¿La economía se recuperará? el efecto que el Presidente se olvida de mencionar



Como bautizó Lucas Llach, la economía es la ciencia maldita. Pero también de las palabras malditas. Muchos de los términos que los economistas utilizan suenan feo. Va uno. Histérisis. Dícese del efecto que persiste en el tiempo aún cuando las causas del problema se disipen.

Va un ejemplo. Hay evidencia de que las crisis macroeconómicas recurrentes afectan el producto potencial de manera permanente. No es lo mismo una caída del PBI de 9,9% para Francia que para Argentina, porque probablemente Francia vuelva al punto pre Covid antes que Argentina. Según un cálculo de Ricardo Delgado, economista de la consultora Analytica, el país no lo haría ni en 2021. La torta de la economía se habrá achicado más de 20% en dos años.

El fenómeno de histérisis (con perdón del oído y la vista del lector) se juega en dos campos para la suerte del Gobierno: empleo y comercio global. El primero significa votos, el segundo dólares. Cuando la incertidumbre es alta, las empresas ajustan sus planes de negocio y esas decisiones significan puestos de trabajo que se pierden. A nivel global, la pandemia profundizó una serie de tendencias que venían desde antes, como dice el economista Roberto Bouzas, profesor de la Universidad de San Andrés. Una de ellas es que China parece estar desacoplada, cada vez más, de la globalización. ¿Qué China y globalización le esperan a la Argentina?

Mirá también

“La economía se va a deteriorar, pero se va a recuperar”, dijo ayer el Presidente. Hay varias preguntas para Fernández. Ya que no hay conferencia de prensa van acá: ¿desde qué nivel del subsuelo se recuperará? ¿cómo? La diferencia entre un palo que se tuerce y vuelve a su posición previa y uno que se rompe, es lo que está en juego acá. Histérisis.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1