Juan Manuel Lugones renunció al Aprevide tras la denuncia de abuso sexual: “Hoy los barras deben estar festejando”



Después de cinco años al frente de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones renunció a su cargo. El abogado le informó su decisión a Sergio Berni, ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, quien se la aceptó inmediatamente. Su reemplazante será el licenciado Gustavo Gómez, ex director de Seguridad Preventiva de la Policía Aeroportuaria.

“Era un ciclo terminado”, le dijo Lugones a Clarín. Y amplió: “Soy de la gestión de Cristian Ritondo y María Eugenia Vidal. Acá hay buena gente, pero me parece que estaba de más. Tienen que tener a alguien de su confianza en el puesto. Yo estaba incómodo con ellos y ellos conmigo”.

-¿Te fuiste por la denuncia de abuso sexual que hay en tu contra?

-No cometí el delito del que se me acusa. Me avala el principio de inocencia. Podría haber seguido trabajando, así como el ministro y el viceministro de Salud de la Provincia, Daniel Gollán y Nicolás Kreplak, están procesados por el Plan Qunita.

Lugones fue acusado por una agente de la Policía bonaerense, quien era su secretaria en la Aprevide, con la que compartió un operativo en Mar del Plata a mediados del año pasado. Después del incidente, la mujer fue trasladada a una comisaría. Entonces, denunció a su superior por supuesta conducta inapropiada. Como consecuencia de esta situación, y después de 19 testimoniales, la fiscal Cecilia Corfield, de la UFI N° 15 de La Plata, pidió la elevación a juicio oral que concedió el juez Pablo Raele.

Con Ritondo y Chiqui Tapia. Lugones llegó con la gestión del ministro bonaerense de Macri.

Berni creyó en la palabra de Lugones y por eso lo mantuvo en su puesto, más allá de que el funcionario había sido designado en 2015, cuando Ritondo era el hombre fuerte de la seguridad provincial. Sin fútbol producto de la cuarentena, Lugones quedó fuera de acción. Tiempo después, padeció coronavirus y pidió licencia. Terminó el domingo y por eso, asegura, decidió dar un paso al costado.

“Hicimos lo que nunca antes se hizo. Cuando me convocaron María Eugenia y Cristian, nos propusimos terminar con los barras. Desmantelamos Hinchadas Unidas Argentinas, que nos avergonzaba como país y quedó claro en Sudáfrica y Brasil; les devolvimos a los clubes 30 millones de pesos. Encarcelamos a 100 jefes de barras y les dictamos prohibición de concurrencia a 3500 violentos”, enfatizó Lugones.

La causa que más ruido hizo tiene que ver con la barra de Independiente, que ya está en etapa de juicio oral. En el banquillo de los acusados se sentará la cúpula directriz de la hinchada roja, entre ellos, Pablo Bebote Alvarez. También Héctor Yoyo Maldonado, actual secretario, y el ex vicepresidente Noray Nakis.

La Unidad de Delitos Complejos y Crimen Organizado del departamento judicial de Lomas de Zamora también pidió que Pablo Moyano, hijo de Hugo y actual vice, fuera imputado como jefe de la asociación ilícita. Lo acusan de reventa de entradas, hostigamiento a dirigentes opositores, recaudación de puestos de bebidas y comidas al paso, y cobro ilegal del estacionamiento en la calle, entre otros delitos vinculados a los espectáculos deportivos.

-¿Y qué hicieron los barras durante este tiempo?

-Participaron en todos los delitos. Robos, tomas… Lamentablemente, yo ya no estaba en la primera línea de batalla. Ojalá sigan por el camino del combate a los violentos. Hoy los barras deben estar festejando que me fui de la Aprevide.

FK

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *