La ejecución del luchador Navid Afkari: presionan al COI para que imponga sanciones deportivas a Irán



“Ni siquiera quiero hablar. Esto es muy triste. Alguien perdió la vida por protestar y eso me rompe el corazón. Pensé que íbamos a ser capaces de salvarlo”, declaró el sábado el luchador Bobby Green, tras ganar por decisión unánime su pelea ante Alan Patrick, en UFC Vegas 10. Horas antes, la República Islámica de Irán había ejecutado al multicampeón de lucha libre Navid Afkari, de 27 años.

Luego de ser condenado a 74 latigazos y dos penas de muerte por el supuesto asesinato de un funcionario de la compañía de aguas de Shiraz, durante una de las multitudinarias protestas contra el régimen acontecidas en 2018, el nombre de Navid Afkari se convirtió en un símbolo de protesta mundial.

Es que tras la confirmación oficial de su ejecución, decenas de organizaciones defensoras de los derechos humanos, asociaciones deportivas y atletas del planeta repudiaron su muerte y exigieron duras sanciones deportivas para Irán.

El Comité Olímpico Internacional difundió un comunicado en el que se mostró “conmocionado” frente a la muerte del luchador iraní, al tiempo que lamentó que “los llamamientos de deportistas del mundo entero y todo el trabajo del COI, con el Comité Olímpico Iraní, la Federación Internacional de Lucha y la Federación Iraní de Lucha, no hayan logrado su objetivo”. No obstante, no dedicaron siquiera una línea respecto de posibles penalidades.

Días atrás, el alemán Thomas Bach, presidente del organismo, había sostenido que era fundamental “respetar la soberanía y el sistema judicial de los países”.

Bobby Green cut his post-fight interview short because he was “messed up” after learning, right before his fight, about the execution of Iranian wrestler Navid Afkari. pic.twitter.com/hNWzbgzN6W

— ESPN MMA (@espnmma) September 13, 2020

El Centro de Derechos Humanos de Irán criticó las endebles intervenciones de Bach, al igual que las de United World Wrestling (UWW), ex Federación Internacional de Luchas Asociadas (FILA): “La respuesta del COI y de la UWW fue débil e inadecuada. No consiguieron mantener sus propios principios y reglamentos, lo que socavó su propia viabilidad. Las federaciones deportivas deben hacer responsable a Irán de sus acciones”.

Global Athlete es un “movimiento internacional dirigido por atletas que inspirará y liderará un cambio positivo en el deporte mundial”, con el objetivo de “ayudar a los atletas a obtener una voz más representada en el deporte mundial, reconociendo que el descuido y la supresión de la voz de los atletas se han prolongado durante demasiado tiempo”, según se describe en su página web.

A través de un comunicado, el grupo presidido por Rob Koehler, ex director general adjunto de la Agencia Mundial Antidopaje, exigió que el COI y la UWW “implementen inmediatamente las sanciones que expulsen a Irán del deporte mundial por esta atroz ejecución”.

“Las acciones del gobierno iraní son una clara violación de los derechos humanos. Tales actos no pueden quedar impunes. Por ejecutar a un atleta, este gobierno ya no merece el privilegio de competir en el deporte internacional”, agregó.

Navid Afkari, luchador iraní ejecutado por un supuesto asesinato.

De igual manera se pronunció la Asociación Mundial de Jugadores (WPA, por sus siglas en inglés), que representa a 85.000 atletas a través de más de 100 asociaciones de jugadores en más de 60 países y que en su sitio oficial destaca como objetivo principal que “los derechos humanos de todos los involucrados en la práctica del deporte deben ser protegidos, respetados y, cuando sea necesario, defendidos”.

Brendan Schwab, director ejecutivo de WPA, remarcó que “el horrible acto de ejecutar a un atleta solo puede considerarse como un repudio de los valores humanitarios que sustentan el deporte” y que es consecuente que “Irán pierda su derecho a ser parte de la comunidad universal del deporte”.

A su vez, Athleten Deutschland, una organización de defensa del deporte financiada por el gobierno de Alemania, también reclamó sanciones deportivas para Irán: “Su ejecución no debe estar exenta de consecuencias. Esperamos que el COI y la UWW adopten una posición firme contra las violaciones de los derechos humanos de los atletas. Esto también incluye el establecimiento de un mecanismo de sanción apropiado”.

En paralelo, la protesta se trasladó a las redes sociales, en especial a Twitter, donde se convirtió en tendencia mundial el hashtag “#BanIRSports4Navid” para pedir que Irán sea apartado de todas las competencias deportivas mundiales tras la ejecución de Afkari.

Protestas en Amsterdam, en contra de la ejecución de Navid Afkari. Foto: EFE

Masih Alinejad, periodista y activista por los derechos de las mujeres, oriunda de Irán y exiliada en Estados Unidos, publicó un tuit en el que apuntó contra el gobierno iraní: “La República Islámica asesinó a Navid Afkari, un hombre inocente, por el crimen de protestar… Nuestra demanda es para que se le prohíba a la República Islámica participar del deporte internacional”.

Antes de que las autoridades iraníes difundieran un video donde Afkari confesaba ser culpable del crimen, Alinejad publicó un supuesto audio en el que desde la cárcel el luchador aseguraba ser inocente y relataba las torturas a las que había sido sometido para brindar un falso testimonio.

“No hay ni una pizca de evidencia en este maldito caso que demuestre que soy culpable. Pero no quieren escucharnos. Si me ejecutan, quiero que sepan que una persona inocente, que intentó y luchó con todas sus fuerzas para ser escuchada, fue ejecutada​. Me he dado cuenta de que están buscando un cuello para su cuerda”, cerraba la grabación.

Mirá también

HS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2