del barrio. A su dueño se lo veía siempre en el primer puesto de trabajo, cerca de la caja y la vereda. Eran habituales las charlas con clientes y clientas, alguna que otra anécdota sobre Caballito y los comentarios inevitables sobre San Lorenzo o el fútbol en general. Entre los clientes había algún que otro jugador del Ciclón. Y también personajes famosos de la zona.

Pero llegó la pandemia de coronavirus​ y, luego de 26 años en el barrio, repartidos entre el local de Rivadavia y otro más cerca de la calle Avellaneda, Suárez pegó un vinilo en el vidrio para contar que ya no volverá a abrir.

“Cerramos nuestras puertas porque tenemos nuevos sueños y proyectos que cumplir y vamos tras ellos como lo hicimos con esta peluquería. ¡Gracias a nuestra enorme clientela por estos 26 años de apoyo incondicional! Diego Suárez”.

Eso dice el cartel que se lee desde la vereda. El nuevo proyecto no es otra cosa que una peluquería móvil, sobre ruedas, que está terminando de armar en un taller. Y ya tiene un nombre que se puede buscar en la web y en las redes sociales y un trailer que estará listo en poco tiempo más: Hair on Wheels. La idea tiene antecedentes en otras ciudades del mundo, pero casi no se vio acá.

Como sucede con tantos otros peluqueros de la Ciudad (se calcula que hay más de 6.000 locales del rubro), entre cliente y profesional se desarrolla una relación casi de confidentes. Y la pandemia, además de otras actividades no esenciales, suspendió ese vínculo que a la gente le hizo crecer el pelo más de la cuenta y a los peluqueros perder ingresos y hasta cerrar, o tomar decisiones que implican cambios y transformaciones.

Diego Suárez cerró su peluquería en Caballito y emprendió un proyecto para cortar el pelo sobre ruedas.

“Tengo fe en que que voy a andar mejor. Los últimos tiempos fueron duros, muy duros. Siempre traté de hacer las cosas bien, di mucho trabajo. Y se complicó”, le dice Suárez a Clarín. Porteño, de Floresta, ahora vive en la zona de Canning. Y allí es adonde dirigirá su trailer para cortar el pelo en barrios cerrados de esa localidad, y también en San Vicente y Cañuelas.

“Decidí un cambio de vida. Es para mejor. Estoy muy fuerte para encarar esta nueva etapa. A la peluquería en Caballito le dediqué 26 años, diez horas por día. Y ahora llegó el tiempo de cambiar. Al barrio voy a seguir ligado. Veré de qué forma puedo también trabajar allí, al menos algunas veces por semana. Me estoy organizando”, cuenta Suárez. En el trailer prevé aplicar todas las medidas de seguridad dispuestas en tiempos de pandemia, con mecanismos para sanitizar instrumentos, sillones y elementos de trabajo. Además, sólo podrá ingresar una persona.

Diego Suárez cerró su peluquería en Caballito y ahora cortará el pelo sobre ruedas. Está construyendo un trailer para trasladarse y trabajar en diferentes lugares.

Como a tantos otros comerciantes, el devenir de la pandemia lo hizo notar situaciones que fueron surgiendo. Hace unos años, Suárez decidió ampliarse y alquiló el local junto a su peluquería de siempre. Lo remodeló y sumó servicios. Pero el año pasado, crisis mediante, decidió cerrarlo y achicarse otra vez. Como a tantos otros, también lo afectaron la disminución de los ingresos y la falta de dinero en el bolsillo de la gente, “que cuando tiene, quizá va una vez por semana a la peluquería, pero que en tiempos más difíciles es lo primero que suspende, y entonces va una vez por mes”, grafica sobre su experiencia.

“Además, con los nuevos protocolos la rentabilidad iba a bajar más todavía. Con lo que pago de alquiler, más otros costos, los servicios y los impuestos, no me iban a cerrar la cuentas. Sobre todo después de estar tanto tiempo sin trabajar. Así que decidí pegar el volantazo, y estoy seguro de que no me voy a equivocar”, se esperanza el peluquero, que heredó el oficio de su padre. Y agrega: “Lo único que quiero es laburar, no tengo problemas en poner el cuerpo. Mientras tenga energías lo voy a hacer”.

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *