Los inventos de alumnos de Pilar y Quilmes en la primera edición virtual del Mundial de Robótica



Desde hace cuatro años, jóvenes de todo el mundo participan del Mundial de Robótica First Global Challenge,Challen, un certamen en el que los participantes deben superar distintos desafíos que los invitan a utilizar sus conocimientos en ciencias, tecnología, ingeniería y matemática. El objetivo de fondo es que desarrollen soluciones que generen mejoras sociales, inclusivas y concienticen ante problemas de la vida cotidiana.

A diferencia de las competencias anteriores, este año el mundial (que se iba a hacer en Japón), es completamente digital debido a la pandemia de coronavirus.

En esta edición, son tres alumnos del Colegio Lucero Norte de Pilar y tres de la Escuela CIMDIP & Miguel Cané de Quilmes quienes representaron a Argentina, compañados y respaldados por la empesa Educabot.

Proyecto. Con un sistema de ballesta crearon un lanza cohetes de papel.

Bajo la temática “Conectar comunidades. Aprender, innovar y hacer un cambio. Todos juntos”, el “First Global Challenge 2020” tiene como principal objetivo que los estudiantes difundan sus ideas con otros países para intercambiar conocimientos en una experiencia colaborativa.

“Me entusiasmó mucho participar, porque desde muy chica siempre me gustó la matemática, programación y esas cosas”, expresa Camila Vega (16), vecina de Pilar.

Por su lado Dafne Dasso (16), del colegio Miguel Cané de Quilmes opina: “Es un honor poder sumarnos a algo así porque además de divertido, nos impulsó a ser creativos y dar lo mejor de nosotros mismos”.

En la competición que inició durante los últimos días de julio, finalizó el viernes y los llevó al puesto 56 entre más de cien referentes de todo el mundo, los estudiantes se fueron enfrentando a diferentes desafíos técnicos de distinta duración y complejidad.

Recibieron un kit de robótica para armar dispositivos según las consignas utilizando herramientas de programación, animación y diseño 3D.

Uno de los inventos que crearon fue un lanzador de cohete de papel creado con una sistema similar a la ballesta. Según Camila, una de las pruebas más complejas fue lograr un dominó que se conectara en el mismo punto y momento con los de sus compañeros.

“Fue dificil sobretodo por la magnitud que tenía el proyecto y porque todo es de manera virtual, eso lo complica aún más. Además fue muy al principio y no teníamos la misma química que ahora”, explica la joven.

El certamen le dejó al equipo argentino una idea que prevalece más allá del Mundial de Robótica: quieren inventar un dispositivo que se encargue de hacer las tareas simples del hogar, como por ejemplo darle de comer a una mascota o sacar la basura.

Volviendo a remacar que uno de los objetivos es conectar comunidades, para algunas presentaciones pudieron colaborar con alumnos de otros países como Bolivia, Colombia y Kenia.

“Fue una gran oportunidad para aprender a trabajar en equipo, conocer gente nueva y ampliar nuestros conocimientos y horizontes. Incluso nos ayudó a generar contactos para el futuro y nos abrió puertas a otros mundos”, cuenta Dafne.

Matías Scovotti, el cofundador de la empresa Educabot, que aportó los sistemas para que los chicos estuvieran comunicados y los asistió con herramientas tecnológicas, dice: “El grupo de alumnos que nos representó tenía un excelente desempeño. Para los chicos fue una experiencia realmente inolvidable, más alla de que no pudimos viajar. Ojalá en el futuro haya robótica en todas las escuelas”.

AC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1