José Aldo, la leyenda de las artes marciales mixtas que quiere a Gallardo como DT de Flamengo



El brasileño José Aldo es uno de los máximos exponentes de las artes marciales mixtas, uno de los deportes que más creció en los últimos 30 años. Excampeón pluma de UFC y primer archirrival del legendario Conor McGregor, el oriundo de Manaos buscará este sábado capturar el campeonato de peso gallo ante el ruso Petr Yan en la UFC 251, el primer evento pay per view en Fight Island, Abu Dhabi.

Sin embargo, pese a las presiones que pueden surgir antes de una pelea de tal magnitud, Aldo se hizo un hueco para analizar el futuro de su equipo favorito, el Flamengo. Y más allá de que el portugués Jorge Jesús manifestó su deseo de continuar en el conjunto carioca, aseguró que le encantaría ver a Marcelo Gallardo como entrenador del Mengao.

“Conozco el gran trabajo que está haciendo en River Plate. Entonces, si Jorge Jesús se va, quiero a Marcelo Gallardo en el equipo”, sostuvo el peleador brasileño en diálogo con Somos MMA durante una conferencia de prensa virtual previa al combate. 

Aldo cosechó una gran cantidad de aficionados gracias a sus increíbles presentaciones en la extinta compañía World Extreme Championship, donde capturó, con sus veloces y letales combinaciones de muay thai, el título de la división pluma, que mantuvo hasta que la empresa fue comprada por UFC en octubre del 2010.

Pero como la nueva casa del brasileño no tenía división de 145 libras, UFC dictaminó que “Scarface” -apodo que se ganó una gran cicatriz que tiene en el rostro por un accidente doméstico cuando era niño- fuera el monarca de la flamante categoría.

La rivalidad con McGregor

Tras una década como invicto, el camino de Aldo se cruzó con el de un atleta irlandés que, por su carisma y sus victorias en el octágono, se había convertido en el nuevo tesoro de UFC y las MMA: Conor McGregor.

No era el mismo que McGregor que cautivó a Floyd Mayweather Jr. y lo hizo volver de su retiro para protagonizar una de las contiendas más publicitadas de todos los tiempos ni era aquel que detuvo el mundo cuando el implacable Khabib Nurmagomedov lo derrotó en un enfrentamiento que terminó en batalla campal.

En ese entonces, el irlandés había ganado la suficiente cantidad de peleas para asegurarse una oportunidad titular contra Aldo. Eran opuestos, el carioca era el humilde campeón que salió de la favela y pregonaba los valores deportivos mientras que McGregor era el excéntrico hablador que humillaba a sus oponentes con el micrófono y los doblegaba más tarde con los puños.

Para quebrantar mentalmente a su oponente invicto, McGregor se dedicó día y noche a hablar pestes de su némesis brasileño. Cuando estaba de fiesta, el irlandés tiraba los dardos en fotos de Aldo. Y en las conferencias de prensa también golpeaba. En la previa de su gran pelea, a finales de 2015, y mientras ambos se careaban, McGregor le susurró a Aldo un amenazante “vos vas a morir”.

El irlandés Conor McGregor, durante la victoria sobre el brasileño Jose Aldo. (Reuters)

A pesar de todo el espectáculo, varios apostadores habían puesto su dinero en Aldo. Después de todo, era el campeón invicto que había apaleado a sus rivales a lo largo de una década en dos compañías diferentes. Sin embargo, nadie se vio venir el impresionante nocaut de McGregor a los 13 segundos de haber iniciado la contienda. En ese preciso instante nació una nueva estrella.

Como McGregor nunca defendió el título, UFC lo despojó y el cinturón se disputó entre Aldo y el campeón interino de esa división, Max Holloway, quien triunfó en la unificación y en la revancha.

El renacer de Aldo

“Scarface” tuvo un par de batallas más en las 145 libras, pero a principios de este año decidió darle un giro a su carrera y bajó a las 135, donde debutó con una derrota cerrada -muchos lo vieron como ganador- ante Marlon Moraes. Por eso, como compensación, UFC le programó una pelea de campeonato.

“Diría que la gente me subestima, sobre todo después de mi última pelea”, reflexionó el brasileño con Somos MMA. Y aseguró: “Aunque todos verán lo que soy capaz a partir del sábado”, aseguró.

Su próxima prueba será el peligroso Petr Yan, que acumula seis victorias en UFC y viene de superar con amplitud a Urijah Faber, otro de los veteranos exponentes de WEC y ex rival de Aldo.

Ambos se disputarán este sábado el campeonato de peso gallo que dejó vacante el mexamericano Henry Cejudo en UFC 249, en junio. Respecto a su oponente, Aldo puntualizó que debe “respetarlo como peleador” y asegurarse de tener “ese estilo” que “siempre le hace ganar”.

UFC 251 será el primer PPV de la empresa en Fight Island, que en realidad es la Isla de Yas en Abu Dhabi. La pelea estelar será entre Jorge Masvidal, dueño del nocaut más rápido en la historia de la compañía (un rodillazo volador que mandó a Ben Askren a la luna) contra Kamaru Usman por el campeonato de peso welter. El de raíces cubanas no estaba programado para dicha contienda, pero como Gilbert Burns, compatriota de Aldo, dio positivo por coronavirus, Masvidal aceptó la llamada a seis días del evento. Este viernes dio el peso y dirá presente en el octágono.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *