La crisis de Rodizio: los dueños no pagan los sueldos y los empleados tomaron el restaurante



Pasó de atender los pedidos de Riquelme, Messi, Maradona, a tener que tomar el lugar de trabajo junto a 46 compañeros, en reclamo de salarios adeudados y la definición de un plan. Antonio Yapura (57) es delegado gremial y, desde hace 25 años, mozo en Rodizio Costanera, antes imán de famosos, hoy en concurso de acreedores y cerrado en cuarentena.

La ocupación empezó el viernes, tras una reunión entre trabajadores y dueños. “Tomamos el lugar porque hace siete meses que no cobramos. Sólo tenemos la ayuda del ATP, que ahora son 21.000 pesos y hasta el mes pasado eran 17.000. Ni aguinaldo nos pagaron. No tenemos cómo subsistir”, denuncia Yapura.

Mientras tanto, los propietarios de la clásica parrilla quieren renovar la concesión, pero están inhibidos por una deuda de 5 millones de pesos en concepto de canon, indicaron a este diario fuentes del Gobierno porteño. Clarín intentó comunicarse con los dueños, sin éxito.

Los 47 empleados de Rodizio Costanera se rotan para permanecer en el restaurante. Foto Guillermo Rodríguez Adami

Hace dos años, la sociedad que explota la sucursal de Rodizio Costanera, Maillol S.A., solicitó la apertura de un concurso de acreedores para sanear sus finanzas. El trámite fue presentado ante el Juzgado Nacional en lo Comercial N° 31. Lejos habían quedado los tiempos en que la parrilla atraía a deportistas, políticos y celebridades.

Con esa convocatoria, se especuló sobre un posible cierre. Pero el restaurante siguió funcionando hasta el inicio de la cuarentena, cuando bajó la persiana. A diferencia de otros locales gastronómicos, aquí no se implementó el delivery ni el take-away. Mucho menos el consumo al aire libre o en sus salones. En ese contexto, los trabajadores pelean por lo más básico: volver a cobrar y a trabajar.

Las mesas de Rodizio Costanera están tal como quedaron justo antes del comienzo de la cuarentena. Foto Guillermo Rodríguez Adami

“Todos los empleados estamos participando de la toma, pero hacemos guardias rotativas, para no estar mucho juntos tampoco, por el riesgo de contagio de coronavirus. Estamos acá, pero con cuidado”, aclara Yapura. Y se pregunta: “¿Dónde voy a conseguir trabajo si esto sigue así? Ya tengo 57 años”.

El reclamo no se agota en la ocupación: este sábado desde las 12 habrá venta de choripanes “para poder subsistir”. Será en la puerta del restaurante, ubicado en la avenida Costanera Rafael Obligado al 6500.

“Hay dos alternativas: que venga algún inversor para reabrir el local, o bien que alguien se haga cargo de las indemnizaciones. Son 47 trabajadores, muchos con tres décadas de antigüedad”, precisa Humberto Ballhorst, secretario de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), que fue a dar apoyo en la ocupación.

Maillol S.A., la firma que explota la sucursal Costanera de Rodizio, está en concurso de acreedroes. Foto Guillermo Rodríguez Adami

Ballhorst espera novedades “para la próxima semana”. “Estamos manteniendo conversaciones con los ministerios de Trabajo y de Desarrollo Económico de la Ciudad. Confiamos en que de allí salga una solución”.

Mientras tanto, sus parrillas siguen vacías, a tono con el paisaje gastronómico de la Costanera, cuyos restaurantes antes se colmaban y hoy están en retroceso. Justamente muchos quedaron dentro de los planes del polémico Distrito Joven, un proyecto de urbanización del Gobierno porteño en Costa Salguero y Punta Carrasco.

El buffet de Rodizio Costanera, cubierto con manteles. Foto Guillermo Rodríguez Adami

A diferencia de otras parrillas de esa zona, las de Rodizio son de estilo brasileño: un sistema de rotación de carnes en el que se paga un precio fijo y los comensales piden a los mozos las porciones que quieren comer. Estas suelen servirse en la misma espada o pincho en el que fueron asadas, de ahí que el sistema también se llame de “espeto-corrido”.

Pero en Rodizio Costanera también se servían pescados, e incluso sushi. Un símbolo de los noventa, la década en la que ir a este restaurante era sinónimo de pertenecer.

NS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *