Las cuitas de Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof en la pandemia



Tío Alberto

Alberto Ángel Fernández no volvió a hablar con Horacio Rodríguez Larreta desde el pasado viernes, cuando se anunció el endurecimiento de la cuarentena hasta el 17 de julio. Cerrada la larga discusión por cómo seguir trabajando en el AMBA para frenar los contagios de coronavirus, cada mandatario se dedicó a lo suyo. Fernández comenzó a abocarse a temas pendientes. Uno, el económico, por eso se mostró encabezando la reunión de Gabinete económico, para mostrarse encima de los asuntos de pandemia y post pandemia. De paso, mensaje para los ministros que no se duerman con los temas. Otro asunto del que se ocupó fue del de la deuda, hablando mucho con Martín Guzmán, pues considera esa resolución un “punto de quiebre” en su gestión. Y otro punto del que Alberto comenzó a ocuparse, metiéndole mano en su computadora personal: el de la reforma judicial. “Dicen” que el Presidente se puso él mismo con el texto de esa reforma que levantó polvareda dentro del oficialismo, entre albertistas puros como Marcela Losardo, Gustavo Béliz y Vilma Ibarra y las de la propia Cristina Kirchner, interesada en el fuero judicial y en las eventuales reformas a la composición de la Corte Suprema, que el kirchnerismo pretende ampliar en número. Dura lex, sed lex…

Cristina Kirchner y Alberto Fernandez en Olivos

Axel y Berni

Entre las cuitas de Alberto asoma una que comparte con Axel Kicillof. Con el gobernador sí habló esta semana pero no se sabe si lo hizo sobre un tema picante que a ambos altera: Sergio Alejandro Berni. Tanto el Presidente como el gobernador han escuchado a intendentes quejarse de su inacción en territorio bonaerense ante los casos de inseguridad. Un jefe comunal de la Tercera Sección Electoral denostó a Berni al verlo sobre el Puente La Noria mientras sus vecinos sufrían una ola de asaltos en las barriadas empobrecidas de su distrito. Otro, de la Primera Sección Electoral, le decía a un colega vecino: “Tuve dos puebladas por temas de seguridad y me dijeron en la Provincia ‘“arreglalo con Súper Berni”. Por eso, no sorprendió en Olivos la especie de que Kicillof mantuvo una larga charla con un ex ministro de Seguridad, que conoce la provincia al dedillo. Allí apareció la idea de una eventual unificación de los ministerios de Justicia y Seguridad, como sucedió en la administración Scioli, con Ricardo Casal como responsable. Pero aunque así sucediera en un futuro, Kicillof debería nominar un secretario de Seguridad. Las distintas tribus peronistas saben que una salida de Berni no podría significar una derrota política del Instituto Patria, búnker de Cristina y Máximo Kirchner, fuente a la que abreva el polémico médico y militar. De todos modos, los alcaldes no han dejado de hacerle llegar al Presidente la satisfacción de haber recibido la visita de Sabina Frederic. Es que la ministra nacional de Seguridad ha comenzado a pisar terreno bonaerense, como sucedió en Esteban Echeverría y Moreno. La ministra, despacito…

Hasta luego

Otro ministro del que se habla sobre una posible partida es Daniel Gollán. Es que el propio ministro de Salud bonaerense ha empezado a decir que se va a ir en poco tiempo. Y delante de sanitaristas, señaló que “hay que darle paso ya a las nuevas generaciones”. El que avisa…

El ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán. Foto: Luciano Thieberger

San Quirós

Por el lado de la Ciudad de Buenos Aires, las cuitas de esta semana comenzaron con una insólita pelea en el centro para atender infectados de COVID-19 en Costa Salguero. Allí se vio a los trabajadores de la salud (vestidos de trajes amarillos) conteniendo una pelea entre internados (con ropa azul) pues acusaron a un interno de robarse dos celulares. Cuando los funcionarios porteños vieron por televisión las imágenes del cruce a las piñas en Costa Salguero, uno intentó descomprimir con un chiste: “Parece una pelea de los Pitufos contra los Minions”. Un poco de humor en medio de la tragedia… La estrategia porteña en esta nueva fase de cuarentena se puede resumir en una frase: “Detectar y aislar, detectar y aislar”, es la orden que emana de las oficinas de Horacio Rodríguez Larreta para sortear esta nueva etapa. “Así vamos a llegar bien al 17 de julio”, asegura un alto funcionario con despacho cerca de Larreta y de Diego Santilli. Y le suma una frase que ya es norma en la sede porteña de la calle Uspallata: “Y sigámosle prendiendo velas a San Quirós”, en referencia a Fernán Quirós, el ministro de Salud que es el tótem de la gestión porteña.

Pelea en el predio de Costa Salguero para infectados de coronavirus por un robo

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1