Majo Riera, la mamá de Lali Espósito, habló de la relación con su hija y se metió en el baile



A Majo Riera, la mamá de Lali Espósito, la cuarentena debida a la pandemia de coronavirus le truncó los planes. Como les pasa a millones de personas que, en el mundo entero, ven interrumpidos sus trabajos, sus viajes, sus encuentros familiares, sus sueños. Ella, como tantos otros, optó por aceptar la realidad, hostil e inevitable, y adaptó sus proyectos a los tiempos que corren.

Productora artística del mega show que la serie juvenil de Nickelodeon Club 57 presentó en el teatro argentino Gran Rex a fines de 2019, Majo Riera tenía previsto salir de gira a recorrer México durante un mes con el espectáculo, dirigido por Mariano Demaría, que encabeza Evaluna Montaner. No pudo ser. Y es posible que demore mucho en concretarse porque este mes, el elenco empieza a grabar una nueva temporada en Colombia, de modo que no estará disponible por largo tiempo. 

A su vez, con un socio, Horacio Ferrando, Majo Riera había armado un proyecto, Work In Dance (WID), que apuntaba a desarrollar talleres de baile en diversas provincias argentinas y países limítrofes, dictados por bailarines de Buenos Aires especializados en distintos ritmos. Cuarentena mediante, imposible hacerlo.

Majo Riera, productora artística del show de “Club 57”, cuyo elenco encabeza Evaluna Montaner: La pandemia les trunco la gira de un mes por México. Foto Gentileza Maju Riera.

Pero lejos de renunciar a sus planes, la madre de Lali Espósito buscó la vuelta para que Work In Dance no quedara en el baúl de los intentos sin concretar. Así, el workshop de baile, de cinco horas de duración, se hará por streaming el domingo 27 de septiembre, a las 14, desde un estudio dotado de toda la tecnología necesaria, y a través de la plataforma Nubecultural.com, donde también se adquieren las entradas. 

En diálogo con Clarín, Majo Riera cuenta: “Cuando vimos que la cuarentena se prolongaba, dijimos: ‘Está claro que no vamos a poder viajar ni llevar a los maestros de un modo presencial, pero no lo posterguemos más: hagamos que por medio del streaming, ellos entren con su talento a la casa de la gente”.

Al escucharla hablar, da la impresión de que Majo Riera tiene el don de la resiliencia. Al escuchar el comentario, ella se asombra y exclama: “¡Mi hija Ana, que tiene 34 años, lleva tatuada justamente la palabra ‘resiliencia’!”.

“En esta familia, casi todos somos resilientes de algo -comenta Majo Riera-. Nos levantamos, nos caemos, nos levantamos de nuevo, volvemos a caer y nos volvemos a levantar”. Convencida, agrega: “Yo fui así siempre, fui muy ‘Don’t stop me now’, una canción que amo. Creo que la resiliencia está en mis genes y creo que se la transmití a mis hijos”. 

Entusiasmada, de cara al 27 de septiembre próximo, la productora explica que el evento de danza por streaming tendrá a Julieta Puente como host y que las clases serán de fusión, hip hop, reggaeton, contemporánea, coreografía y un segmento lúdico que apunta Tik Tok.

Planteada como “una maratón de aprendizaje”, WID contará con una capitana y cinco maestros argentinos: Denise de la Roche, Tini Santamaría, Mariano Florido, Pecas Conte, Magu del Rio y Ezequiel Suarez.

Majo Riera, productora y madre de Lali Espósito: “Fue Lali quien me impulsó a abrir mi propia productora”. Foto Gentileza Majo Riera.

_ ¿Por qué elegiste producir un taller de baile específicamente?

_Para empezar, porque tengo cercanía con el mundo del baile. Ante todo, por Lali (Espósito). Yo considero, ya no como madre sino como productora, que Lali fue quien empezó a dar lugar a que los artistas incorporen en sus shows a bailarines de estilos como hip hop, urbano y ritmos contemporáneos. Hasta hace seis o siete años, aquí los artistas no tenían bailarines que los acompañaran, con independencia de un ballet folclórico o algo de tango. Pero además, hoy todo el mundo quiere bailar. En Tik Tok ves las ganas de bailar que tiene gente de todas las edad.

_”No lo digo como madre de Lali sino como productora”, planteaste. ¿Cómo lográs la objetividad que necesita una productora cuando a su vez sos la mamá de la artista con la que trabajás?

_No es fácil, pero es un trabajo de todos los días y lo hacemos entre las dos. La ventaja es que Lali es muy objetiva, tanto con su trabajo como con el mío. Ella sabe diferenciar a la madre de la productora. A mí, me es más difícil diferenciar a la hija de la artista. Pero juntas, con esfuerzo, respeto y objetividad, lo logramos.

_ ¿Cómo vive Lali el hecho de que vos ahora produzcas ficción, shows, talleres y diversos emprendimientos con otros artistas?

_Ella se pone contenta y orgullosa de mi crecimiento. De hecho, fue Lali quien me impulsó a dedicarme plenamente a esto de modo tal que sea mi profesión y mi modo de vida. Ella me impulsó a abrir mi productora.

_ ¿Participa en tus proyectos?

_Siempre que voy a hacer algo, se lo muestro, le consulto, porque confío en su visión. En la serie La suerte de Loli,  que escribí con Loli Miraglia, Lali dirigió el trailer y nos acompañó mucho. Lo más reciente que escribí, Todo de todas, se lo mandé y, por así decirlo, me dio su bendición. Me acuerdo que hace mucho tiempo, ella me dijo algo que me quedó resonando en la cabeza…

_ ¿Qué te dijo?

_Yo venía hablando de algo y expliqué: ‘Ahí voy volando bajito…’. Lali me dijo: ‘No, no pienses en volar bajito, pensá en volar alto’. Y bueno, aquí voy, tratando de volar un poquito más alto.

Lali Espósito y su mamá, Majo Riera, quien está produciendo “Work In Dance”, un taller de baile de cinco horas que se realizará por streaming el 27 de septiembre próximo. Foto Gentileza Majo Riera.

_ ¿Cómo te afecta la cuarentena en el plano personal y familiar?

_ Esto nos trajo dificultades a todos. Nosotros siempre teníamos encuentros con amigos muy cercanos. En mi casa, los asados o la pasta del domingo eran infaltables. Mi casa siempre ha sido el lugar de todos. Y eso lo extraño tremendamente. Además, mi segundo nieto, Beltrán, nació en cuarentena. Nosotros no pudimos estar. Lo pudimos ver, de lejos, recién a los 15 días. La cuarentena trajo esta nueva modalidad de no poder ser afectuosos y eso es lo que más me cuesta. Me mata la imposibilidad del abrazo. 

_ ¿Y cómo lo superás? 

_ Aprendí a buscarle la vuelta. Llamo a mis amigos y a la gente que trabaja con nosotros para saber cómo están y si necesitan algo. Busco un lugar de cercanía de ese modo: el Zoom, el audio, el Whatsapp… Y la verdad es que uno es un bendecido, porque no te falta un techo ni un plato de comida. Hay gente que no corre con esa suerte. Entonces, hay que estar atento a las necesidades del otro. 

_ ¿Qué deseás para después de la pandemia?

_Deseo que la promesa que nos hacemos ahora, ‘Vamos a ir a tomar un café’, se cumpla. A veces, uno deja al tiempo pasar y pasar, casi sin darse cuenta, pero la verdad es que hay que vivir y disfrutar hoy. 

Mirá también Mirá también

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2