La triste historia detrás de un balcón con todas sus plantas muertas



El periodista José Antonio Bautista compartió este domingo una triste historia que conmovió a los usuarios en Twitter. Lo hizo a partir de la publicación de una fotografía de un balcón con todas sus plantas muertas. “Hace nada ese balcón era un vergel”, avanzó a través de un hilo, nos cuenta 20 Minutos.

El periodista explicó que “ahora está así de triste porque la pareja que le daba vida murió por Covid-19”. Bautista, vecino del madrileño barrio de Embajadores, no conocía a los dos ancianos que habitaban esa casa antes de la llegada del virus, pero Petra, su amiga, sí tuvo el placer de tratar con ellos.

Un periodista español explicó que el balcón “ahora está así de triste porque la pareja que le daba vida murió por Covid-19”. La historia de los que habitaban la casa antes de la llegada del virus.

Mirá también

La mujer de 90 años es vecina del comunicador. “El otro día me la encontré en el portal y no podía salir a la calle porque se había roto el ascensor. Me dijo que llevaba dos días sin salir y ella desde las ventanas de su casa solo ve el patio interior, así que le dije que viniera a tomar un café a mi balcón, así veía el cielo y la calle”, contó en la red social.

Así, durante su cita, la anciana le contó la historia que había detrás del balcón: “Se detuvo, se puso triste y me preguntó ‘¿sabes por qué están secas esas macetas?’, y me contó que allí vivía una pareja mayor que había fallecido por coronavirus”. En este sentido, el tuitero aclaró que “cuando Petra habla de los vecinos, suele hacer referencias a sus plantas para ubicarlos”.

Mirá también

Los balcones muertos son cicatrices visibles de la pandemia.

Bautista añadió que su barrio “todavía conserva muchos negocios antiguos y vive mucha gente mayor que lleva aquí toda la vida y se conoce, se apoya y se cuida, se respira mucha conciencia colectiva”. Por este motivo, asegura que, frente a la pandemia, en su barrio la gente está “más unida” y es “solidaria”.

“Los balcones muertos son cicatrices visibles de la pandemia. Recuerdo de tantas personas queridas que se fueron. A veces cuesta creerlo”, lamenta Bautista, que cada noche recuerda que antes, en esa casa, había vida: una tenue luz continúa encendida en ese balcón.

GML​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1