“Muni” cumple 100 años: el club que cambió su nombre varias veces y transformó el norte de la Ciudad



Cañas, matorrales y tierras fangosas, acunados por la marea del Río de la Plata. Ceibos asomando en las orillas, con sus flores carmín recostadas casi sobre el agua. Sauces gigantes, mecidos por el viento. Cien años atrás la postal de la ribera, a la altura de Núñez, explotaba de colores, bucólica; de una naturaleza tan salvaje que hoy cuesta imaginar. Vital en la configuración de aquella costa que fue también balneario de los vecinos de la Ciudad. Allí mismo, en esos terrenos, se inicia la historia de “Muni”. Un club atravesado por las transformaciones. En plena pandemia por coronavirus, y en cuarentena, festeja su centenario.

En estos días las redes sociales del Club Ciudad de Buenos Aires comenzaron a recibir los saludos de sus deportistas más famosos. Uno de esos reconocimientos vino de parte del basquetbolista Luis Scola. Es uno de los más renombrados deportistas argentinos, quien fue formado en “Muni”. En una entrevista con Olé, su ex entrenador recordó que “su último año en el club era para sentarse y disfrutar viéndolo jugar. La volcaba hacia adelante, hacia atrás, jugaba, hacía jugar a sus compañeros. Realmente tuve la suerte de haber estado ahí y tenerlo yo. No creo que salga otro como él”, dijo Adrián Amasino, quien hoy es coordinador de básquet en Ciudad.

Carla Rebecchi -integrante de Las Leonas y multicampeona de hockey- será una de las embajadoras durante estos festejos, igual que Marcelo Garraffo. La Asociación Argentina de Hockey lo reconoció como el mejor jugador argentino de todos los tiempos; Garrafo también se formó en el club y sabe lo que significa ser un abanderado. Lo fue dos veces, en los Juegos Panamericanos (1987) y en los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992).​

¿Muni o Ciudad, cuál es su verdadero nombre? Se puede decir que ambos. El nombre actual es Club Ciudad de Buenos Aires, pero antes fue Club Municipal de la Ciudad de Buenos Aires. Por eso muchos siguen llamándolo “Muni”, en homenaje a su origen. Pero más atrás en el tiempo, tuvo incluso otro nombre: “Club Atlético Dirección General de Alumbrado”. José Finkelstein forma parte del área de comunicaciones del club, integrante de la “Comisión del Centenario”  y trabaja en un libro como parte de los festejos. Su impresión se vio modificada por la cuarentena pero la investigación sigue su curso.

Primera entrada del club Ciudad de Buenos Aires, cuando tenía un nombre diferente el actual.

“Se considera el 6 de octubre como el día fundacional porque fue la primer reunión de la comisión directiva. Y ese día comenzaron las gestiones del Club Atlético Dirección General de Alumbrado para gestionar la cesión de un campo deportivo. En diciembre de 1920, en una recorrida por la zona, se ubica un terreno en el viejo bañado, sobre la calle Blandengues, que hoy es avenida Del Libertador. Era un baldío pantanoso, la típica geografía ribereña de lo que era la vieja ciudad. En abril de 1921, la intendencia finalmente cede un terreno de 100 metros por Blandengues y 200 metros por Republiquetas, que hoy es la calle Miguel B. Sanchez”, cuenta Finkelstein.

La historia del club es también una parte de la historia de la Ciudad. “En esos años se accedía al río por calles de tierra y había muchos “recreos”, balnearios en donde los vecinos pasaban el verano, bañándose, en aguas que aún no estaban contaminadas. Era una zona conocida como “Balneario de Nuñez”. En donde hoy funciona la playa de estacionamiento, estuvo ubicada la primera confitería”, relata Finkelstein. Para construirla usaron los laterales de un vagón de tranvía desarmado, por eso la particularidad de las ventanas, que se aprovecharon y quedaron incorporadas a la confitería. 

El Club Ciudad de Buenos Aires se fundó hace 100 años en terrenos que eran bañados y cercanos al río. Uno de los primeros edificios.

Pocos años después la zona comenzó a cambiar de manera radical, con la llegada de la Escuela de Mecánica de la Armada y de las Escuelas Municipales Raggio. En 1930, pegado al “Club Atlético Dirección General de Alumbrado”, se fundó otro, el “Club Municipalidad”. Ambos estaban separados por un zanjón. Diez años después se fusionaron, con el nombre del segundo.

Finalmente, en los 70, una ordenanza local de la dictadura prohibió que se usara el término “municipal” para identificar instituciones. Así llegó la última y definitiva transformación del nombre.

Los socios son el sostén vital, el alma de estas instituciones; muchos de ellos fanáticos de la vida social que hay en ellos y también de los deportes. Es el caso de Roberto Franceschi, vocal titular, ex jugador de voleibol, entrenador y árbitro. Además, promueve y trabaja en todo lo vinculado a la rama femenina de ese deporte. “Siento que recibí mucho del club y me gusta transmitir eso a los chicos. Ojalá sientan lo mismo en el futuro”, cuenta Roberto. 

Roberto Franceschi es socio hace 60 años y trabaja en los festejos del centenario del Club Ciudad de Buenos Aires. Foto: Emmanuel Fernández.

En lo personal, para Roberto “el voley y el club son un cable a tierra. Y estar en contacto con gente joven, a quienes acompaño a diario en entrenamientos, torneos, encuentros y viajes, siento que un poco amortiguo el paso de los años”, confiesa Roberto a Clarín.

A través del tiempo, los cambios también se reflejan en su masa societaria. Supo tener 40 mil socios, muchos de ellos empleados municipales; hoy son algo más de 7.000. En estas épocas de cuarentena, con la mayoría de los deportes sin permiso aún para volver, y con la confitería cerrada, los socios le pusieron el hombro. “Hemos tenido muy pocas bajas, alrededor de un 10%. Se hizo un pedido de aporte extraordinario y muchos socios colaboraron con dinero. Además pedimos el ATP. Así fuimos logrando que el club se sostenga”, informaron fuentes de la administración.

La cancha de básquet del club Ciudad de Buenos Aires, que cumple 100 años. De allí surgió Luis Scola, integrante de la generación dorada. Foto: Emmanuel Fernández

En estos días tienen habilitadas actividades individuales: tenis, golf, running, pelota paleta y patín artístico. Pero sus socios esperan para retomar los entrenamientos de fútbol, básquet, voley, hockey sobre césped, sobre patín, judo, natación y rugby, entre otros.

El 6 de octubre cumplimos 100 años y vamos a comenzar los festejos del centenario. Hubiésemos querido hacerlo de otra forma, pero estamos seguros de que en este año que tenemos por delante, vamos festejar juntos como queremos y nos merecemos.#MuniCumple100 pic.twitter.com/kAuD0C8Xsh

— Club Ciudad de Bs As (@clubciudad) September 30, 2020

La fiesta por el Centenario quedará postergada. Nadie puede vaticinar para cuándo, pero el 6 de octubre de 2020 quedará signado como el más atípico de los aniversarios. En redes sociales, los socios comenzaron a compartir sus anécdotas, experiencias y recuerdos, porque finalmente es lo que dejan los clubes por siempre en el corazón de los socios.

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1