Juan Grabois volvió a justificar las tomas de tierras: “Es una situación delictiva de gente que no tiene intención delictiva”



Juan Grabois, dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), habló nuevamente este martes acerca de la “oleada de toma de toma de tierras” y dijo que se trata de “una situación delictiva de gente que no tiene intención delictiva”.

En una entrevista para Canal 9, Grabois explicó que en los últimos días “hubo 15 o 20 tomas de tierras” en distintos puntos del país, lo cual se puede explicar cuando “hay crisis económicas muy fuertes”, pero agregó que “ahora se da una situación particular: la gente estuvo cinco días metida en una casilla, los pibes no quieren saber más nada”.

En esa línea, definió que “la toma de tierra es una situación delictiva de gente que no tiene intención delictiva, como cuando cartonear era un delito”.

Horas atrás, Grabois había declarado que debido a la crisis por el coronavirus las tomas de tierras “se van a profundizar porque la gente no no va a querer seguir viviendo hacinada con el virus dando vueltas por ahí”.

El dirigente social aclaró que a quien le toman la tierra “también es una víctima” porque “se le usurpa su terreno”, y agregó: “¿No podemos hacer 500 mil o 600 lotes de 10 por 20 metros para que la gente los pueda ir pagando a 20 años y construya su casa?”.

“Si no están esos lotes, a la larga o a la corta, la gente va a buscar dónde ir a vivir. Eso hay que planificarlo”, advirtió.

En ese marco, Grabois planteó la necesidad de un “plan de desarrollo humano integral” que contempla la creación de “4 millones de puestos de trabajo; un millón de lotes para que la gente se vaya construyendo su vivienda con agua, luz y cloacas; urbanización de 4.400 barrios populares y creación de 200 comunidades rurales organizadas”.

Ese plan costaría unos “750 mil millones de pesos”, de los cuales la mitad la pondría “el Estado”, pero “la otra mitad tiene que venir de las grandes fortunas, de los tipos que tienen más de mil millones de dólares”.

El referente de la CTEP aseguró que ve “una intención y una vocación en el Gobierno y Alberto Fernández” en resolver el problema de la falta de vivienda, pero a la vez dijo que “tiene que haber un nivel de planificación”.

A pesar de su afinidad con el Presidente, Grabois reconoció que se “resignó a que algunas cosas no van a ser, y que va a haber que esperar un poco más”.

“En la época de Macri no tenía tanta bronca porque ya sabía a quién tenía en frente. Cuando vengo embroncado es porque creo que Alberto puede hacer más de lo que está haciendo”, sostuvo.

“Lo que nosotros le pedimos al Gobierno es discutir cosas concretas”, afirmó, y agregó: “Se ha perdido la idea de la planificación, nos han metido el virus neoliberal. El virus neoliberal es creer que las cosas se resuelven solas. Si no hay una planificación social y estatal de las cuestiones básicas, los problemas no se van a resolver”.

La inseguridad y su relación Sergio Berni

Sobre la inseguridad, Grabois opinó que “cuando hay una combinación de desigualdad y pobreza, como está pasando ahora, se espiraliza el delito”.

“El 70% de los delitos en Argentina lo cometen los reincidentes. Eso quiere decir que hubo alguien que salió de un penal y no encontró ninguna otra oportunidad. Si vos sacás a alguien de un penal y no le das una oportunidad laboral, no le hacés un seguimiento y lo tirás a la calle, le estás poniendo un arma en la mano”, explicó.

Y habló de su relación con la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, y con su par de la provincia, Sergio Berni.

“Frederic es más inteligente de lo que parece. Trabajó mucho con las fuerzas. Pero como Berni pone el cuerpo, eso la gente lo valora. Tengo muchas diferencias ideológicas con él, pero pone el cuerpo”, destacó.

La renegociación de la deuda

Grabois también se refirió al acuerdo con los acreedores anunciado días atrás por el Gobierno nacional, y dijo: “El que está contento, se equivoca. No se puede festejar pagar media estafa. Pagar media estafa es mejor que pagar una estafa, pero festejar pagar media estafa es una barbaridad”.

“Yo no hubiese aplaudido a Martín Guzmán, le hubiese reconocido que hizo lo que dijo que iba a hacer. Uno no se puede quejar ni sentir defraudado. Es un tipo muy serio y sólido. No creo que haya nada que festejar”, completó.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *