Juntos por el Cambio le propondrá al Gobierno cuatro acuerdos básicos para después de la pandemia



Aun con todas sus diferencias internas, Juntos por el Cambio apura una hoja de ruta con acuerdos básicos para proponerle al Gobierno. La iniciativa pretende darle un marco de previsibilidad a la Argentina. En la principal fuerza opositora, sin embargo, no son optimistas: la polarización volvió a dominar la dinámica en el Congreso, tras la media sanción de la reforma judicial en el Senado, y el presidente Alberto Fernández busca reenfocar su administración en la gestión por fuera de la pandemia, pero con cortocircuitos con su principal interlocutor en el PRO, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

Esa lógica obligó a los referentes de Cambiemos a postergar una y otra vez la presentación del documento titulado Carta a los Argentinos. Cuatro acuerdos para una nueva etapa, a cuya versión preliminar tuvo acceso Clarín.

En la mesa nacional de Juntos por el Cambio nunca se pusieron de acuerdo sobre el modo y el momento para comunicar el texto en el que trabajaron referentes de las tres fundaciones ligadas a los partidos de la coalición opositora: la Fundación Pensar, think tank del PRO; la Fundación Alem, usina intelectual de la UCR; y el Instituto Hannah Arendt, de la Coalición Cívica.

“Es un documento muy propositivo, constructivo y cada vez que pensábamos publicarlo había medidas híper-agresivas del oficialismo. Es difícil colaborar cuando te están tirando esa artillería”, expresó uno de los autores.

Los tiempos de la cuarentena, la política sanitaria del Gobierno y los planes del oficialismo en el Congreso postergaron la presentación de un programa postpandemia, que finalmente se conoce en el clímax de contagios de covid-19 en todo el país.

“En medio de una pandemia que azota a todo el mundo y promete reconfigurar las costumbres económicas y sociales, queremos hoy decirle a la sociedad que creemos necesario llegar a cuatro acuerdos que sirvan como pilares de una nueva etapa para el despegue de nuestro país”, señala el texto en el que trabajaron los macristas Patricia Bullrich, Federico Pinedo, el radical Jesús Rodríguez, Paula Olivetto y el “lilito” Maximiliano Ferraro, entre otros.

El documento plantea la necesidad de plasmar 4 consensos:1. Un acuerdo institucional.2. Un acuerdo social.3. Un acuerdo productivo.4. Un acuerdo de integración al mundo.

En el documento de 8 páginas se detallan los alcances de los acuerdos, primero con una breve descripción y, en un segundo tramo, con propuestas más concretas.

“En algunos rincones del mundo se perciben tendencias de recesión democrática. En algunas comunidades, la crisis sanitaria parece la excusa para explorar otra morfología política con democracias agrietadas, con limitación de los derechos humanos, restricción de las libertades civiles y recursos de excepción como práctica permanente”, alerta el texto sobre la necesidad de consensuar un acuerdo institucional.

El ala dura de Cambiemos cuestionó al Gobierno por el recorte de libertades individuales que presuponen las medidas de aislamiento, que ya llevan más de 160 días, e incluso alentó manifestaciones. “Podemos fortalecer el sistema político democrático en la Argentina con dos o más coaliciones que se alternen en el poder y tengan diferencias, pero compartan los valores de la convivencia en paz”, describe el texto. En el Gobierno no ven con malos ojos las bondades de un nuevo escenario bipartidista, que necesita consolidarse. Incluso Máximo Kirchner se refirió a él en una reciente entrevista.

El acuerdo social, en tanto, plantea dos ejes principales: la transformación de los programas sociales en trabajos formales que sean superadores de la política asistencialista y ayuden a eliminar el clientelismo y un ambicioso acuerdo educativo que haga énfasis en la capacitación docente, la pluralidad y el desarrollo productivo. El ítem, que recuerda la sanción de la ley de urbanización de villas plantea la necesidad de “evitar el abuso de intermediarios que sometan a los beneficiarios a mecanismos de discriminación y dependencia”.

Respecto a la educación se insiste en la necesidad de un capacitación docente permanente, provisión tecnológica, carreras terciarias y universitarias más cortas y vinculadas al mercado de trabajo, enseñanza de oficios y una “administración despolitizada de los presupuestos”.

El capítulo económico tiene un diagnóstico similar al del Gobierno (y al de administraciones anteriores, independientemente de los resultados). Describe la necesidad de generar empleo privado genuino y garantizar la competitividad exportadora para hacer frente a la necesidad de dólares que y que incluya un desarrollo federal.

Los miradas divergentes aparecen en el camino. “Los empresarios necesitan más flexibilización y menos indemnización doble”, señala un dirigente cercano a Mauricio Macri; en las antípodas de la política laboral del Gobierno.

Uno de los ejes que más polémica anticipa es el referido a la inserción internacional. “Con plataforma en el Mercosur, debemos aprovechar el potencial del mercado europeo, que se abre con el acuerdo alcanzado entre ambos bloques a mediados de 2019”, precisa el documento. El Presidente, así como algunos líderes del viejo continente, han planteado dudas sobre la viabilidad del acuerdo que firmó el ex canciller Jorge Faurie. Aun con un escenario global dominado por la incertidumbre, en la oposición creen que las perspectivas del país son alentadoras si se sigue apostando al multilaterialismo y al regionalismo, a la venta de productos primarios y de servicios y al desarrollo del turismo.

“Si el país se encamina a un modelo de concertación de políticas y necesidades de la sociedad, luego será fácil integrar otras agendas”, concluye el documento para explicar la decisión deliberada de no incluir una reforma previsional y generar consensos en materia de Seguridad, Defensa y medio ambiente.

“Es un trabajo que se está realizando y que todavía que está en debate”, respondió la presidenta del PRO, Bullrich, ante la consulta de este diario. Los autores del proyecto señalaron que -aunque hay similitudes- no está basado en los consensos básicos que Macri le propuso a los candidatos presidenciales, a principios de 2019.

En privado dirigentes opositores sostienen que un acuerdo de esta naturaleza permitiría ordenar la agenda institucional del país por los próximos 5 o 6 años y facilitar así la llegada de inversiones. “Recién entonces podría discutirse una reforma judicial en serio”, reflexionan opositores de peso.

Esta misma semana, el Presidente comunicará parte de la batería de medidas de recuperación económica. Entre ellas se cuenta el postergado proyecto de ley para conformar el Consejo Económico y Social, que diagramó el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz.

En Juntos por el Cambio tampoco se hacen ilusiones sobre esa invitación. “Estamos dispuestos a participar si la agenda es abierta, pero si está cerrada y la decisión es sumar más impuestos, va a ser muy difícil”, pronostica un integrante de la mesa nacional de la coalición.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2