Más caras nuevas en un sorprendente Chicago: ya sumó nueve refuerzos



Con la sorpresiva salida de Omar Labruna de la conducción técnica y el anticipo desde la propia dirigencia de que Nueva Chicago tendría un período de transición con chicos de las inferiores como protagonistas, durante esta semana hubo un nuevo giro en ese plan y se agitó nuevamente el mercado de pases.

Mientras el plantel continúa con su puesta a punto, se rubricó la llegada de dos nuevos refuerzos: Matías Escudero y Agustín Verdugo. Y con ellos, el técnico Darío Forestello ya cuenta con nueve incorporaciones: la mayoría con experiencia y muy combativa. Sí, Chicago avisa que dará pelea.

“Soy consciente de que cuando se paró el torneo el equipo no venía bien, pero Chicago es Chicago. Estoy muy contento de volver a estar acá. Y te aclaro que no me costó mucho tomar la decisión porque es un club al que quiero mucho. Y después de seis años se extrañan estas sensaciones”, cuenta Escudero, de 31 años, en charla con Clarín. 

El central es un histórico del Verdinegro, donde no sólo hizo todas las inferiores y tuvo su debut en el primer equipo allá por el 2009. Sino que además cuenta en su historial con tres festejos resonantes: dos ascensos a la B Nacional (2012 y 2014) y uno a Primera División (también en el 2014).

Matías Escudero en el momento de rubricar su vuelta. El defensor ya tiene tres ascensos con Chicago. (Foto: Prensa de Nueva Chicago)

“A pesar de la campaña hecha, el club está muy bien. Veo a la misma gente. Hay una gran calidad humana y espero que podamos armar un lindo grupo como para conseguir cosas importantes”, continúa el Mariscal, que tras un paso por Palestino de Chile, jugó cuatro años en Primera: San Martín de San Juan y Patronato de Paraná.

“Creo que el hecho de que el técnico cuente con la mayoría de los refuerzos desde las primeras semanas es un plus. Es una ventaja irte conociendo a medida que se desarrolla el trabajo. Sabemos que es dificil pensar en un ascenso, pero la vamos a pelear. Chicago da batacazos todo el tiempo. Es parte de su historia”, remarca Escudero, quien durante la cuarentena en Paraná aprovechó para operarse de una pubialgia que arrastraba de hacía tiempo. 

El caso de Verdugo es distinto. El rafaelino llega al Torito tras desarrollar casi toda su carrera en Godoy Cruz. Y desembarca en Mataderos tras una temporada a préstamo en Mitre de Santiago del Estero.

Agustín Verdugo tras estampar la firma con Nueva Chicago. El rafaelino jugará por primera vez en un equipo de Buenos Aires. (Foto: gentileza Prensa Nueva Chicago)

“Contento porque desde esta semana ya empecé a trabajar normal con el grupo. Había comenzado la semana pasada pero separado porque llegué después que el resto. Pero por suerte, todo bien. adaptándome a este cambio de vida que es bastante grande”, admite el volante derecho de 23 años a Clarín.

Está claro que para Verdugo será todo un desafío y va más allá de lo futbolístico. En lo personal tiene un cambio radical de estar toda su vida en el interior del país y afrontar esta nueva realidad en Buenos Aires.

“Cuando venís de ciudades tranquilas y llegás a Buenos Aires, pensás cualquier cosa. Como que te tenes que levantar tres horas antes para llegar y demás. Por suerte ya alquilé en Villa Luro así que estoy cerca del club. Contento porque Buenos Aires es un laberinto”, bromea.

Matías Verdugo con la camiseta de Godoy Cruz, donde hizo casi toda su carrera. El rafaelino llegó tras una temporada en Mitre de Santiago del Estero.

“Si bien no sabemos cuándo volverá a jugarse, ahora somos todos felices. Porque después de haber estado parado más de cinco meses, volver a entrenar creo que es un paso muy importante. Por lo menos desde lo anímico. Esperemos que la vuelta del fútbol sea más rápida de lo que demoraron en llegar los entrenamientos”, se sincera.

Ambos coinciden que durante el aislamiento no perdieron terreno desde lo físico: “La mayor parte de la cuarentena la pase en casa, en San Rafael (Mendoza). Cuando el fútbol de Primera retomó los trabajos me mudé a Mendoza capital para entrenar con Godoy Cruz hasta que rescindí el contrato. Pero en todo este tiempo traté de no parar”, cuenta el volante.

“En Paraná estaba más tranquila la cosa y los gimnasios no tardaron en abrir. Entonces no perdí tanto ritmo. Además me pude recuperar bien de la operación así que ahora con ganas y la energía enfocada en trabajar todos juntos y poder estar con el grupo”, suma Escudero.

El Mariscal, Matías Escudero, en 2014. El central regersa a Nueva Chicago luego de seis años. Foto Jose Almeida

A casi tres semanas del regreso a los entrenamientos, el plantel se enfoca en lo que vendrá. Por lo pronto, el plantel se sometió el martes a nuevos test de coronavirus y la buena noticia, es que todos dieron negativo.

Ahora, ya están en condiciones de arrancar con la fase 3, que consiste en trabajar sólo con dos grupos y se aguarda que desde la semana próxima el entrenamiento sea con un solo grupo de trabajo (todo el plantel).

Hay otra buena noticia que baja desde AFA y también del Gobierno Nacional. A partir de este jueves tanto los equipos de la Liga Profesional como los de la Primera Nacional, podrán realizar partidos amistosos. Y aunque todavía no se confirmó ningún ensayo formal, en Chicago la dirigencia comenzó a moverse como para comenzar a armar la agenda. 

 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1