Murió Margarita Paksa, pionera del arte conceptual en la Argentina



Margarita Paksa, precursora del arte conceptual en la Argentina, murió este domingo a los 88 años.

En los acelerados años sesenta formó parte del grupo de artistas de la calle Florida que, desde estilos heterogéneos, cambiaron la escena artística argentina. En su caso, lo hizo con el arte multimedia y el uso de la ciencia y la tecnología. 

“RIP Margarita Paksa, artista de la generación del Di Tella. Su nombre es esencial a la historia del arte que se escribe desde distintos lugares y en muchos idiomas”, la definió este domingo Gabriela Rangel, directora artística del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

Margarita Paksa experimentó antes que nadie con el cruce entre arte y tecnología.

Nació en Buenos Aires, en 1932. Hija de inmigrantes del Imperio Austrohúngaro, en la escuela primaria descubrió su vocación artística y la luz como forma de expresión.

“Tiene mucho que ver un profesor de la escuela Cangallo. Me hacía pasar al pizarrón para que yo dibujara una tacita, que estaba iluminada de un lado y su imagen se proyectaba del otro. Era un placer muy grande, esto me definió”, le dijo al programa Yo-Yo Autorretrato de Artista, en 2003.

Mirá también

Realizó su primera muestra en 1964. Eran tiempos de arriesgadas apuestas estéticas y radicalización política, en la Argentina como en otros países. Tras su llegada al Instituto Di Tella, Paksa se erigió como una pionera del arte conceptual.

En diálogo con Clarín, recordaría más de cuatro décadas más tarde: “Todo se dio vertiginosamente y lo vivimos como una vorágine”. En aquellos tiempos, rememoró, quería romper con la “gestualidad del informalismo” y con “la tradición ilusionista que arrastraba la pintura”.

Allí experimentó con el arte visual multimedia. Y exploró el cruce entre tecnología, arte y política.

Arte, tecnología y política, un cruce en el que se destacó Margarita Paksa. (Foto: Luciano Thieberger)

Paksa está asociada a emblemáticas obras e instalaciones de aquellos años de denuncia contra la dictadura de Juan Carlos Onganía. En 1966 participó de “Homenaje a Vietnam”. Y en 1968 formó parte de “Tucumán Arde”, la experiencia colectiva presentada en las sedes de la “CGT de los Argentinos” en Rosario y Buenos Aires, junto con León Ferrari, Juan Pablo Renzi y Graciela Carnevale, entre otros.

Mirá también

Por entonces, ese grupo de artistas llevó adelante “Las fuentes rojas” para conmemorar al Che Guevara un año después de su muerte. Con la introducción de anilina roja, buscaban teñir el agua de varias fuentes de la Ciudad de Buenos Aires. El intento no prosperó: el sistema de renovación de agua diluía rápidamente la tintura.

“La política siempre está metida en nosotros, de una manera muy fuerte y cruel. Forma parte de nuestro cuerpo y pensamiento. Así como yo adoro la desmaterialización, no puedo evitar meterme intensamente en la política”, explicó recientemente en el Centro Cultural Recoleta.

Margarita Paksa, artista paradigmática de los años 60 y de la vanguardia del arte conceptual. (Alejandro Santa Cruz/Télam)

“Algunos dijeron ‘qué política, ni ocho cuartos, yo sigo en la Torre de marfil’, cosa que yo desdeñaba. Entonces está el conflicto: una parte de mí responde políticamente, la otra parte responde a mis deseos estéticos. Tratemos de conjugar esas dos cosas”, concluyó.

Sus estudios sobre la luz y el sonido derivaron en “Tiempo de Descuento, Cuenta Regresiva, la Hora O” (1978), considerada una de las primeras obras de videoarte en la Argentina.

Margarita Paksa, una de las pioneras del arte conceptual en la Argentina. (Luciano Thieberger)

Fue galardonada en varios países, incluido Canadá, donde trabajó y vivió de forma temporaria.

En 2013, el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA) le dedicó una muestra retrospectiva.

Mirá también

Al conocerse la noticia de su muerte, en las redes sociales se multiplicaron los mensajes de dolor. No solo destacaron su obra artística. También recordaron su legado como docente, en la Universidad Nacional de las Artes (UNA) y en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Algunos de sus trabajos se podían apreciar en la exposición “Scripta Manent”, en la galería Herlitzka + Faria, en la Ciudad de Buenos Aires, en marzo pasado, cuando la cuarentena por coronavirus obligó a cerrar las puertas de ese centro artístico.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *