La crisis de Brasil hunde aún más a la economía argentina



Sobre llovido, mojado. A la recesión que arrastra Argentina desde hace tres años, potenciada ahora por la pandemia, se le agrega otro componente negativo: Brasil, el principal socio comercial del país, se perfila a tener el peor año económico de su historia. La mala performance del vecino y la pérdida de competitividad tras la devaluación del real afectarán principalmente a las exportaciones industriales. 

“Brasil es el país con mayor tasa de contagios diaria de Covid-19 a nivel mundial. Sin embargo, los problemas de nuestro vecino son anteriores a la pandemia”, indica Emilia Calicibete, analista de la consultora LCG. “En marzo, cuando recién comenzaban a aparecer rastros de Covid-19, la actividad se contrajo 5,9% respecto a febrero. Es esperable que el resultado para abril se mantenga en esta línea”, agrega. “Con la pandemia, los mercados esperan ahora una caída de más de 5 puntos en la actividad de Brasil para el 2020, el mayor retroceso anual en su historia”. A principios de marzo aún se proyectaba un crecimiento de 2% para este año.

Según los números de Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil las exportaciones argentinas a ese país bajaron 40,6% en abril y 22,6% en el cuatrimestre. A las importaciones desde ese destino les fue peor: cayeron 48% y 18,8%, respectivamente.

La consultora Abeceb estima una disminución del 29% en el intercambio comercial bilateral de 2020 para llevarlo a niveles inferiores a los de 2005. Las ventas externas se retraerían en promedio un 26% y las importaciones, 32%. A pesar de esta merma, la Argentina finalizaría 2020 por segundo año consecutivo con un superávit en torno a los US$700 millones, (vs US$227 millones en 2019), el registro más elevado desde el 2002.

“Gran parte de la contracción del comercio con Brasil se explica por la reducción de exportaciones de vehículos de transporte, un sector que se vio completamente paralizado por la cuarentena. Actividad frenada, ventas que ya llevan más de un año estancadas y baja velocidad de circulación de la moneda no son signos de una economía viva”, agrega Calicibete. “Las cuentas entre estos dos países no se revertirán en ningún futuro cercano, y menos aun cuando los pronósticos del gigante de la región son tan pesimistas”.

El sector automotor será claramente el más perjudicado. Por sí solo explica el 44% del intercambio entre los dos países. Si la demanda sigue deprimida en Brasil hay pocas chances de encontrar mercados alternativos atractivos.

Elizabet Bacigalupo, responsable del equipo macroeconómico de Abeceb, explica que Brasil enfrenta una triple crisis: sanitaria, política y económica. “Los índices muestran un deterioro fuerte de la confianza de los empresarios”. Este cóctel hace las chances de recuperación de la inversión una vez que termine la pandemia sean magras. “En el segundo trimestre el PBI va a caer 10% interanual, es la mitad de lo que va a caer el PBI argentino, pero es un derrumbe fuertísimo”. 

Mirá también

En este contexto Brasil aceleró la devaluación de su moneda. En lo que va del año, la depreciación del real es de 44%. La cotización del dólar ronda ahora 5,75 reales contra 4 a principios del 2020. El tipo de cambio bilateral en términos reales se deterioró cerca de un 30%, lo que resta competitividad a los productos argentinos. 

“El tema del real no es menor, pero en el corto plazo pesa más el efecto PBI. Estimamos que a mediano plazo por cada punto que crece Brasil el PBI argentino crece 0,25%”. Entonces si Brasil cae 6% este año, como pronostica el Banco Central de ese país, eso le agrega a Argentina una caída adicional de su actividad económica de 1,25 puntos porcentuales. Para Abeceb el PBI argentino se derrumbará 8,5% en el año, mientras que LCG ya estima la pérdida en 11%.

Bacigalupo agrega que en el tipo de cambio multilateral la pérdida de competitividad está en torno al 7%. “Todavía está en un nivel bastante razonable. No hay signos evidentes de atraso cambiario, pero hay tanto ruido por lo que ocurre con los dólares alternativos que se generan expectativas de devaluación sobre el dólar oficial. Eso es lo que hace que el Banco Central tenga que salir a vender en un período en el que el mercado debería estar abastecido por los dólares de la cosecha”.

Marcelo Elizondo, analista en comercio internacional, explica que “el mercado de Brasil tiene mucha dificultad para recuperar la normalidad. Nuestras ventas a Brasil hace seis u ocho años sumaban US$ 17.000 millones al año, ahora estamos en US$ 10.000 millones. El país vecino pasó de acaparar el 25% de nuestras exportaciones a representar poco más del 15%. Y eso va más allá de la pandemia”.

Mirá también

Sobre esto impactan también las diferentes posturas políticas que tienen ambos países frente al comercio internacional, con Brasil más volcado a la apertura y a avanzar en acuerdos comerciales incluso por fuera del Mercosur, mientras Argentina sigue proponiendo el proteccionismo como solución a la falta de desarrollo.

“Argentina y Brasil tienen distintas estrategias y eso puede debilitar la relación bilateral. Hay que ver si una vez superada la pandemia Brasil no se despega más de la Argentina y busca vinculación con otros mercados”, señala Elizondo. “Quizá lo que haya en el futuro sea una relación no tan privilegiada, con una intensidad menor. Para nosotros Brasil sigue siendo un mercado relevante, probablemente el más importante, pero no tanto como antes”.

En el medio China va ganando peso entre las exportaciones argentinas. En abril desplazó a Brasil del primer puesto en ese ranking. El país que dio origen al Covid-19 ya se está volviendo a crecer. “La recuperación de Asia es muy importante. China, India, Vietnam, Indonesia, Taiwán son mercados que tiene más dinamismo, son los que normalizan con más velocidad después de la pandemia”, cuenta Elizondo. ¿Alcanza con Asia para compensar la baja de las exportaciones a Brasil? “Puede haber ahí cierta recuperación, aunque no para compensar la pérdida de otros mercados. La Argentina va a tener peores resultados en América Latina y en Europa que en Asia”.

En base a esto Elizondo calcula que las exportaciones argentinas totales caerán “alrededor de 10%, quizás un poco más, dependerá de que pase con las cuarentenas en el resto del mundo”. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1