Más allá del coronavirus: inseguridad e incendios, los otros temas que agobian a los rosarinos



Los temores y la incertidumbre que genera el aumento de contagios de coronavirus y el estrés que provoca la situación en el sistema sanitario no son los únicos temas que aquejan hoy a los rosarinos. Inseguridad e incendios aparecen, más allá de la pandemia, a la cabeza de las problemáticas que más agobian a los vecinos de esta ciudad.

Así lo refleja el humor social, un parámetro que se percibe en la calle, a través de los medios de comunicación o de las redes sociales y que la consultora Doxa Data midió en junio, agosto y octubre. En esos trabajos persiste al tope de las inquietudes ciudadanas la violencia urbana. Más de la mitad de la población la señala como el inconveniente más severo con el que convive hoy Rosario.

Investigadores, especialistas y funcionarios indican que los índices delictivos, que desde hace años muestran niveles elevados, recrudecieron como consecuencia de la pandemia y el impacto que generó en la economía.

La ciudad se convirtió en las últimas semanas en uno de los epicentros del avance del coronavirus en el interior del país. El alza de casos fue pronunciada. Ahora parece experimentar un amesetamiento, pero manteniendo niveles altos de contagios. En los últimos 30 días quedó al borde de triplicar las cifras, aun cuando los ciudadanos tienen —entre otras medidas— restricciones para movilizarse entre las 20 y las 6.

El 23 de septiembre se relevaron en Rosario 15.325 casos, con un total hasta esa fecha de 136 fallecidos, mientras que el 23 de octubre la cifra total se elevó a 43.286, con 560 muertes. El martes pasado la ciudad duplicó, por ejemplo, el registro de AMBA: 1.375 contra 663.

Ese cuadro sumó tensión al sistema sanitario, que por momentos rozó un nivel de ocupación de camas del 95%. Aunque en los últimos días experimentó un alivio en la utilización de plazas, el agotamiento del personal genera preocupación.

Mientras el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, plantean que no es posible aplicar mayores restricciones —por el descontento social y por los problemas en la economía—, son muchos los sectores médicos que reclaman se accione el denominado “botón rojo” para evitar consecuencias sanitarias más graves. Entre otras medidas sugieren paralizar actividades para bajar la circulación del virus y el número de contagios.

El coronavirus es un tema de coyuntura que alteró profundamente el humor social. El mes pasado el municipio de Rosario difundió los resultados de una encuesta con la que buscaba conocer la percepción de los vecinos con el tema de la pandemia.

Entre los principales sentimientos que provoca la situación sanitaria, y ante la posibilidad de elegir distintas variables, 63% de la gente expresó temor, un 50% habló de incertidumbre y un 48% de hartazgo. Se sumaron, además, “enojo” y “miedo”. Un mes después la situación es aún más compleja.

Más allá del Covid-19, un tema ineludible, pero propio de la coyuntura, Doxa Data trabajó sobre temáticas que castigan a los rosarinos desde hace largo tiempo. “Independientemente de la situación de pandemia, ¿cuál es hoy para usted el principal problema de la ciudad de Rosario?”, plantea la consultora santafesina en un trabajo desarrollado este mes y al que tuvo acceso Clarín.

Ante la consulta, el 55,1% de los rosarinos volvió a señalar a la inseguridad como el principal problema, tal como lo habían hecho también en trabajos semejantes realizados en junio y agosto.

No es casual esa mirada. En 2020 se registraron 171 homicidios, superando ya los ocurridos en todo 2019 (168). Pero además crecieron los robos y se extiende en los barrios una cruenta modalidad: las balaceras contra personas y propiedades como parte de las disputas territoriales entre bandas delictivas.

Esa realidad se refleja en la opinión escéptica de la gente. El 94,9% cree que es “mala” la situación de la seguridad en la ciudad y el 67,3% estima que empeorará.

El segundo tema que impacta en la población, siempre por fuera del coronavirus, son los persistentes incendios en las islas ubicadas frente a Rosario. El 16,1% de los encuestados se inclinó por elegir esa problemática, que genera un grave deterioro en el ecosistema y afecta la salud de la población por el humo que invade la ciudad con recurrencia.

De acuerdo a un estudio de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), durante algunos días los niveles de contaminación en el aire en la ciudad y la región fueron cinco veces mayores a los aconsejables a causa de las quemas.

Este año, el Museo de Ciencias Naturales “Antonio Scasso” relevó, hasta el 18 de octubre, 35.981 focos de calor. Aunque se trata de un tema que se repite desde 2008, ni siquiera sumando todos los incendios provocados entre 2012 y 2019 se alcanza la cantidad registrada en 2020.

Por detrás de las quemas en zona de islas está presente la economía, con temas como la desocupación (13,4%) y la inflación (4,8%). Más atrás aparece la corrupción (3,8%).

Afectados por la inseguridad, la pandemia, los incendios y la economía, en el sexto lugar entre las problemáticas elegidas por los rosarinos asoma un contratiempo cotidiano, pero significativo: el transporte público de pasajeros.

En este aspecto el 2020 también ha sido un año tan complejo como histórico para los rosarinos: los vecinos de la tercera ciudad más poblada del país no contaron con el servicio durante 76 días por la falta de pago a choferes. Una situación jamás registrada.

Rosario. Corresponsal

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *