Los últimos de la cola: boliches y gimnasios quedaron para la etapa final de reaperturas en la Ciudad



La “nueva normalidad” en la Ciudad de Buenos Aires está a seis etapas de distancia. No se sabe cuánto durará cada una de esas etapas que permitirán desandar la cuarentena. Depende de cómo evolucione la pandemia de coronavirus en el Área Metropolitana. Y si bien ya desde el lunes habrá flexibilizaciones que beneficiarán a muchos comercios, hay otras actividades que quedaron para el final. Los gimnasios, los boliches y los eventos masivos son los últimos de la cola.

El Gobierno porteño tiene preparados más de cien protocolos para que en cada etapa puedan ir restableciéndose las distintas actividades. Las peluquerías, por ejemplo, tienen el suyo y fueron habilitadas para abrir a partir del miércoles 29.

La situación de los boliches, en cambio, es mucho más complicada. Bailar implica roce, cruces y movimiento en medio de una aglomeración de personas. A menos que sea individual o en parejas que conviven, el baile está prohibido en la era del coronavirus. Las autoridades porteñas lo relegaron a la sexta y última etapa de flexibilizaciones.

En una época en la que no se pueden producir aglomeraciones, los boliches están en crisis.

En la cámara que agrupa a los boliches, CEDEBA, cuentan que los más grandes emplean a entre 80 y 100 personas. Dicen que ahora están recibiendo ayuda del Gobierno nacional para pagar los sueldos a través del ATP. Y cuentan que todos los sectores de la música a nivel nacional presentaron un protocolo para un regreso gradual. Primero, se prevé la vuelta de las actividades musicales sin público, como el streaming y la grabación de discos. Después, una reapertura de boliches con poco público. Y después, la normalidad.

Los gimnasios también quedaron para la sexta etapa. Según la información de la cámara que los nuclea, antes de la aparición del coronavirus en la Argentina había 8.000 gimnasios, casi el 40% de los cuales estaba en Capital. Al menos 400 no van a volver a abrir. El protocolo que formularon para poder trabajar busca garantizar el distanciamiento, la limpieza y desinfección de las áreas y elementos. Para esto, proponen recibir la mitad de clientes que iban en marzo, con turnos previos y un tiempo máximo de permanencia de una hora. Antes de ingresar, les tomarán la fiebre. Y deberán usar barbijo durante la actividad, excepto cuando corren en la cinta.

Un gimnasio en Redondo Beach, California, armó cabinas plásticas para evitar contagios de coronavirus. Foto: Frederic Brown /AFP

Los partidos de fútbol con público y otros eventos masivos, como recitales, también quedaron relegados para el final.

Mientras tanto, los shoppings podrán funcionar normalmente en la quinta etapa. Pero ya desde la tercera sus negocios podrán trabajar, ya sea para entregar productos o hacer cambios. Desde la Cámara de Shoppings de la Argentina advirtieron que el sector está en crisis y que el 20% de los locales no van a volver a abrir después de la cuarentena.

El Alto Palermo, cerrado. Sólo funciona el Pan Quotidien que está afuera. Los shoppings podrán reabrir parcialmente en la tercera etapa y por completo en la quinta.

Aunque sí se les permitirá ofrecer obras bajo la modalidad virtual, los teatros comerciales podrán volver a recibir al público en la quinta etapa de un lento y gradual viaje hacia el fin de la cuarentena. A continuación, el detalle de ese camino, etapa por etapa.

Primera etapa

Es la que empieza el lunes y comprende un cronograma de aperturas hasta el 3 de agosto. El primer día podrán reabrir los comercios no esenciales barriales (menos los de ropa y calzado) y los locales gastronómicos podrán vender para llevar. Podrán volver a trabajar los administrativos de instituciones educativas y los escribanos. Y se habilitarán los streaming de música.

Ya desde el 20 de julio también se volverá a permitir la actividad física individual al aire libre​, ahora de 18 a 10. Al igual que para ir a los comercios no esenciales, se podrá salir según el DNI: los de terminación en 0, 2, 4, 6 y 8, los días pares; y los finalizados en 1, 3, 5, 7 y 9, los días impares. Los corredores no estarán obligados a usar tapabocas, pero sí los ciclistas y quienes vayan caminando. Habrá cortes de calle para evitar aglomeraciones. El distanciamiento mínimo entre personas es de 2 metros. Y no se podrá trasladarse en auto o en transporte público para hacer ejercicio.

Se vuelve a permitir la actividad física al aire libre. Foto: Marcelo Carroll

El transporte público, de hecho, seguirá siendo exclusivo para los trabajadores esenciales. 

Desde la semana próxima, además, los chicos podrán salir los martes, jueves, sábados y domingos, de 10 a 18, por un máximo de una hora y en un radio de 500 metros de su domicilio. Las plazas y parques se habilitaran, pero no se podrá permanecer en ellos ni usar los patios de juegos o postas aeróbicas. A partir de los seis años, es obligatorio el uso de tapabocas.

A partir del miércoles 22, podrán reabrir los negocios de cercanía que venden indumentaria y calzado y las galerías comerciales barriales. Se podrá ir en función del número de DNI. También abrirán los lavaderos de autos y la industria del juguete. Y podrán prestar sus servicios los paseadores de perros. Además, en los templos se permitirán las tareas administrativas, celebraciones online y el rezo individual, con una cantidad de personas limitada que dependerá del tamaño del lugar.

Desde el sábado 25 se permitirán las mudanzas, aunque sólo los fines de semana.

Desde el sábado 25 se volverán a permitir las mudanzas. Foto: Télam

A partir del lunes 27, las salidas recreativas con chicos se podrán hacer todos los días, de 10 a 18, y durante una hora por día. También podrán volver a trabajar los abogados, yendo una vez por semana a las oficinas. Y las galerías de arte reabrirán con turnos.

El miércoles 29 volverán las peluquerías y los locales que ofrecen servicios de depilación, manicura y pedicuría. También podrán volver a trabajar de manera presencial los psicólogos, psicopedagogos, terapistas ocupacionales, los kinesiólogos que trabajan con trastornos del neurodesarrollo y para la tercera edad, y los fonoaudiólogos que trabajan con trastorno del espectro autista (TEA).

El 3 de agosto podrán reabrir los comercios no esenciales en las vías de alta circulación, como avenida Corrientes. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

El lunes 3 de agosto reabrirán los comercios no esenciales en avenidas de alta circulación, incluyendo los de indumentaria y calzado. Se podrá ir según el número de DNI. No reabrirán los negocios en Centros de Trasbordo como Liniers, Retiro y Constitución, y la calle Avellaneda y zona de Once.

Segunda etapa

Podrá volver a trabajar el personal administrativo de los museos. Las bibliotecas se habilitarán sin permanencia, sólo para retirar o devolver libros. También se permitirá el streaming de artes escénicas. Y se autorizarán los deportes individuales al aire libre, tanto amateur como de federados. Ya no habrá restricción de días según el DNI para hacer actividad física al aire libre. Se organizarán cortes de calles y avenidas para que los chicos puedan hacer actividades al aire libre.

Otra actividades que se podrán retomar serán la grabación de cine publicitario y la industria no esencial ni exportadora. Los estacionamientos privados podrán trabajar con normalidad. Se habilitará la gastronomía al aire libre, aunque sin servicio a la mesa. Los profesionales no alcanzados por las otras flexibilizaciones podrán trabajar una vez por semana.

Se fomentará el uso del espacio público para garantizar el distanciamiento social. Habrá cortes para los paseos para los chicos y será el lugar donde se desarrolle la gastronomía. También se crearán ciclovías provisorias. En distintas etapas, se levantará el libre estacionamiento que rige actualmente.

En la segunda etapa se habilitará la gastronomía al aire libre, pero sin servicio de mesa. Foto de archivo

Tercera etapa

La actividad física será libre. Abrirán el Jardín Botánico y la Reserva Ecológica. También los cementerios. Se permitirán las reuniones sociales al aire libre y los eventos religiosos en los templos, con aforo y tope. En iguales condiciones podrán funcionar los auditorios al aire libre.

También podrán reabrir los hoteles sin áreas comunes. Se habilitarán obras en construcción de hasta 5.000 metros cuadrados. Las empleadas domésticas que residen en Capital podrán volver a trabajar. Reabrirán los shoppings, aunque no como paseo, sino para comprar, llevarse esas compras y realizar cambios. Reabrirán las academias de conducir. Los locales gastronómicos trabajarán con mesas al aire libre y con servicio. Los consultorios médicos trabajarán sin restricciones.

En la tercera etapa reabrián los shoppings, pero no como paseo, sólo para retirar compras o hacer cambios.

En el espacio público, se reservarán espacios en las calles para la gastronomía en algunos barrios y se harán más ciclovías provisorias.

Cuarta etapa

Reabrirá el Ecoparque. Retornarán los deportes federados, de acuerdo a las federaciones. Se abrirán los patios de juegos al aire libre y las calesitas. Se permitirán reuniones sociales de hasta diez personas en espacios cerrados y de más de diez personas al aire libre. Se podrán hacer velatorios con hasta 10 asistentes. Abrirán museos, bibliotecas y galerías de arte con aforo y tope. También podrán hacerse festivales para niños al aire libre.

En provincias como Corrientes, ya están permitidas, pero en Buenos Aires las reuniones sociales de hasta diez personas en espacios cerrados recién estarán permitidas en la cuarta etapa.

Todas las actividades profesionales podrán desarrollarse normalmente. El comercio en todas las zonas de alto tránsito, incluyendo en inmediaciones de centros de transbordo, podrá reabrir, aunque la asistencia será según DNI y en forma gradual. También se permitirá todo tipo de construcciones. Y finalmente podrán abrir los salones de los locales gastronómicos, lo que también incluye a los de los hoteles, con un 25% de ocupación.

Podrá haber gimnasios al aire libre. Y se permitirá que trabajen las empleadas domésticas que no residen en la Ciudad. También está prevista la reactivación de la actividad en todas las zonas de alto tránsito, con intervenciones para garantizar el distanciamiento social. Se hará la tercera etapa de ciclovías provisorias.

Quinta etapa

Se permitirán las reuniones sociales de más de diez personas en espacios cerrados, aunque con tope. Se prevé el regreso de la cultura independiente y el cine, con tope y aforo. Podrán ingresar más personas a museos y galerías. Volverán a autorizar las visitas de familiares en los geriátricos. Y volverá el teatro comercial, con tope y aforo.

Se podrán hacer trámites no esenciales. Los shoppings podrán reabrir en forma total. Los locales gastronómicos podrán habilitar la mitad de sus salones.

En la quinta etapa volverá el teatro comercial. Foto: Andrés D’Elía

Sexta etapa

Se permitirá el deporte grupal amateur. Se aumentará el aforo y el tope para museos, galerías, cines, cultura independiente y teatros comerciales. Abrirán los centros de jubilados. Podrán hacerse eventos deportivos y masivos. Reabrirán los boliches. Se podrán hacer reuniones sociales sin restricciones. También podrán realizarse festivales para niños. Podrá prestarse todo tipo de servicios de mantenimiento. Reabrirán los gimnasios. La gastronomía podrá recibir más clientes en sus salones y los hoteles trabajarán como antes de la pandemia.

Este será el momento del esperado regreso a la normalidad. Una normalidad diferente a la que conocimos antes del coronavirus, con más distancia y recaudos de higiene, pero que permitirá desarrollar una vida más saludable e integral, ya sin cuarentena.

NS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *