La diferencia entre cuarentena escalonada e intermitente: los términos para explicar lo que pasó y lo que viene



Golpear y bailar. El martillo y la danza. Fue la estrategia que se aplicó hasta ahora para pelear contra el coronavirus. Volvió a tomar protagonismo antes del 1° de julio, cuando comenzó a hablarse de un nuevo “martillazo” y del endurecimiento de las restricciones tras cien días de confinamiento. Ahora el terminó cambio: se habla de cuarentena escalonada. Y tiene que ver con sumar actividades en forma gradual. Del 1° al 17° se dio el martillazo. Ahora parece momento de “bailar”.

El autor de la teoría aludida, que adoptaron jefes de Estado y científicos de todo el mundo, es Tomás Pueyo, un ingeniero español que vive y trabaja en Silicon Valley, California. Aquí, el Gobierno porteño le presta especial atención desde marzo, y se la volvió a mencionar ante el “martillazo” ​del 1° de julio. Los casos crecían y el miedo al colapso del sistema sanitario obligó a dar el golpe.

Hace dos semanas el concepto lo refrescó Tomás Orduna, uno de los médicos infectólogos que asesora al Gobierno Nacional. “Es la cuarentena férrea, se produce un aplastamiento de los contagios nuevos”, dijo el especialista en un reportaje, y agregó: “Después se empieza a abrir y ahí viene una serie de subas y bajas en la aparición de casos. Y empieza a haber un momento en el que empiezan a crecer los contagios y vuelve el martillazo”.

A Pueyo, el autor de la teoría que difunde sus trabajos a través de la plataforma Medium, lo consultan presidentes y alcaldes. “Públicamente, Perú, Alemania y Bulgaria. Otros se han puesto en contacto conmigo a nivel privado para que les ayude, así que ha sido bastante impresionante”, dijo respecto a The Hammer and the Dance, el título de la presentación en inglés.

La estrategia tiene que ver, primero, con aplanar el pico de contagios con medidas duras de distanciamiento social: el martillo. Para luego controlar la evolución según el riesgo: la danza. El objetivo, según Pueyo, pasa porque la sociedad vaya recuperando su vida cotidiana. Pero para eso, aclara, “el objetivo epidémico es minimizar completamente el número de casos, mientras se optimiza la economía”.

The Hammer and the Dance, el escrito que Tomás Pueyo publicó el 19 de marzo y se volvió viral y motivo de consulta de líderes de todo el mundo.

Luego del cierre estricto de actividades desde el 20 de marzo, el primer martillo, la cuarentena local tuvo diferentes etapas. A medida que la pandemia avanzó en la Argentina, el problema se fue concentrando en el área metropolitana de Buenos Aires, que concentra el 95% de los casos.

​La relajación en los controles, la apertura de industrias y comercios, los permisos para salidas recreativas y para correr, y también las actividades que se fueron sumando a las permitidas se constituyeron en una especie de “danza” algo desprolija que fue ganando a los vecinos de la Ciudad y el conurbano a medida que los casos seguían creciendo. Ahora, después de las nuevas medidas de cierre estricto, la incorporación del concepto de “cuarentena escalonada” apunta a que esta vez la danza sea más ordenada. 

“Hay una serie de medidas que son muy baratas y necesarias para danzar: testeo masivo, rastreo de contactos, aislamientos y cuarentenas focalizadas, uso del tapabocas, higiene pública, distanciamiento físico y educación pública”, reza la teoría del español en su presentación, publicada originalmente en marzo. Todas esas acciones, en mayor o menor medida, se fueron tomando durante los cien días. Y tanto el presidente Alberto Fernández, como el jefe de Gobierno, Horacio Rodriguez Larreta, y el gobernador Axel Kicillof, reforzaron la idea de seguir apostando por ellas y por la responsabilidad social e individual para evitar un nuevo martillazo.

El plan detectar y la búsqueda casa por casa son ​más ejemplos que lo que hay que hacer en tiempos de danza como los que vienen. Aunque, claro, a juzgar por los resultados y algunas limitaciones tales como cantidad de kits para hacer hisopados y las particularidades de una región como el AMBA, que no se repite en países de Europa, por ejemplo, hacen que el paso de la teoría a la práctica deje en evidencia las problemáticas típicas de cada lugar.

Mirá también

“Empecé a analizar datos y ponerlos en Facebook para mis amigos, y vi que tenían bastantes reacciones. Un día, un amigo me pidió que lo pusiera para enviarlo a amigos en París, para que cerraran sus empresas. Pensé que tendría 10.000 visitas, pero no te imaginas que puedas tener 50 millones”, contó el hombre nacido en Nantes, pero criado en Madrid y actualmente en California.

El texto se viralizó a tal punto que se convirtió en una referencia para economistas, políticos y expertos en salud pública. Y Pueyo, en la actualidad vicepresidente de la Course Hero, una empresa que gestiona recursos online para estudiantes en Silicon Valley, sigue publicando textos e investigaciones en forma periódica, tanto en su perfil de Facebook con en la plataforma Medium.

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *