La nueva austeridad del fútbol español: ¿por la pandemia o será una tendencia?



El mercado de traspasos de futbolistas 2020/21 mostró una inusual austeridad de los clubes del fútbol español que no solo gastaron menos que sus rivales ingleses, italianos e incluso franceses, sino que tuvieron un saldo positivo entre compras y ventas. ¿Un accidente provocado por los efectos económicos de la pandemia, o una tendencia que se remarcará de aquí a futuro?

Los 410 millones de euros invertidos por los clubes de LaLiga Santander durante este inusual periodo de mercado extendido del 4 de agosto al 5 de octubre, según datos del portal especializado Transfermarkt, suponen la cifra más baja desde el verano de 2012. Otro periodo marcado por una recesión económica, fue cuando se gastaron solo 150 millones entre todos los clubes, con la llegada del croata Luka Modric al Real Madrid como principal movimiento.

Tanto la Premier League inglesa (1.370 millones), como la Serie A italiana (762 millones) e incluso la Ligue 1 francesa (428 millones) han gastado más en contratar este verano que los equipos españoles, solo por encima de los equipos de la Bundesliga alemana, que invirtieron 320 millones.

El delantero argentino del Elche, Lucas Boyé celebra su gol, primero del equipo ante el Eibar, durante el partido de la cuarta jornada de Liga en Primera División que se disputó en el estadio de Ipurua. Foto: EFE/Juan Herrero.

Los futbolistas que participan de la Liga para esta temporada 2020/21 son 20: “Chimy” Ávila (Osasuna), Marcos Acuña (Sevilla), Ángel Correa (Atlético de Madrid) Rodrigo Battaglia (Alavés), Guido Rodríguez (Betis), Nehuén Pérez (Atlético de Madrid). Esteban Burgos (Eibar), Jeremías Ledesma (Cádiz), Augusto Fernández (Cádiz), Marcos Mauro (Cádiz), Juan Sánchez Miño (Elche), Lucas Boyé (Elche), Emiliano Rigoni (Elche), Franco Vázquez (Sevilla), Jonathan Calleri (Osasuna), Lucas Ocampos (Sevilla), Lionel Messi (Barcelona), Ramiro Funes Mori (Villarreal), Juan Foyth (Villarreal) y Facundo Roncaglia (Osasuna)

Un detalle que también  involucra a los jugadores argentinos en esta baja en el “calciomercato” europeo. Según New York Times, hace una década, 47 futbolistas de nuestro país figuraban en la Serie A de Italia. Este año, sólo 24 están registrados actualmente. En 2014, la Premier League empleó a 23 argentinos y esta temporada se ha reducido la cifra a tan solo 11.

Respecto al año pasado, en la primera categoría del fútbol español se gastaron más de 1.340 millones en contrataciones, este año los clubes de LaLiga Santander gastaron un 69,3% menos, la reducción más drástica de las cinco grandes ligas europeas.

Los clubes de la Bundesliga alemana ahorraron un 57% respecto al año anterior, los franceses un 40%, los italianos un 35,9% y los que menos cortaron el grifo del gasto fueron los ingleses, un 12,2%. Datos llamativos, ya que todos estos campeonatos sufren el impacto de la misma crisis,  provocada por la pandemia de coronavirus.

“Hace unos años me preguntaban por si la burbuja del fútbol iba a explotar y yo siempre contestaba que la burbuja se deshincharía cuando la demanda bajara, a menos que sucediera un hecho impensado. No bajó la demanda, pero sí se produjo algo inesperado, un cisne negro en forma de virus”, explicó a  la agencia EFE el presidente de la Sociedad Española de Economía del Deporte, Carles Murillo.

Bajo su punto de vista, la “incertidumbre” provocada por la pandemia, ha arrasado los ingresos por entradas, debido a los estadios vacíos por la emergencia sanitaria, la reducción en ingresos televisivos o los ajustes por  la baja de los patrocinadores, ha provocado que los clubes tiendan a “racionalizar su gasto”.

“Obviamente está el impacto general del Covid-19, porque han bajado los ingresos y hay un control financiero que te impide gastar si no tienes ingresos que lo justifiquen. A la vez hay un criterio de prudencia: si estoy pidiendo a mis jugadores que se bajen el sueldo, no puedo hacer fichajes de campanillas”, expresó a EFE Esteve Calzada, consejero delegado de la agencia Prime Time Sport y presidente del Sabadell, de LaLiga SmartBank (Segunda División).

Ambos analistas consideran clave que los dos grandes tractores económicos del fútbol español, el Real Madrid y el Barcelona, han sido más vendedores que compradores. Los blancos solo han incorporado futbolistas cedidos y han vendido hasta el punto de tener un saldo positivo de 98 millones, mientras que la gran operación azulgrana ha sido un intercambio con la Juventus (el brasileño Arthur por el bosnio Miralem Pjanic) y su saldo es casi neutro (2,5 millones a su favor, según Transfermarkt).

El entrenador del FC Barcelona Ronald Koeman y el bosnio Miralem Pjanic en el partido de la quinta jornada de Liga en Primera División que FC Barcelona y Sevilla FC jugaron en el Camp Nou, de Barcelona. Foto: EFE/Alberto Estévez

“La Liga está muy polarizada respecto al Barcelona y el Madrid, mientras que en los rankings económicos del fútbol, como el de Deloitte, hay muchos más clubes de la Premier League entre los 20 primeros”, subraya Murillo. “Sin Barça y Madrid actuando de forma proactiva, las cifras caen de forma espectacular”, añade Calzada.

De hecho, la española es la única de las cinco grandes ligas con saldo positivo entre compras y ventas, de 84,8 millones de euros, mientras que el resto han gastado más de lo ingresado: la Premier tiene un saldo negativo de 915,6 millones, la Serie A de 55, la Ligue 1 de 52 y la Bundesliga está prácticamente en equilibrio.

Esa tendencia al ahorro la ha vivido en primera persona en su trato con los clubes el director general de fútbol de la agencia de representación de jugadores You-First, Álvaro Torres, que en estos meses ha percibido “mucha paralización” en los clubes.

“Casi todos nos decían que dependían de las salidas”, aseguró a EFE. Muchos clubes tenían que desocupar fichas antes de contratar. “Incluso algunos nos decían que económicamente podían, pero no tenían fichas. Y a otros que LaLiga no les dejaba pagar más”, añadió.

Esto último se refiere al control económico de la patronal española, que reduce el margen para gastar ya que lo ganado por ventas no puede usarse de inmediato en refuerzos sino que debe repartirse a varios años. “Eso crea una limitación, no sé si es un exceso de responsabilidad”, apuntó.

El ejecutivo de la firma de agentes ve a la Premier League “inalcanzable” para los clubes españoles, pero apunta a un nuevo competidor fuerte: el fútbol italiano, que durante los últimos años está reduciendo los impuestos a los jugadores, lo que permite a sus clubes ofrecer más. “El mismo jugador con la misma oferta del Milán y del Atlético o Sevilla, en Italia cobrará neto el doble”, explicó.

UNA SITUACIÓN EXCEPCIONAL QUE TRAERÁ CONSECUENCIAS

¿Es esta situación una situación coyuntural o puede convertirse en una tendencia? Para Torres será solo un alto en el camino. “El fútbol nunca decae, en España menos. Esto ha sido un tema puntual. Puede que el próximo mercado sea parecido, pero LaLiga resurgirá y la gente volverá a los estadios”.

Para el economista Carles Murillo los clubes sí que han cambiado su punto de vista en algunos aspectos que seguirán cuando pase la pandemia: mirar la partida de gastos “con lupa”, introducir en sus contratos de patrocinios o fichajes cláusulas que les protejan en caso de rebrotes, y plantillas más estables, con más canteros.

“Los clubes van a empezar a mirar a las divisiones inferiores con dos puntos de vista: asegurar parte de su plantilla y que la escuela sea un espacio a rentabilizar. El Real Madrid ha sido un ejemplo”, recordó.

Esteve Calzada coincide en que algunos de los cambios provocados por la pandemia van a ser “para siempre”, por ejemplo la presencia de “cláusulas que protejan a las partes” en patrocinios que aclaren qué ocurre si la competición se para o se disputa sin público, o que en los nuevos contratos de jugadores se prevea qué ocurre si se repite una situación similar en cuanto a reducciones de sueldo.

“Son elementos de prudencia, porque se ha pasado y se está pasando muy mal, y quizás todavía tiene que ir a peor”, añade el ejecutivo de Prime Time Sport y presidente del Sabadell, que ve “extremadamente importante” que vuelva el público a los estadios. “Es lo mejor para la televisión, las audiencias y las marcas. Aunque haya poco público, es mejor que ninguno”, sentencia Calzada.

La crisis sanitaria y económica alcanzó a todo el mundo, y el deporte  no fue excepción. Claramente la pandemia dejó y va a seguir dejando consecuencias, que en el futuro se verá si son reversibles, pero algo que es seguro es que habrá nuevas medidas que aseguren la protección de los involucrados en el negocio del deporte para evitar nuevamente grandes pérdidas.

Con información de EFE

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1