La niña que compró una vieja casa rodante y por 800 dólares la convirtió en un motorhome de lujo



No importa la edad. Cuando hay talento, energías y visión a largo plazo el éxito llega solo. La pequeña Lauren Nelson tiene 11 años y acaba de demostrar una sorprendente capacidad para ver una oportunidad donde nadie más prestaría atención. ¿Qué hizo? Compró una casa rodante en pésimo estado a un costo bajísimo, invirtió apenas un poco de dinero allí y la renovó por completo. El resultado realmente impresiona.

Todo comenzó con la búsqueda de la niña de Attica, en el estado de Nueva York (Estados Unidos). La chiquita quería un lugar que sea para ella, su escondite, su refugio, su espacio exclusivo para chicos. La primera opción fue una casita de madera para poner en el jardín de su casa. 

Pero el alto costo que implicaba la compra de una madera que pudiera resistir al aire libre y fuera del tamaño que ella deseaba, terminaron desechando su plan. “Yo lo único que quería era un espacio que fuera para mí”, contó la niña al canal WKBW.

Lauren Nelson tiene 11 años y compró una casa rodante abandonada. Captura TV

Su segunda idea fue comprar una casa rodante de la marca American Girl Doll toys. “Nos mostró una que tenía un diseño similar al de un motorhome chiquito de VW. Pero salía 650 dólares y mi marido enseguida protestó y le dijo que por ese dinero se podría comprar una casa rodante de verdad y no una de juguete”, contó Aimee, la mamá de Lauren.

Entonces ella fue a su habitación, abrió uno de sus cajones secretos con los sobres mejor guardados y empezó a contar los billetes que tenía cuidadosamente escondidos desde hacía unos meses. Se dio cuenta de que tenía una buena cantidad como para realmente comprarse su propia casa rodante. Así que puso en marcha su plan

“Yo lo único que quería era un espacio que fuera para mí”, contó la niña. Foto Facebook

Los padres no pensaron que realmente lo haría, pero ella ya había tomado la decisión. En los siguientes días se puso a ahorrar y a analizar precios. “Tenía un sobre donde guardaba todo mi dinero de cumpleaños y Navidad, y junté todo, y con eso compré la casa rodante”, explicó la chiquita que tuvo una oportunidad muy rápido, ya que uno de sus vecinos estaba deseando vender su vieja “caravana” Sunline Sunray de 1988. 

Está claro que esta nena ya tiene alguna facilidad para manejarse en el mundo de los negocios ya que no se achicó ante el vecino y le regateó el precio (originalmente el hombre pedía 500) hasta pagar con sus 400 dólares. “No fue muy difícil. Él me dijo $500 y yo le respondí $400 porque ese era el dinero que tenía en mi cuenta bancaria y él dijo: ‘vendido'”, recordó la niña.

Así estaba la vieja “caravana” Sunline Sunray de 1988. Foto Facebook

“Voy a vivir en esto para siempre”, exclamó Lauren cuando recorrió el autobús por primera vez. Entusiasmada por tener su propio lugar, la chiquita no prestó atención al flojo estado en el que se encontraba el vehículo.

“Voy a vivir en esto para siempre”, exclamó Lauren cuando recorrió el autobús por primera vez. Foto Facebook

Empezó a limpiar y a sacar las cosas viejas que habían quedado del dueño anterior. Había un equipo para acampar, repelentes de insectos, protector solar y mucha ropa tirada por todas partes. Sin embargo no bajó los brazos al ver todo el trabajo que tenía que hacer.

Tampoco se asustó cuando encontró una familia de ratones viviendo en su flamante morada con ruedas. Dos estaban adentro del horno y otros dos debajo de una cama. “Pensé que los ratones eran adorables”, dijo Lauren. “Me entristeció mucho que posiblemente hayamos traído a casa una caravana sin sus padres, ya que no les estaba yendo muy bien cuando los encontramos”, comentó a Insider la niña que tenía su objetivo muy claro. 

Había cosas viejas y hasta cuatro nidos de ratas. Foto Facebook

Algunas de las ventanas tenían goteras, por lo que el papá de Lauren también se sumó al proyecto y lo reparó. Los colchones y almohadones también tuvieron que limpiarse a fondo, así que los sacaron al sol y los lavaron con un producto especial para alfombras.

Ahora que todo estaba limpio y arreglado, había que renovarlo estéticamente. Para Lauren fue como una especie de pasantía ya que como aspirante a decoradora de interiores, ella disfrutó de algo que para muchos sería tremendamente engorroso. Diseñó la caravana de la manera que quería y eligió cuidadosamente cada detalle.

La renovó por completo. Foto Facebook

Para seguir con su increíble renovación, la chiquita se había quedado sin presupuesto. Ya que se gastó todo comprando el vehículo. Fue entonces que su madre decidió colaborar, aprovechando que la cuarentena por la pandemia de coronavirus le había ahorrado el gasto del campamento de verano, Aimee invirtió ese dinero en la renovación de la “caravana” de su hija.

Diseñó la caravana de la manera que quería. Foto Facebook

Compraron el piso, la pintura, las fundas de los almohadones y todo lo necesario para su intervención en la casa rodante. Lauren también hizo su aporte y con lo poco que le quedaba compró un marco de fotos, también agarró algunas plantas del jardín y un poco de la madera flotante que había sobrado del trabajo de su papá.

La niña también agarró algunas plantas del jardín. Foto Facebook

Después de dos meses de trabajo intenso, la niña tiene su propia casa. Y así, al pasar por la vivienda de esta familia se podrá ver un motor home estacionado en la puerta, donde una chiquita encontró y fabricó su lugar especial en el que pasa cinco días a la semana.

El resultado final fue impresionante. Foto Facebook

“Si estás buscando tener grandes planes en el futuro, debes salir y hacerlo. Haz que suceda”, dijo ella, que se convirtió en una inspiración para muchos.

“Si estás buscando tener grandes planes en el futuro, debes salir y hacerlo”, dice la niña. Foto Facebook

La casa está estacionada frente al hogar de la familia. Foto Facebook

Muchos están buscando casas rodantes viejas para remodelar. Foto Facebook

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2