Los “salvados” de la cuarentena: estaban varados en la costa, pero eligieron no volver y celebran vivir “lejos del coronavirus”



Es marzo. La decisión: ir un fin de semana a la costa. El contexto: el coronavirus tiene a China, Europa y parte de Estados Unidos en cuarentena y ya hay casos en Buenos Aires. La noticia: el presidente Alberto Fernández decreta el aislamiento social preventivo y obligatorio. La mala noticia: los que estaban en una escapada frente mar, no pueden volver a sus casas.

El fin de semana de relax se convirtió en un infierno de semanas sin fecha de regreso. Para algunas personas. Para otras, las que decidieron no armar las valijas cuando, por decreto, se les permitió volver, fue un alivio. Así lo cuentan hoy a Clarín los “salvados”. Así se sienten, por estar “lejos del virus”. Lejos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde la curva de contagios les da vértigo.

“Nos vinimos un finde antes de que empiece a tomar importancia el tema covid en Argentina. Cuando vimos cómo se perfilaba la cosa decidimos quedarnos acá unos días nomás, hasta que todo se acomode. Solo con un bolsito que tenía algunas remeras y ropa de playa. Pasaron los días, vimos al presidente anunciar la tan demandada cuarentena en ese momento y todo, de repente, tomó el color de pandemia”, cuenta desde Cariló Martín, que prefiere no dar su apellido.

Él tiene 31, su novia, 29, y son de Vicente López. Llegaron a la costa el 8 de marzo. ¿Hace cuánto están lejos de casa? 180 días. En el barrio de esta pareja se detectaron 4.541 casos positivos. No planean volver hasta que todo se calme. Es que al 4 de septiembre en el municipio de Pinamar, donde está Cariló, se registraban 282 casos de infectados.

Martín no muestra su rostro, pero sí una foto de cómo surfea en Cariló. Lleva 180 días en la costa

“Los primeros días fueron muy raros. Teníamos miedo de salir, de ir a comprar alimentos. La policía pasaba con megáfonos anunciando las medidas de cuidado contra el virus. Parecía una película. Después, cada 15 días nos iban estirando la cosa y nos iban mandando por correo ropa y cosas que necesitábamos para lo cotidiano. Transformamos este lugar casi en nuestra casa”, detalla. Y también lo transformaron en sus oficinas: el home office también los salvó, porque Martín trabaja en una agencia de consultoría de comunicación.

El avance de fases en el municipio de Pinamar fue rápido. “Por eso -sigue- pudimos disfrutar eso distinto por lo que nos quedamos: bosque, playa y mar. Y de a poco viviendo las pequeñeces de no estar en la ciudad: entrar a la verdulería y que te saluden y ya sepan qué vas a pedir; salir a caminar y ver árboles de todo tipo. La tranquilidad de no estar en la ciudad (en el ojo de la pandemia). Acá tenes eso, libertad para pasear y disfrutar al aire libre”.

Un cumpleaños inédito

Gino Ferrari cumplió años este viernes. A los 74 , fue la primera vez que festejó lejos de sus tres hijas, sus nietos y sus amigos porteños. Es de Mataderos, uno de los barrios de la Ciudad que había picado en punta al principio de la cuarentena y hoy estabilizó su curva de casos, con 1.760 positivos. “Llegué el 16 de marzo a Miramar. Por supuesto que extraño a todos. Pero ellos saben que yo estoy más seguro acá. Y yo me siento muchísimo más seguro”, afirma. 

Aprovechó y en estos 172 días arregló su casona, a dos cuadras del mar. En esa zona de la costa, el total de casos confirmados ascendió a 49 desde que se declaró la pandemia. Pero esta semana fallecieron tes personas infectadas.

“Acá mucho antes se veía a los runners corriendo sin barbijo en la orilla y nadie se indignó. Eso es seguro. También estar con los vecinos al aire ibre, con tapabocas. Sabemos respetar que, con cuidados, podemos vivir libres y bien”, dice Gino. Y cierra: “Mis hijas están tranquilas porque me quedé acá. Creen que estoy ‘salvado’.”

La suerte de quedar atrapada

Mila

Mila está en Pinamar. Y directamente llama “suerte” a haberse quedado “atrapada” -ella lo dice- en la costa al principio de la cuarentena. Tiene 33 y es de San Isidro. No está sola. A los 13 días de aislamiento, adoptó a “Morena”, la perra negra que cruzó en la playa. “Ella me adoptó a mí”, aclara.

También dice que la decisión de quedarse fue fácil. “Tuve la suerte de quedar atrapada en Pinamar cuando se declaró la cuarentena. Si bien se presentó la posibilidad de volver para Buenos Aires, elegí quedarme en Pinamar ya que en un primer momento demoró en llegar el caso N°1 y me sentía más segura con respecto a la exposición frente al contagio”, apunta. Su trabajo, eminentemente online, la ayuda. Trabaja en @millannials, desde donde genera contenido atractivo para aumentar las ventas de los emprendedores en las redes sociales.

Morena, la compañía de Mila en su vida en la costa.

“Me gusta decirle ‘temporada covid’, es un término que incorporé mucho desde que estoy en Pinamar. Quiero creer que cada vez falta menos para volver a vernos y con eso… el fin de esta temporada”. Eso se traduce en que no va a volver pronto.

“Nos sentimos más protegidos”

María Isabel Siciliano y su marido son de Lomas de Zamora – donde hubo 13.761 infectados- y tienen más de 65. Son parte del grupo de riesgo del coronavirus. Pero están “tranquilos”, dice ella. Desde el 15 de marzo viven en un departamento del centro de Pinamar.

María Isabel y su marido, están hace 173 días en Pinamar.

“Vinimos por unos días de vacaciones. Se decretó la cuarentena y decidimos vivirla acá. No volvimos porque el conurbano se tornó muy, muy inseguro, y acá, al ser una ciudad de pocas personas, nos sentimos más protegidos”, subraya Marisa.

Ex profesora de Letras, pudo seguir haciendo su columna en el programa de radio CV, Enhorabuena. Además de sentirse “lejos del coronavirus”, no le gustaba la idea de volver y toparse con los retenes policiales del AMBA (algo que, hoy en día, ya cuesta encontrar). “Con los controles que pusieron, no se puede transitar libremente. Un tema muy preocupante”, dice.

Van 173 días en la costa. ¿Esta pareja va a volver después del 20 de septiembre, cuando, en principio, termine el aislamiento? “Si nos vamos, no creo que nos dejen ingresar de nuevo”, responden.

Mirá también Mirá también

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *