La hiperliquidez global acelera la recuperación



El Banco de Inglaterra (BoE) sostiene que la recuperación de la economía británica supera todos los pronósticos previos, y que tomaría una forma aguda de V en la segunda parte del año, con el decisivo agregado de que lo mismo sucede en el resto de las economías avanzadas, y en general del sistema global, en primer lugar en EE.UU. y Europa.

El razonamiento del principal economista del BoE, Andrew Haldane, es el siguiente: la pandemia del coronavirus es primordialmente una crisis del sistema global de salud, que ha provocado una profunda recesión en la economía mundial en el segundo trimestre del año (-14% anual), debido al cierre forzoso de la actividad productiva y los servicios realizada a través de la denominada “cuarentena”.

Esto significa que la primera recesión global de los últimos 10 años (2008/2009) ha sido obra de un shock absolutamente ajeno al proceso orgánico de acumulación capitalista.

El segundo dato estratégico central que establece Haldane es que esto ocurrió cuando el sistema global experimenta las tasas de interés más bajas de la historia (0,1%/1% anual); y esta extraordinaria hiperliquidez se revela inequívocamente cuando el sistema financiero internacional ofrece más de US$17 billones con tasas de interés negativas.

Tanto el Reino Unido como el mundo avanzado se encuentran en una fase de recuperación plena, tras superar el shock inicial que tuvo lugar en el primer trimestre del año en China, y que luego se extendió al resto del sistema.

Mirá también

El cálculo del BoE es que el producto cayó 15% anual en febrero en la República Popular; y se hundió en EE.UU. 10.4% en abril; y a partir de allí comenzó la recuperación en las 2 mayores economías del mundo; y la razón de esto fue que todos los indicadores de sus extraordinarios procesos económicos se encontraban prácticamente intactos, sin daño orgánico alguno.

En términos históricos, el shock del coronavirus fue más un supertsunami que un proceso recesivo tradicional de la acumulación capitalista. EE.UU. experimentó 11 recesiones desde la Segunda Guerra Mundial.

Por eso, al ponerse término al cierre forzoso de las economías, el crecimiento ha sido mucho más rápido de lo esperado, con un alza de 15% anual respecto a los pronósticos del momento más álgido de la crisis (febrero en China; abril en EE.UU.); como parte de una tendencia que se acelera en el segundo semestre del año.

Mirá también

Lo que está ocurriendo en este momento es una recuperación generalizada en todas partes del mundo, en primer lugar en EE.UU. y China, que aumenta a medida que se acelera la apertura de la economía; y esto sucede con un ritmo diverso según las regiones y los sectores económicos, pero prácticamente sin excepciones significativas.

Este fenómeno central está acompañado por un aumento del consumo en todas partes al mismo tiempo, con un alza promedio de 10%/15% (25% en China; 15% en EE.UU.).

La experiencia norteamericana indica que hay una extraordinaria “demanda dormida” en la primera economía del mundo; y esto se ha revelado con el efecto prácticamente instantáneo que ha tenido la apertura de la economía y la recuperación del empleo en los meses de mayo y junio.

China ha sido hasta diciembre de 2019 el eje del consumo mundial (US$6,9 billones el año pasado), impulsado por un gigantesco mercado doméstico de 1.440 millones de habitantes con un ingreso per cápita de US$10.000 anuales, encabezado por la demanda de una nueva clase media de 440 millones de personas que ya tienen ingresos comparables a los norteamericanos (US$35.000/45.000 anuales).

En consecuencia, BoE prevé un auge de 12%/13% en el Reino Unido en el segundo semestre de 2020, que puede aumentar significativamente con las políticas de estímulo fiscal que lanzó el gobierno de Boris Johnson y su secretario de Finanzas Rishi Sunak.

Haldane subraya un hecho estratégico absolutamente decisivo, y es que la pandemia ha ampliado en más de 20% la frontera tecnológica global, lo que acelera todas las tendencias económicas; y a través de los indicadores adelantados e instantáneos (nowscast) recorta el tiempo de comprensión y facilita la tarea de prever.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que los estímulos fiscales lanzados en el sistema global superan US$11 billones en los primeros 6 meses del año, que equivale a 8% del PBI mundial (en EE.UU. son US$5,6 billones, más US$4 billones de inyección de liquidez dispuesto por la Reserva Federal).

EE.UU. encabeza la recuperación global; y ha creado 8 millones de puestos de trabajo en mayo y junio, después de haber perdido 22 millones de empleos en abril, y tras destinar 1/3 del producto al estímulo fiscal y monetario, con una previsión del CBO (Oficina de Presupuesto del Congreso) de +22.4% en el tercer trimestre del año.

La crisis del coronavirus es única en la historia del capitalismo y coincide con una situación de hiperliquidez en el sistema financiero internacional, con tasas de interés negativas en casi la tercera parte del sistema.

Esta novedad histórica está acompañada de una nueva revolución tecnológica, que es la cuarta en la historia del capitalismo, y la más disruptiva e innovadora de todas.

El capitalismo es una fuente inagotable de novedades, una continua sorpresa.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *