La historia del hombre que convirtió una turbina de avión en una moderna casa rodante



Una carcasa cilíndrica que, sujeta al ala de un aeronave comercial, cumple la función de albergar el motor o turbofán, entre otras cosas. En Reino Unido, un extécnico de la Royal Air Force (RAF), Steve Jones, fue más allá de lo imaginable y le dio otro valor: convirtió la estructura externa de una turbina de avión en una moderna casa rodante.

Jones tiene 45 años y vive en el condado de Lancashire, Inglaterra, junto a su esposa e hijos. En el pasado fue parte de la RAF: hacía mantenimiento y reparación de Vickers VC10, un avión británico de pasajeros que voló por última vez en 2013. El hombre declaró a Clarín que trabajar con este vehículo aéreo fue “fabuloso” y que guarda “buenos recuerdos”. 

“Hace siete años tuve la oportunidad de volver a trabajar en los VC10 y una vez más me encantó. En el aeródromo había un montón de viejas piezas de VC10 que habían sido removidas cuando los aviones más antiguos habían sido desguazados. Vi las estructuras de las turbinas y dije que un día transformaría una en una caravana. ¡Mis colegas de trabajo pensaron que estaba loco, pero les encantó la idea!”, afirmó en conversación con Clarín.

Protagonista. Presenta su creación. Foto: Steve Jones/Facebook “The VC10 caravan pod”.

Casa rodante

En septiembre de 2019, su sueño se volvió realidad: tuvo la oportunidad de comprar una de las carcasas por un precio que no prefirió no revelar. Jones empezó con su proyecto en enero de 2020 y lo terminó tres meses después tras 1000 horas de trabajo y £4000 -US$5222 aprox. al cambio del 27 de octubre- invertidas en la remodelación del espacio. 

-¿Cómo llegaste a interesarte en las caravanas y motorhomes? ¿Qué es lo que te gusta de este tema?

-Siempre he hecho trabajos en coches, motos, camionetas, etc., y he tenido mucho interés en transformarlos en caravanas. Hice mi primera conversión hace 10 años y me gustó mucho el proceso. Me da mucha satisfacción cambiar y convertir algo normal en algo útil.

-¿Qué diferencias hay entre refaccionar una casa rodante convencional y trabajar con una estructura de una turbina?

-Esta fue, por mucho, la conversión más complicada que he realizado. La carcasa nunca fue diseñada para ser convertida en un espacio habitable, pero vi el potencial y usé todas mis habilidades de carpintería e ingeniería aeronáutica en esta difícil construcción. La forma no es sólo un tubo, sino un tubo que es más grande en su centro y esto fue muy difícil de revestir con láminas de madera contrachapada. Se requirió mucha fabricación para hacer un buen uso de las puertas y aberturas originales.

Turbina. Pertenecía a un Vickers VC10, avión británico de pasajeros retirado en 2013. Foto: Steve Jones/Facebook “The VC10 caravan pod”.

-¿Recordás cómo fue el proceso paso a paso?

-Después de separar la turbina de la otra, tuve que encajarla en el chasis de la caravana. Este chasis tenía que ser adaptado para que se ajustara a la forma. Este fue el primer gran trabajo que llevé a cabo. Después de eso, me puse a trabajar en la fabricación de la carrocería con modificaciones en las puertas. Cerré la parte trasera y delantera y saqué todas las viejas tuberías, cables y cajas eléctricas ya que ocupaban mucho espacio y no eran necesarias. Luego, hice un trabajo interno con el revestimiento de madera contrachapada, alfombras y fabricación de muebles.

Cómo es por dentro

La casa rodante mide 3,5m de largo x 1,8m de ancho. En su interior, el británico colocó una minicocina con bacha, hornallas eléctricas y además puso estantes.

Interior. Cocina y living. Foto: Steve Jones/Facebook “The VC10 caravan pod”.

El espacio cuenta con un living comedor, que tiene asientos que se convierten en camas: en total, cuatro personas pueden dormir allí. En la abertura de la turbina instaló una ventana de vidrio. 

Cocina. Tiene hornallas y bacha. Foto: Steve Jones/Facebook “The VC10 caravan pod”.

Jones creó el blog “The VC10 caravan pod” en Facebook para mostrar su creación. Una de sus publicaciones se volvió viral y personas de todo el mundo le escribieron. Según informó el diario The Sun, que lo entrevistó en julio, Jones recibió ofertas por la casa rodante, aunque decidió no venderla.

Living comedor. Con una puerta. Foto: Steve Jones/Facebook “The VC10 caravan pod”.

“Es muy especial para mí con todo el trabajo de VC10 que he realizado en los últimos 25 años. Esta caravana es realmente única y no está a la venta. He tenido una oferta de £25.000, pero la he rechazado”, manifestó a Clarín.

Camas. Pueden dormir hasta cuatro personas. Foto: Steve Jones/Facebook “The VC10 caravan pod”.

El protagonista de la historia iba a viajar con la turbina por todo el Reino Unido junto a su familia. “El plan era usarla el año que viene, aunque estoy muy ocupado con la conversión de un granero de 250 años que estoy haciendo por mí mismo. Con eso y el COVID-19 no tenemos tiempo de usarla todavía”, comentó.

Ventana. Foto: Steve Jones/Facebook “The VC10 caravan pod”.

Nuevo proyecto

El hombre ya va por un nuevo desafío: acaba de adquirir el fuselaje de un Boeing 737-500. 

-¿Vas a convertirlo en un habitáculo de lujo? ¿Cómo será por dentro?

-Este va a ser un gran fuselaje frontal de tamaño completo que tendrá la cabina completa reconstruida. Tengo grandes planes para la sala de estar con un balcón (…), un área de ducha y un dormitorio separado en el piso de abajo. Muy lujoso y cómodo. Pienso alquilarlo al público en un parque de caravanas de amigos.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *