Los boliches no resisten la peor crisis de su historia: ya cerraron 18 discos y 100 pubs



Casi como el arribo de un imponente tsunami a las costas de alguna nación, la llegada del coronavirus a Argentina arrasó con todo a su paso: además de llevarse más de 1.200 vidas y causar numerosos contagios, provocó la destrucción de miles de comercios.

“Estamos completamente hundidos, atravesamos la peor crisis de todos los tiempos”, dicen desde la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la Provincia de Buenos Aires (CEDIBBA) sobre la situación de los boliches en el GBA. Uno de los rubros más golpeados por la pandemia que cada vez ven más imposible su salida a flote. Es que sus puertas llevan más de 110 días con llave -incluso desde antes de la cuarentena obligatoria- y según estiman, serán los últimos en retomar su actividad.

En este contexto, Carlos López, Presidente de la Cámara, informó que al menos 18 locales bailables del Conurbano no pudieron solventar sus gastos y se vieron obligados a cerrar definitivamente. No obstante, estima que al final de la pandemia sean aproximadamente 100 los boliches de la Provincia que no volverán a funcionar y casi 1.000 los bares que estarán en la misma situación.

Fase 5. Los boliches recién podrán volver a abrir en esa etapa de la cuarentena. (Foto: Derby)

“Por cada bar de la provincia hay al menos cinco trabajadores mientras que por cada discoteca hay al menos 40 personas. Depende del espacio, esta cantidad de personal se puede duplicar. Si esto sigue así, y sacando cálculos aproximados, es probable que alrededor de 20.000 personas del rubro se queden sin trabajo al finalizar la cuarentena”, explica López.

El mayor problema que atraviesan estos comercios durante el confinamiento son el pago de alquileres y las altas tarifas de los servicios que deben continuar pagando a pesar de la suspensión de la actividad. “Puntualmente la electricidad es muy cara. Nosotros somos tarifa 3 y nuestro monto ronda los $100.000 y $150.000. Sin ingresos es imposible abonar y en la mayoría de los casos no están haciendo ninguna excepción. Lo único que pedimos es que hasta que termine la cuarentena nos bajen a tarifa 1 y nos cobren solo lo que consumimos, porque sino no vamos a poder subsistir a esta crisis”, reclaman los comerciantes del área.

Y desde la Cámara agregan: “Todavía no hemos recibido ayuda directa del Estado. Aún estamos esperando que nos avisen desde el gobierno la posibilidad de concretar algún salvataje para evitar el cierre definitivo de las empresas”.

Mirá también

Los trabajadores del rubro ya tienen en claro cuál es su situación: hasta no llegar a fase 5 y contar con más de 21 días sin contagios, no podrán volver. Y cuando lo hagan, los nuevos protocolos habrán cambiado la vida bolichera como se la conocía.

“Todavía no está definido exactamente cómo va a ser, pero se estima que los locales no van a poder completar su capacidad para evitar tanta aglomeración. Además, todos tendrán que tomarse la temperatura e higienizar sus manos antes de ingresar, los vasos serán descartables y cada persona que entre tendrá que brindar algunos datos personales para que, en caso de algún problema sanitario, se los pueda contactar rápidamente”, detallan.

Incompletos. En su vuelta, los locales bailables no podrán llenar su capacidad para evitar aglomeración. (Foto: Enigma Club)

Desde marzo, ya son seis los boliches que cerraron sólo en zona Norte. “Estos son únicamente aquellos que nos confirmaron no volver a abrir, pero estamos sosteniendo muchos más que están en la cuerda floja”, repiten desde la cámara. Uno de ellos es “Derby”, el único habilitado en San Isidro que llevaba casi cinco años funcionando en las inmediaciones del Hipódromo. “Justo este año se vencía el contrato y como en marzo ya se aproximaba la pandemia, se decidió adelantar el final del mismo”, explican fuentes allegadas a los dueños. El número inicial se completa con tres discotecas cerradas en Pilar (30 y monedas, Inti y El faro) y dos en Tigre (Keep y Bull Dog). Además, se estima que en cada distrito hay al menos cinco bares que debieron cerrar definitivamente y se teme que el número incremente con el paso de los meses.

Durante los últimos días, vecinos de Vicente López se alarmaron ante rumores de que Garden Groove, el único lugar bailable de la comuna, estaba próximo a cerrar. “Por el momento estamos aguantando. Hemos pensado en convertirlo en bar para poder hacer delivery pero eran demasiados gastos. Hasta fin de año vamos a dar pelea. Si se complica, tendremos que ver cómo seguimos”, señalan desde el lugar calmando las aguas momentáneamente.

Mirá también

Otra preocupación era la zona de discotecas de San Martín, uno de los municipios más famosos por sus boliches donde -por el momento- la situación parece aguantar. “Todos están haciendo un gran esfuerzo, pero están con la soga en el cuello. No pueden seguir pagando cuentas sin tener ingresos desde hace cuatro meses. Necesitamos que piensen un poco en este rubro al que nunca le dieron prioridad”, piden desde la CEDIBBA.

En el sur del Conurbano, los cierres ya son siete: cuatro en Quilmes (Look, Enigma, Osiris y Antigua Tierra), y tres en Esteban Echeverría (Zoom, Quijano y Berracos). Además, tras 70 años de historia en Banfield, el boliche “Mi Club” -el más antiguo de América- también está próximo a cerrar sus puertas.

Finalmente, el Oeste del GBA lleva contabilizado un total de cinco. “Bahiano Disco” en Ituzaingó y cuatro de José C. Paz (Club Limit, Ibiza, Caribeño bailable y Don Lucas Pool).

MR​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *