Los dirigentes están matando el fútbol argentino sin prisa y sin pausa



Los forenses, los escritores de novela negra, los detectives, los cineastas, los sicarios, los toreros y los cazadores saben cómo matar. Estilos, maneras, instrumentos, grados de crueldad, todo eso saben. Sólo una condición debe cumplirse: ser eficaz. Con eficacia admirable, los dirigentes del fútbol argentino vienen demostrando su pericia. Habría que tomarle el pulso a la pelota. No sea cosa que ya haya pasado a mejor vida.

El 38-38 (qué casualidad, como el Smith&Wesson) fue una balacera entre bandas, el tiroteo más cercano que inauguró estos tiempos de emboscadas, zancadillas y maldades. Estamos en guerra de todos contra todos. No hay inocentes. La gran víctima es la pasión del público, hincha, comprador de tickets a los estadios, pagador de cuotas sociales o abonados a los packs de pantalla. Consumidores pasivos. Víctimas.

La AFA embarró tanto la cancha que hizo desaparecer a la Superliga. “No puede haber doble comando”, decían. En el fondo, lo que estaba en juego era el manejo del dinero del fútbol. La Superliga había puesto un poco de orden, había rodeado de seriedad a la competencia, pero desde Viamonte no lo toleraron.

Ahora, todo, o casi todo, se resuelve desde la AFA, que recuperó el método de ser acreedor de los clubes porque volverán los cheques “a cuenta”, ese método coercitivo inaugurado en la larga gestión de Julio Grondona. Y se inventó la Liga Profesional.

Entre ambas entidades no pudieron resolver el entuerto que les planteó River con su insistencia para ser local en su predio de Ezeiza. La Liga dijo que no y la AFA dijo que sí, pero que faltaba la autorización del Aprevide, mientras se sospecha que hubo sugerencias al organismo para le que bajara el pulgar a Ezeiza.

Otros tiempos. Marcelo Tinelli y Rodolfo D’Onofrio, hoy enfrentados por el RiverCamp.

Con su movida, Tapia enfrentó a Marcelo Tinelli y Rodolfo D’Onofrio, que ya no tenían buenas relaciones. ¿Se hablarán en las reuniones de consorcio del edificio en el que ambos viven?

Chiqui es espectador de lujo del peaje que debe pagar River por su reclamo en el reparto del dinero que ingresa por la TV, fondos que la AFA aspira a controlar. ¿No se había desarticulado el doble comando?

Hubo ocho meses de inactividad a causa de la cuarentena a la que obligó la pandemia de coronavirus. ¿Ocho meses no es suficiente para organizar un campeonato entre gente que se dedica a eso? Parece que no.

Hubo un debate casi barrriobajero por quién era cabeza de serie: Vélez o Huracán. Salomónica solución: los dos al mismo grupo. Fue en un “sorteo” al aire libre en Ezeiza, televisado en directo pero en el que no se vio un solo papel salir de los copones. ¿Hay derecho a pensar que fue un montaje y estaba todo arreglado de antemano, una estafa al hincha?

Antes de que se jugara la primera fecha enrocaron los partidos de la segunda, porque no daban los tiempos de descanso para los equipos que participan de la Sudamericana. Mal menor, pero otro papelón. ¿Desconocían el fixture de esa Copa?

Diego Maradona, con Tapia y Tinelli, el día de su cumpleaños. El Diez no se pudo quedar a dirigir. Foto EFE

Pobre Maradona. Lo expusieron en Gimnasia-Patronato, primer partido del campeonato, para rendirle honores por su cumpleaños 60. Diego, al que tanto dicen querer los dirigentes, saludó a una cancha vacía, a las banderas que le colgaron de los alambrados y frente a las cámaras de TV. Dicen que no al RiverCamp por “la imagen del producto”. Mostrar al máximo ídolo que no estaba en las mejores condiciones, ¿qué es, además de una crueldad inmensa?

Unión y Arsenal empataron 0-0 en Santa Fe. Pero casi no se juega. El partido estuvo suspendido hasta las 16 del sábado por orden del Ministerio de Seguridad de la provincia. Unión se negaba a pagar los policías adicionales. ¿Adicionales para un partido a puertas cerradas? La Liga Profesional se hizo cargo del costo y hay quien dice que hasta hubo una charla entre Tinelli y el gobernador Omar Perotti. Silencio de la AFA.

Horas antes del comienzo del torneo, no se sabía quién televisaba los partidos. La AFA que preside Claudio Tapia buscó más dinero. No fue muy elegante. El contrato vigente por siete años actualiza 6.500 millones de pesos dos veces por año.

El fútbol lo emitían Turner y Fox. Esta se fusionó con ESPN y ambas pertenecen a Disney. Tapia pensó que eso le permitía sacar del medio a Fox y darle el paquete entero a Turner, que prometía aumentar considerablemente el canon. Pero Tapia no sabía, no quiso saberlo o no le dijeron que Turner y Fox tenían un acuerdo de convivencia firmado en Estados Unidos. Disney le anunció a Turner que haría una demanda y esta empresa canceló las gestiones mientras Disney presentaba un amparo en la justicia local. Fuerte derrota de Tapia.

Se anularon los descensos. La definición del ascenso es un grotesco que llegó hasta la denuncia de San Martín de Tucumán que luego desestimó el TAS. Se habla de un torneo de 28, de 30 equipos o algún otro disparate. Van a necesitar una pelota para jugar. Quizá para entonces ya la mataron. Algunos serán capaces de alegar defensa propia cuando parece que hay premeditación y alevosía.

HS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *