Murió Sergio Valenzuela, el dirigente gremial de una célebre frase de Raúl Alfonsín



Le decían “esqueleto” desde muy chico, pero quedó en la historia de la política argentina porque, en un acto, un Raúl Alfonsín enfurecido lo llamó “gordito”. Sergio Valenzuela murió a los 66 años tras estar internado más de tres semanas por coronavirus.

“A vos no te va tan mal, gordito”, le dijo en un acto el ex presidente radical luego de que el gremialista le gritara: “Tenemos hambre”. Fue en 1987 en Chos Malal, norte de Neuquén. La frase quedó en la liturgia política nacional. Valenzuela, actualmente, era un histórico dirigente del gremio ATE Cutral Co-Plaza Huincul.

“Es una lástima que el COVID se haya llevado a un compañero”, dijo el titular de ATE Neuquén, Carlos Quintriqueo, a LM Neuquén. 

Añadió: “Desde ATE estamos trabajando en la concientización de cuidarnos. Sergio era una persona de riesgo y tuvo la mala suerte de contagiarse. Por eso insistimos en que los que somos de riesgo que se cuiden, y los que no son también, porque tiene que evitar contagiar a los demás”.

Tras el cruce con el ex Presidente en 1987, el gremialista fue acusado de “desacato al presidente” y se pidió su detención. Sergio Valenzuela estuvo escondido por miedo, pero luego se entregó y estuvo 10 días detenido.

¿En qué contexto había ocurrido el incidente con Alfonsín? En esa época el gremialista tocaba el bombo en una agrupación de seguidores del club deportivo Alianza de Cutral Có. Distintos partidos políticos los convocaban para crear ambiente de cancha. Tenía ocho hijos y no tenía trabajo.

En el club de Cutral Có. Valenzuela vendía gorros y vinchas de River, Boca y la Selección. Foto de octubre de 2019. Imagen: Fernando Ranni

Cuidaba a sus 8 hijos en uno de los barrios más pesados de su localidad. Se ganaba el pan haciendo changas. El bombo era una, limpiar patios, pintar casas, vender cobre y aluminio, amasar pan, algunas de las otras.​

Valenzuela no recuerda hoy si lo habían empleado para apoyar o silbar al mandatario. “Yo en esa época no sabía lo que era una organización sindical y de política no sabía nada. No sé si estaba a favor o en contra, tampoco me importaba, yo tenía problemas de plata, laburo”, le contó en 2019 a Clarín.

Y luego pasó la escena que le cambió la vida. “Yo le estaba diciendo de todo: ¡tenemos hambre! No paraba de putearlo y gritarle que no había comida, no había trabajo, yo estaba ahí y me dije ¿cuántas veces voy a tener la oportunidad de encontrarme con el presidente? Porque eso lo sé, cuando son candidatos los ves y después no los agarrás nunca más”, recordó.

“Luego de ser declarado en desacato me escondí porque tenía miedo. Yo era una persona humilde, trabajadora. Esa situación me puso mal, mis hijos estaban asustados. No es que me fugué, sino que no sabía qué iba a pasar”, dijo también en el programa de Mirtha Legrand.

En 1993 un productor de Jorge Ginzburg lo llamó a Cutral Có y le propuso juntarse en los estudios con Alfonsín, ya entonces ex mandatario argentino.

La reunión ocurrió en el programa “Peor es nada” que conducía el humorista. Ambos se disculparon mutuamente en cámara.

Aquel día, Alfonsín le dio a Valenzuela su dirección postal para que se comunique ante cualquier problema. El ex presidente radical le terminaría enviando plata los años siguientes.

Cuando el 31 de marzo de 2009 se enteró de su muerte, Valenzuela sintió que había perdido a un amigo.​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *