La nueva cepa del virus de la gripe porcina se está propagando a los humanos en China



Por Mike Ives

​ HONG KONG – Una nueva cepa del virus de la gripe porcina H1N1 se está propagando silenciosamente entre los trabajadores de las granjas porcinas de China y debería ser controlada “urgentemente” para evitar otra pandemia, dice un equipo de científicos en un nuevo estudio.

El H1N1 es altamente transmisible y se propagó por todo el mundo en 2009, matando a unas 285.000 personas y transformándose en gripe estacional.

Mirá también

La nueva cepa, conocida como G4 EA H1N1, ha sido común en las granjas de cerdos de China desde 2016 y se replica eficientemente en las vías respiratorias humanas, según el estudio publicado el lunes. Hasta ahora, ha infectado a algunas personas sin causar enfermedad, pero los expertos en salud temen que eso podría cambiar sin previo aviso.

“Los virus G4 tienen todos los sellos esenciales de un candidato a virus pandémico”, dijo el estudio, añadiendo que el control de la propagación en los cerdos y la estrecha vigilancia de las poblaciones humanas “debe ser implementada con urgencia”.

El estudio, publicado online en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, se basa en la vigilancia de los cerdos en 10 provincias chinas de 2011 a 2018. En los últimos tres años del estudio, los investigadores recogieron 338 muestras de sangre de los trabajadores de 15 granjas de cerdos y 230 de personas de hogares cercanos.

Mirá también

El estudio descubrió que el 10,4% de los trabajadores y el 4,4% de los demás dieron positivo en las pruebas de anticuerpos contra el G4 EA H1N1, y que los trabajadores de entre 18 y 35 años dieron positivo en una tasa más alta: 20,5%.

Predecir el riesgo no es una ciencia precisa, pero sería aconsejable prestar mucha atención al virus, dijo Ian H. Brown, jefe del departamento de virología de la Agencia de Salud Animal y Vegetal de Gran Bretaña y uno de los dos científicos que revisaron el trabajo antes de su publicación.

Mirá también

“Puede ser que con un mayor cambio en el virus, éste se vuelva más agresivo en las personas, tal como lo ha hecho el SARS-CoV-2”, dijo Brown en un correo electrónico el martes, refiriéndose al nuevo coronavirus.

El estudio fue enviado para su revisión a principios de diciembre, semanas antes de que el brote de coronavirus en la ciudad china de Wuhan comenzara a aparecer en los titulares de todo el mundo.

Li-Min Huang, director de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas del Hospital Universitario Nacional de Taiwán, dijo que el siguiente paso crucial sería averiguar si alguno de los trabajadores infectados de las granjas porcinas había contraído el virus de los humanos, así como si alguno había propagado el virus a sus familias.

“Es un estudio muy importante, y el virus parece bastante peligroso”, dijo Huang. “Tenemos que preocuparnos por cualquier enfermedad con el potencial de contagiarse de humano a humano”.

Las variaciones euroasiáticas del H1N1 han estado circulando en los cerdos de Europa y Asia durante décadas, según el estudio, pero la incidencia de los virus G4 en los cerdos chinos de granja con síntomas respiratorios comenzó a aumentar considerablemente después de 2014.

Las pruebas recientes “indican que el virus G4 EA H1N1 es un problema creciente en las granjas porcinas, y la amplia circulación de los virus G4 en los cerdos aumenta inevitablemente su exposición a los humanos”, dijo.

Mirá también

Al preguntársele sobre la nueva cepa en una audiencia del Senado de EE. UU. el martes, el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, dijo que no se trataba de una “amenaza inmediata”, sino de “algo a lo que debemos prestar atención de la misma manera que lo hicimos en 2009 con la aparición de la gripe porcina”.

El estudio fue una colaboración entre agencias gubernamentales en China, incluyendo el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, así como la Organización Mundial de la Salud, científicos de varias universidades en China y la Universidad de Nottingham en Gran Bretaña. Brown enseña en la Universidad de Nottingham pero no participó en la investigación.

El virus H1N1 que causó la pandemia en 2009 tuvo una tasa de mortalidad relativamente baja, estimada en un 0,02%. Por el contrario, la tasa de mortalidad de la pandemia de gripe de 1918 fue de alrededor del 2,5% de sus víctimas. Pero ese virus mató a unos 50 millones de personas, tal vez más, porque infectó a muchas personas y se propagó en un momento en que la atención médica era más básica.

Determinar la tasa de mortalidad del nuevo coronavirus es una pregunta clave para los epidemiólogos, pero es posible que no puedan responderla hasta que la pandemia haya terminado.

Cao Li contribuyó a la presentación de informes.

c.2020 The New York Times Company

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1