Historias de las parejas que quedaron separadas por la pandemia e intentan reunirse



Por Megan Specia

​LONDRES – Cada mañana, Marisa Lobato se despierta y revisa las noticias para ver si las restricciones de viaje han cambiado.

Vive en São Paulo, Brasil, y su prometido Horst Schlereth, está en Alemania. Antes de que el coronavirus pusiera todo en espera, Lobato había planeado ir a Alemania esta primavera para preparar su boda. Ahora sus llamadas diarias están llenas de preocupación sobre cuándo se reunirán.

Marisa Lobato and Horst Schlereth. (Marisa Lobato)

“Nos sentimos completamente atascados en esta situación”, dijo. “Normalmente no lloro delante de él, pero lloro sola. Es realmente un sentimiento horrible”.

La pareja está entre un número de parejas separadas y solteras que se han unido a los medios sociales para cambiar las restricciones de viaje de la Unión Europea, usando el hashtag #AmorNoTurismo y #AmorEsencial. A diferencia de la mayoría de los casados, no tienen derecho a entrar en la UE para reunirse con sus parejas.

Ahora, la Comisión Europea, la rama ejecutiva del bloque, está poniendo su peso detrás de la causa, instando a los estados miembros a eximir a las personas solteras con pareja en Europa de la prohibición de viajar. Pero sólo Dinamarca y Suecia han adoptado alguna de las recomendaciones, y las parejas dicen que incluso los guardias fronterizos de los estados miembros están confundidos con respecto a las regulaciones.

Mirá también

A finales del mes pasado, la UE anunció planes para reabrir los viajes el 1 de julio a los visitantes de 15 países en un intento de salvar la temporada alta de turismo del bloque. Los Estados Unidos, Brasil y Rusia, entre otros países, fueron especialmente excluidos.

Algunos de los países que aún están proscritos no están cerca de cumplir los requisitos de la UE para controlar el coronavirus antes de que puedan reanudar sus viajes y podrían necesitar semanas, meses o más para alcanzar esos estándares.

Ylva Johansson, la Comisaria Europea de Asuntos Internos, es una defensora incondicional de las parejas separadas. Su oficina dijo que no hay estadísticas oficiales sobre el número de personas afectadas, pero un grupo de apoyo en Facebook para parejas separadas durante la pandemia tiene alrededor de 3.000 miembros.

Ylva Johansson, la Comisaria Europea de Asuntos Internos, aboga por una definición.(Foto pool por Olivier Hoslet)

Si bien la comisión ha recomendado a los países miembros que permitan la reunificación de las parejas no casadas, dijo Johansson, depende de cada país establecer su propia política.

“Para mí es importante que tengan una definición lo más amplia posible de una pareja que sea realmente una verdadera pareja”, dijo. “Pero la definición exacta de eso es algo que deben decidir los estados miembros”.

Muchas personas que quieren que se afloje esa definición han señalado el enfoque que Dinamarca adoptó este mes – que permite a los visitantes que pueden probar que están en relaciones duraderas y dar negativo para COVID-19 entrar en el país – como un ejemplo para otras naciones del bloque.

Mirá también

Varios miembros del Parlamento Europeo han escrito cartas pidiendo a otros líderes europeos que implementen políticas más abiertas, y docenas firmaron una carta abierta a Horst Seehofer, el ministro del interior alemán, instándole a reconocer a las parejas no casadas.

“La familia del siglo XXI va más allá del matrimonio oficial”, escribió Moritz Körner, miembro del Parlamento Europeo de Alemania, al Primer Ministro Giuseppe Conte de Italia, en una de las varias cartas abiertas que ha enviado a los líderes europeos.

Hasta que el virus lo cambió todo, Miriam Paffen, que es alemana, y su pareja, Javier, que es argentino y residente en Brasil, hicieron viajes transatlánticos para pasar tiempo juntos. Su última visita fue en diciembre.

“En realidad no tenemos ni idea de cuándo podremos volver a vernos”, dijo Paffen.

Ryann McQuaid, una americana que vive en Nueva York, y su pareja Hanna Maes, que es belga y vive en Bruselas, tienen una relación a largo plazo, pero desde hace un año están muy distantes. Normalmente se veían cada tres meses antes de que los bloqueos desbarataran sus planes.

Ryann McQuaid and Hannah Maes. (.via Ryann McQuaid)

Han estado llamando frenéticamente a los funcionarios, buscando respuestas a cuándo – y si – pueden estar juntas de nuevo en Bruselas.

“Todos con los que nos ponemos en contacto nos señalan a otro funcionario”, dijo McQuaid. “Nunca antes hemos tenido que justificar nuestra relación en ese sentido. Así que eso también ha sido muy frustrante.”

Las restricciones fronterizas en países fuera de Europa también han dividido a las parejas no casadas durante la pandemia. Las parejas de los Estados Unidos y el Canadá se han encontrado separadas durante meses por el cierre de la frontera común de sus países.

Un retraso en la obtención del visado ha impedido que Morgan Bretnall, que reside en Gran Bretaña, viaje a los Estados Unidos para estar con su prometida, Stacey, una estadounidense que vive en Puerto Rico.

Si bien los viajeros estadounidenses pueden técnicamente viajar a Gran Bretaña, deben entrar en una cuarentena obligatoria de dos semanas, que según Bretnall es inviable. La pareja se comprometió en diciembre.

Mirá también

“En este momento, nuestra vida está en suspenso”, dijo Bretnall.

En Europa, algunas parejas casadas se han reunido recientemente después de meses de separación.

Flavia Negwer, una alemana, y su marido americano, Jeff Wong, pasaron meses preguntándose cómo hacer para que Wong regresara a Alemania a pesar de las restricciones de viaje. Él había viajado al área de Nueva York para visitar a su familia y prepararse para un próximo traslado a los Estados Unidos este otoño.

Pero su viaje de unas pocas semanas se convirtió en meses en los que Europa prohibió a los viajeros no esenciales, dejando a Wong y a Negwer sin saber cuándo podrían volver a verse. Sumado a la incertidumbre, su visa alemana expiró mientras estaba varado en los Estados Unidos.

La semana pasada, después de que entraran en vigor las nuevas directrices de viaje de la Unión Europea, llamaron a embajadas, funcionarios europeos e incluso a la policía de fronteras alemana para entender mejor las normas antes de que Wong intentara entrar en el país.

No obtuvieron respuestas claras, pero él decidió intentar regresar a Alemania, de todos modos.

“Sentí que entendía mejor las directrices y normas de la UE que los funcionarios con los que hablamos en la frontera”, dijo Wong.

Finalmente lo dejaron entrar después de mostrar el visado caducado que indicaba que había vivido y trabajado en Alemania durante años.

La policía fronteriza alemana dijo en una declaración que tienen pautas claras y que en realidad están dotando de personal a un centro especial que investiga y decide sobre casos inusuales como los de parejas casadas como Wong y Negwer.

La pareja dijo que en la presión por la reapertura del bloque, impulsada en gran medida por una agenda económica, las parejas separadas fueron olvidadas.

“Toda la UE está tratando de reabrir para el turismo, por razones económicas, pero por otro lado también están ignorando completamente a estas parejas”, dijo Wong.

Lobato, que está separada de su prometida alemana, dijo que aunque entiende la gravedad de las preocupaciones de salud pública, el derecho de las personas a ver a sus parejas debe ser tenido en cuenta.

“Todos sabemos que este virus va a permanecer aquí por mucho tiempo”, dijo. “Por lo tanto, no es posible que nos quedemos un año o un año y medio sin el otro”.

Christopher F. Scheutze contribuyó con un reportaje desde Berlín.

c.2020 The New York Times Company

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

web web web web web web web web web web