Honrar a nuestra industria metalúrgica y sus trabajadores



 Cada 7 de septiembre recordamos el nacimiento de Fray Luis Beltrán, fabricante al mando de la artillería en la batalla por la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Sus conocimientos en mecánica, matemáticas y química, entre otros le permitieron llegar al reconocimiento del Gral. San Martín, quien lo designó Jefe del Parque de Artillería del Ejército de Los Andes.

Hoy por hoy queremos destacar los triunfos de las nuevas batallas para los fabricantes actuales. Sus habilidades hoy son la raíz de la industria metalúrgica argentina, generadora de cientos de miles de puestos de trabajo de alto nivel de calificación en el sector manufacturero, que hoy sale a flote en un contexto que nos golpeó a todos, el de la pandemia por la COVID-19.

La industria metalúrgica es un sector clave que conlleva distintos procesos de valor. Involucra en ellos a profesionales de áreas diversas, y su pujanza propicia el desarrollo del conocimiento y habilidades, brindando sustento a mecánicos, técnicos electricistas, operadores, soldadores, ingenieros electrónicos, químicos, industriales, administradores.

Según estimaciones de fines de 2019, el sector metalúrgico ya generaba ingresos al país por USD 3.700.000, concentraba a más de 25.000 empresas argentinas, daba trabajo a más de 300.000 personas y producía el 18% por ciento del valor agregado industrial. Contaba con la capacidad de expandirse aún más.

Debe destacarse que los beneficios del sector se extienden no solamente a los trabajadores que pertenecen a él y sus familias. Para dar un ejemplo, en 1993, unos jóvenes ingenieros marplatenses creaban Unitek, hoy Fluence Argentina. La compañía pasó a conformar una multinacional, fabricando para el país y el mundo tecnologías de avanzada para tratamiento de aguas y soluciones para optimizar el ciclo del agua en el siglo XXI. Sus beneficios se replican a 1.500.000 personas que cuentan cada año con agua potable.

Hoy nos enfrentamos a una nueva batalla contra el coronavirus todos juntos. En el inicio de la pandemia la industria metalúrgica se vio afectada al caer un 22,5% según datos de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA). El empleo en este sector y el tratamiento de efluentes nos dan la posibilidad como país de contar con más herramientas para el control de la pandemia. Por eso debemos defenderlos y reconocer la importancia que tienen para las vidas de toda persona.

Manuel García de la Mata es CEO de Fluence Argentina

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *